REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Ana Álvarez-Ossorio

Con Mirarse el ombligo, la montadora sevillana Ana Álvarez-Ossorio ha emprendido su primer largometraje documental y su primer trabajo en la dirección junto con Pilar Gómez. Una película que trata el tema de la maternidad mirándola directamente a los ojos. Un nuevo talento andaluz en nuestras Tertulias en EMASESA Cultural.


Por:  María Iglesias
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Montadora y directora de cine
Nació: en 1976
Ubicación: Sevilla
Destaca por: lanzarse de lleno al documental

Ha trabajado como montadora en cine y televisión y como regidora en teatro. Una conversación en un autobús de Chile fue la chispa que dio comienzo a una carrera como directora de cine documental, junto a su compañera Pilar Gómez. Así surgió su primer largometraje, Mirarse el ombligo, sobre lo que supone tener un hijo en la actualidad a través de catorce íntimos testimonios.

Nuestra primera invitada a las Tertulias en EMASESA Cultural charla con nosotros sobre su introducción en el mundo de cine y sus planes de futuro.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


P. ¿Por qué un documental sobre el dilema de la maternidad?

R. Era el tema que nos ponía, del que no dejábamos de hablar.

P. ¿Cómo, en qué circunstancias surgió la idea?

R. Fue a partir de esas conversaciones con nuestros amigos. Cada uno tiene su propia opinión sobre la maternidad propia y la ajena. Creemos que la de nuestra generación es una maternidad tardía y muy reflexionada. Pilar tenía la idea desde hacía años: ya la había medio escrito con un guionista. Ambas estudiamos Comunicación Audiovisual. Estábamos las dos en Chile en un autobús hablando de la fertilización, de las ganas que teníamos cada una de ser madres… ¡Y nos embarcamos! La verdad es que fue un proyecto muy rápido, para haberlo hecho sin ayuda. A los dos años estaba terminado.

P. ¿Cuál era vuestro propósito con la cinta? ¿Qué pretendíais aportar?

R. A los 34 años empiezas a pensar en ser madre y ya te queda muy poquito para poder hacerlo. Vivimos en una sociedad de bienestar y realmente, si quieres tenerlo, puedes sacar a un hijo adelante. La estabilidad es lo que siempre se busca para decidirse a tener un hijo, pero uno aprende que siempre se tiene inestabilidad. El periodo de estar embaraza y el después, el no poder trabajar, asusta. Queríamos hablar de ello. Cuando uno habla aprende del que tiene al lado. Es interesante escuchar a otras generaciones. Es una manera de entendernos.

P. ¿Prevéis una segunda parte y ampliar puntos de vista?

R. No. Lo bonito del documental es conseguir transmitir esa sensación de conversación, de cercanía, que no sean entrevistas sino charlas con amigos. Queríamos hacer algo cercano, próximo. Esa cercanía es difícil conseguirla hablando con gente de otros países. Queríamos que fuera una película pequeña, un pequeño retazo del debate. No es nada científico, ni un muestreo de la sociedad de Sevilla, Huelva o Madrid. Son catorce verdades. Nada más que eso.

P. ¿Qué reacción habéis pulsado en el público que lo ha visto?

R. A la gente le ha encantado. Me quedé asombrada porque es un primer trabajo, muy amateur. De pronto, se cumple que lo que uno quería transmitir lo ha transmitido. Me encanta que la gente después siga hablando del tema. Se crea una obra para generar un debate, para que de alguna manera afecte a quien lo haya visto y que genere nuevas conversaciones. ¡Sé de parejas que han fijado una fecha para tener un hijo después de ver el documental!

P. ¿Debe la mujer reivindicar su derecho a ser egoísta en esta materia? ¿Es ella la que debe decidir? ¿Qué papel deja eso a la parte masculina?

R. Hay una cosa que es el reloj biológico y la mujer lo tiene más adelantado que el hombre. No creo que sea un tema que los hombres no se planteen, pero no le ven la urgencia. Un hombre de 30 y una chica de 22 están en la misma fase. Una mujer de 44 años es difícil que ya se plantee lo de ser madre.

P. ¿Cómo está siendo el recorrido de la película?

R. ¡Muy difícil! No echo balones fuera. Nos enfrentamos por primera vez a la dirección. Acabas tirando por donde puedes. No es lo mismo terminar un documental que tener que distribuirlo. Estamos moviéndolo por festivales y televisiones. Es como tener un hijo. Lo tienes y dices ¿qué hago? ¿Dónde está escrito lo que tengo que hacer?

P. ¿Tenéis planteado llevarlo a centros educativos?

R. Existe la posibilidad.

P. ¿Qué parte del proceso te ha gustado más?

R. El montaje. Intentamos que la cámara fuera transparente, que el centro fueran las conversaciones. Hay intervenciones que duraron tres horas y se han quedado en 7 minutos, y aún así, la gente se sigue sintiendo identificada con el documental: es fiel a cada uno de los personajes. Montador no es alguien que ejecuta una máquina: el montador crea historias.

P. ¿Podrías hacer ficción?

R. Me interesa más el documental porque se crea en la sala de montaje. Tampoco es que sean muy diferentes el documental y la ficción. Uno ve algo de Isaki Lacuesta y no sabe dónde comienza y termina cada uno de ellos.

P. ¿Qué es lo más fecundo que te ha dejado esta experiencia?

R. El trabajo con Pilar, el haber coincidido con una persona con la que no necesitas ni hablar. Yo me he encargado de la parte más formal. A Pilar la tuve que convencer para que saliera ante la cámara, y al final descubrí su historia personal, se abre a contar su intimidad en la película.

P. ¿Por qué estudiaste Comunicación audiovisual?

R. Eché una monedita al aire.

P. ¡Muy vocacional!

R. Quería eso o estudiar ingeniería. El papel en blanco me da miedo, soy muy de ciencias, pero quería dedicarme al cine.

P. ¿Cómo fue tu experiencia en la Escuela Internacional de cine y TV de San Antonio de los Barrios (Cuba)? ¿Pasar por allí enseña a crear partiendo de la precariedad?

R. Realmente la escuela tenía muchas posibilidades, casi más que en España. Su manera de programar el curso me parece maravillosa. Son talleres de dos a tres semanas en los que figuras y gente muy potente van dos semanas al completo con los alumnos.

P. ¿En qué campos has trabajado, además de en el cine?

R. En televisión he trabajado con varias productoras. Me encanta el montaje, pero me encanta montar lo que me apetece, así que me gusta cambiar. He hecho vídeos promocionales para organizaciones e instituciones y he sido ayudante de dirección y regidora en teatros como el Teatro Lope de Vega, en el que que soy la segunda regidora.

P. ¿Qué da y qué quita el operar desde Sevilla para hacer trabajos creativos?

R. Lo importante es crear con gente que cree en tus mismos proyectos. Debería ofrecerse una formación creativa desde pequeños. No hablo de una escuela de cine ni de bellas artes. Conozco a profesores jóvenes que son muy cerrados. Intentan enseñar ‘la verdad’ y no permiten discusión alguna.

P. ¿Echas en falta el apoyo institucional?

R. Sin las instituciones la mayoría de la cultura podría perderse. No sé si de mejor calidad, pero habría muchísimas obras menos. Se aprende practicando y cada vez es más barato crear gracias al ordenador, pero las instituciones también tienen que entender que nuestra cultura vende en muchos ámbitos. Tienen que apoyarnos.

P. ¿En qué proyectos estás ahora embarcada?

R. Estamos preparando un documental sobre la muerte, pero de manera muy diferente a cómo la han tratado hasta ahora. Lo que nos interesa es el tabú que la rodea, parece que no se debe decir “me estoy muriendo”. Quiero continuar con el equipo de Pilar. Además, estoy colaborando con la fotógrafa Rafael Rodríguez y el script y ayudante de dirección Paco Baños (que trabaja con Santiago Amodeo, Alberto Rodríguez, Álvaro Begines) en algunos vídeos para la Consejería de Vivienda. Más que vídeo, es vídeo-arte.

P. ¿No te desalientan la inestabilidad ni las exigencias de la creatividad?

R. Nunca he tenido miedo a la inestabilidad: siempre la he visto en mi casa. Allí lo más importante era que amaras tu trabajo, mucho más que lo que ganases. He visto mucho cine desde pequeña, todo tipo de cine. ¡Mi película favorita fue La carroza de oro de Renoir!

Vídeo


Enlaces






2 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 21 Enero 2015 a las 23:28, Jerry dijo...

seigner@campuses.existentialist” rel=”nofollow”>.…

ñïñ çà èíôó….


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 21 Enero 2015 a las 23:59, paul dijo...

verdi@wasnt.combatants” rel=”nofollow”>.…

áëàãîäàðåí!!…



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design