REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Reseña: Exposición El Hermitage en el Prado

Picasso vuelve al Prado. Lo hace desde Rusia, con obras que los empresarios moscovitas Serguéi Schukin e Iván Morózov compraron a principios del siglo XX para sus colecciones privadas de arte de vanguardia, y que fueran nacionalizados tras la Revolución. Una oportunidad para disfrutar de la obra del genial artista malagueño, y para acercarse a los grandes tesoros del Museo del Hermitage de San Petersburgo.


Por:  Roberto Castiñeira
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Exposición temporal que cuenta con obras de Picasso
Ubicación: Museo del Prado (Madrid)
Fecha: 08/11/11 – 25/03/12
Destaca por: su cuidada selección de obras de unos de los principales museos del mundo, y por cinco importantes trabajos de Pablo Picasso

La acróbata de la bola de Picasso es la obra invitada en el Museo del Prado. El 18 de diciembre iba a ser su último día en exhibición, para emprender el camino de regreso al Museo Pushkin de Moscú, que en muy contadas ocasiones ha prestado esta obra, pero su estancia se prolongará finalmente hasta el 8 de enero de 2012. De esta forma muchos más visitantes del Museo del Prado podrán disfrutar de un cuadro considerado uno de las máximas expresiones del genio de Picasso durante su periodo rosa.

La grácil acróbata sobre la esfera y el contrapunto del macizo atleta sentado sobre un cubo han dado lugar a todo tipo de interpretaciones, sobre todo las relativas a la oposición entre la fantasía y la formalidad, entre la creatividad y la disciplina. Para el escritor Guillaume Apollinaire, amigo íntimo de pintor, es una danza estelar, en la que se refleja la radiante armonía del cosmos. El cuadro está precedido de numerosos bocetos y trabajos previos y es, además, representativo de la mala situación económica por la que atravesaba el artista, que reutilizó un gran lienzo en el que había pintado un retrato de su colega Francisco Iturrino.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


La primera propietaria de la obra fue la norteamericana Gertrude Stein, por lo que el cuadro bien podría haber formado parte de Medianoche en París, la última película de Woody Allen. Es, asimismo, un excelente consuelo para quienes visitan la principal pinacoteca española, pero no han conseguido entradas para la exposición El Hermitage en el Prado que desde el 8 de noviembre hasta el 25 de marzo de 2012 ofrece una impresionante selección de las maravillosas obras que alberga el palacio de invierno de San Petersburgo.

Visitar el Hermitage ‘in situ’ es una experiencia agotadora: el propio palacio, interminables colecciones de muebles y elementos decorativos, joyas, cuadros de los más famosos artistas, esculturas, en una especie de laberinto interminable en el que se acumulan riquezas y tesoros desde que Pedro el Grande (1672-1725) comenzara su colección, hasta los coleccionistas privados que fueron expoliados por los ’soviets’. La exposición del Prado ofrece una selección de esos tesoros con 120 obras, entre las que se encuentran las maravillosas colecciones del oro de los nómadas y de los griegos, joyas de Fabergé, cuadros de Rubens, Rembrandt, Velázquez, Caravaggio, el Greco, Rivera…. Y, al igual que cuando se recorren las salas a la orilla del río Neva, cuando creemos que ya no podemos asimilar más arte, surge una de las mejores colecciones de arte de vanguardia.

Estas obras forman parte de las colecciones de los ricos y visionarios hombres de negocios Serguéi Schukin e Iván Morózov quienes, de manera paralela y tras entrar en contacto con los primeros impresionistas, dieron forma a unas de las colecciones privadas más completas de las vanguardias de finales de XIX e inicios de XX. Desde la compra de su primer Monet, Schukin continuó adquiriendo obras de Gauguin, Picasso y Matisse, que tuvo en él a su más importante cliente. Su colección de más de doscientas obras fue abierta al público y ejerció una fuerte influencia en el desarrollo de las tempranas vanguardias rusas. Por su parte Morózov comenzó a adquirir pinturas impresionistas, como El estanque en Montgeron de Monet, y adquirió numerosas obras de Cézanne.

Entre esas obras destacan cuatro de Picasso. La bebedora de absenta pintado en el reverso del lienzo, lo que dota a ese cuadro de una textura especial, que hace aún más inquietante la imagen de una mujer en azul, que corresponde a la etapa del pintor, sobre el verde que se asociaba a esa particular bebida. Junto a ella Niño con un perro también en un azul de frialdad, soledad, y pobreza, pero en el que se advierte la esperanza y la ternura de la infancia. Y otra sorpresa en el reverso: dibujos preparatorios de La Acróbata de la bola. Completan la selección Mujer sentada y Mesita en un café (Botella de Pernod) con su cubismo en estado puro.

Picasso vuelve al Prado, museo del que fuera nombrado Director en septiembre de 1936, poco antes de que muchas de las obras fueran sacadas de la pinacoteca y puestas a salvo de las bombas en el extranjero. Aunque nunca llegó a ejercer ese cargo la relación del pintor con el museo es mucho más profunda y hunde sus raíces en las visitas que el artista adolescente realizaba con su padre, y que – a pesar de que sus obras parecen mostrar lo contrario- ejercieron una gran influencia en su obra. Desde el retorno del Guernica la obra de Picasso había vuelto al Prado en 2006, en la exposición Tradición y vanguardia.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design