Tertulia Andaluza Versión para imprimir print Imprimir

Reseña: Exposición Tácitos y sordos - Jerónimo Elespe

El CAC Málaga ha sido el primer gran centro de arte que ha acogido la obra de Jerónimo Elespe, “una exposición arriesgada” en palabras de Fernando Francés. Este artista madrileño ha demostrado que ha sido un riesgo controlado. Sus pequeños óleos, a caballo entre el impresionismo y el expresionismo, son una apuesta segura. Jerónimo Elespe: la literatura del arte.

Por: Lakshmi I. Aguirre

Exposición de arte contemporáneo
Artista: Jerónimo Elespe
Ubicación: CAC Málaga
Fecha: 27/01/12 - 25/03/12
Destaca por: el formato de sus obras y su intimismo

La exposición golpea al visitante en cuanto se accede a la sala. No hay colores llamativos, no hay maniquíes; ni siquiera una cama desvirgada en el centro del espacio. Solo una colección de cuadros que en su particular tamaño encuentra su mayor virtud. El espíritu de Jerónimo Elespe se concentra en pequeños óleos sobre aluminio que desde lejos, parecen solo puntadas en el blanco tapiz del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga [1].

Cuando uno se acerca a ellos se siente envuelto por la intimidad que el artista madrileño recrea en su obra. Deja de importar el diminuto tamaño de los cuadros y, como un voyeur ingenuo, el espectador no tiene más remedio que sumergirse en las cortas pinceladas, los oscuros azules y los rostros en la sombra -siempre parece de noche en Tácitos y Sordos-.

“Tácita y sorda”: así es la pintura, el arte, para Jerónimo Elespe. Las suyas son obras silenciosas que cuentan su historia, que se explican de algún modo que no es verbal. Ahí está la biografía del artista, pequeños trazos de la vida de un pintor que pinta, que lee, que se enfrenta a sus demonios y que después los cuelga a la vista de todos. “La vida siempre es el punto de partida de un cuadro, pero deja de ser autobiográfico de manera literal con el paso del tiempo. Es un diario abstracto, subconsciente”, explica Elespe.

La vida del artista en el estudio se contrapone con su vida doméstica, y esa contraposición se resuelve en estos cuadros que tienen su propia narrativa por separado, que marcan su propio ritmo: un latido que el espectador solo puede escuchar a pocos centímetros de distancia. Elespe considera esta la exposición como “una instalación”: hay literalidad en la obra en conjunto, que da comienzo con el cuadro Dtilam, que bien podría ser el artista dando la espalda al mundo.

Fernado Francés [2], director y comisario del CAC, lo tiene claro: “No hay otro pintor que hoy en día trate de entender la pintura como un ejercicio de interpretación. Su obra es anacrónica porque es un artista con un sentimiento del siglo XIX proyectado en el arte del XXI”. Jerónimo Elespe es un alquimista que consigue desbancarse de las tendencias vanguardistas a través de los trucos de la pintura: “Es un poco tramposo”, bromea el director del centro.

Tácitos y sordos es una exposición íntima, sin concesiones, sin grandilocuencia. El suyo es un discurso silencioso, sordo, que confía en el que lo escucha con atención. Una pequeña gran obra que crece ante las miradas curiosas y ante las comprometidas con el arte y la literatura.


Enlaces dentro del artículo


[1] Centro de Arte Contemporáneo de Málaga: http://www.tertuliaandaluza.com/explora/malaga-explora/cac-malaga/

[2] Fernado Francés: http://www.tertuliaandaluza.com/sociedad/gente/fernando-frances/

URL: http://www.tertuliaandaluza.com/cultura/artes-plasticas/resena-exposicion-tacitos-y-sordos-jeronimo-elespe/

http://www.tertuliaandaluza.com/cultura/artes-plasticas/resena-exposicion-tacitos-y-sordos-jeronimo-elespe/ - tertuliaandaluza.com © Tertulia Andaluza S.L. 2009