REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Reseña: El paisaje nórdico en el Prado. Rubens, Brueghel, Lorena

Brueghel, Rubens, Lorena y más llegan al Museo de Bellas Artes de Sevilla con sus paisajes helados para refrescar el ambiente del barroco religioso que predomina en el museo sevillano.


Por:  Leonardo Sardiña
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Exposición
Fecha: 14/03/13 – 02/06/13
Ubicación: Museo de Bellas Artes de Sevilla

En abril, paisajes mil. Tres exposiciones logran que Sevilla se haya llenado de paisajes de diferentes épocas captados por artistas de primera magnitud. Tres muestras que enriquecen la primavera cultural de la capital andaluza desde el deleite por lo pintoresco o lo mitológico hasta el asombro por el compromiso social y ecológico. Entre ellas Around en el Casino de la Exposición, José García Ramos en la pintura sevillana y El paisaje nórdico en el Prado en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

El paisaje nórdico en el Prado viene desde el Museo del Prado para refrescar un poco el ambiente del barroco religioso que predomina en el museo sevillano y ofrece 36 lienzos de algunos de los grandes maestros que inician la edad moderna en los antiguos territorios de Flandes y Holanda, a los que entonces se llamaba países nórdicos. Nada menos que Brueghel, Rubens, Lorena o Dubbels, entre otros. Son paisajes helados, marinas neblinosas, fiestas campestres en húmedos valles, cortejos galantes con ropajes pesados por jardines frescos. Escenas de caza en bosques umbríos. Cielos que se diluyen del púrpura al gris. La línea del horizonte está muy baja en los óleos de estos artistas.

El puerto de Amsterdam en invierno

Los patinadores disfrutan en los ríos y estanques helados. En el mercado los comerciantes se afanan, igual que las lavanderas creando un suelo blanco tendiendo el fino textil que Holanda comienza a llevar a todo el mundo en sus grandes veleros. En el puerto de Amsterdam el mar está congelado pero la actividad humana entorno a los buques bulle frenética a pesar del frío. A los prados llega la tímida primavera que se alegra con bodas, con juegos, y con campesinas cuidando animales. Una niña mirá al espectador mientras su madre ordeña una vaca, su mirada atrapa y te incluye en la escena. Es la excepción. Los soldados en la colina nos dan la espalda y se preparan para el asedio de una ciudad lejana, una ciudad que aparece en un plano lejano como de ensueño. Son figuras humanas pequeñas, como miniaturas. La importancia está en el paisaje. Un género que comienza su esplendor a la par que la burguesía de la sociedad más tolerante de su época proyecta un imperio comercial desde ciudades ganadas al mar, ciudades sobre un paisaje transformado, humanizado.

Enlaces






1 comentario

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 15 Enero 2015 a las 15:25, charles dijo...

reveal@hanford.micrometeorites” rel=”nofollow”>.…

ñýíêñ çà èíôó….



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2017 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design