REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Miuris Rivas, lectora de Tertulia Andaluza, nos envía un poema

Atardecer en Andalucía es el título de los versos que esta poeta y periodista nos envía desde Santiago de los Caballeros, República Dominicana.


Por:  Miuris Rivas
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Atardecer en Andalucía

¡Vid, olivos, almendros, madroños y romeros!
Naranjos, pinos verdes.

La tarde iba muriendo y fundido en mi piel,
me enervaba el aroma de azahares… …

Volaba de marisma en marisma como una mariposa
y en un instante, mi cuerpo se convirtió en luciérnaga alumbrada por
los rayos mortecinos del sol, en el fondo del pantano.

El astro se despedía y en su ocaso,
dejaba dibujada una escena de amor… …

Un rincón en la lejana playa, viento y silencio,
arena, mar y dos amantes confundidos en el impudor
de sus cuerpos desnudos.

¡El sol se metía en el agua y la violaba!

Estallaba en burbujas, para amarla otra vez,
subían remolinos de espuma, amalgamando
un arco iris de colores que del cielo, en la mar se reflejaban,
como un estallido, un frenético orgasmo de pasión y locura.

El astro se ocultó y el agua quedó inmóvil,
poseída de calma y embeleso, se sumió en un sopor.

¡Yo temblaba a la orilla!

Humedecida por la sal de una ola que me dejó vestida con mi piel,
quedé inerte, aterida,
mirando estremecida, que ante mis propios ojos,
la mar y el sol hicieron el amor.

Me alejé avergonzada, corrí por el sendero irradiado de luna.
La noche me envolvía, penetré en su sombra,
el campo y sus rumores, el refugio, el vino,
el olor de un jazmín que florecía.
Las aves arrullaban con sus trinos, un balcón en penumbras me atraía, caminé hasta el y tras una cortina de gotas cristalinas de rocío, me fundí en la vendimia… …

¡Tocaba las estrellas!

Olía a besos y embriagada de amor,
enardecida, del sol seguí el ejemplo,
rodaron por mi cuerpo las uvas del placer
y una por una, con saña las comí… …

Después volvió la calma y silenciosamente me dormí…

Así te evoco Andalucía, viendo morir el sol,
temblando yo de amor, entre tus campos,
lejos de ti, muriendo de nostalgia.




0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design