REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Carmen

Entusiasta y pasional, el personaje de ficción andaluz traído al mundo por Prosper Merimée ha sido resucitado interminablemente en el teatro, la ópera y el cine en todo el mundo. ¿Por qué nadie se cansa de Carmen? Quizás porque en el amor, Carmen se adelanta a su tiempo. No es sumisa, ni dócil, ni víctima, ni mártir.


Por:  Thea Delavault
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

 

Un personaje andaluz de ficción
Autor: creado por Prosper Merimée en 1845 y convertida en ópera por George Bizet
¿Sabías qué? Se estrenó en la Opéra-Comique de Paris en 1875
Destaca por: ser un mito reinventado por numerosos artistas una y otra vez

Jamais Carmen ne cédera,
Libre elle est née et libre elle mourra.
(Carmen jamás cederá
libre ha nacido y libre morirá)
(Acto Cuarto, Carmen, Bizet)

Carmen, el famoso personaje andaluz de ficción, nació gracias a Prosper Merimée (París, 1803 – Cannes, 1870), un estudiante de Derecho más interesado en la literatura que en las leyes. Miembro de varios grupos literarios, Merimée hizo amistad con personajes como Victor Hugo y Stendhal. Fue creada en un viaje a España en 1980, se publicó en 1845 y fue convertida en ópera por George Bizet (París, 1938 – Bougival, 1875).

La primera vez que se interpretó, en la Opéra-Comique de París, fue acogida con frialdad. La audiencia francesa no entendió la esencia del flamenco y se preguntaba qué interés tenía el folklore de la danza del sur de España, el contrabando o los gitanos promiscuos. Bizet falleció tres meses después y unos meses más tarde, Carmen tuvo un éxito insuperable, estrenándose primero en Viena y después en las óperas más importantes de todo el mundo.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Carmen ha resucitado infinitamente en una variedad de formas. Primero vino la novela. Después la ópera, el teatro y el cine. Interpretada y reinterpretada por directores españoles, americanos, alemanes, franceses, italianos e ingleses, el complicado papel de Carmen sigue siendo uno de los más codiciados.

La novela de Prosper Merimée ha sido fuente de inspiración para muchos directores de cine pioneros, la mayoría del cine mudo. A principios de los 80 ha cosechado producciones como Carmen, de Carlos Saura, Prenom: Carmen, de Jean-Luc Godard, o la película/ópera de Francesco Rosi. Influyó enormemente en la cultura francesa del S.XIX, y lo que es más importante, fue un arquetipo para el movimiento feminista que surgió en Francia en esas fechas. Por su naturaleza espontánea y estimulante, más que un arquetipo hoy sería un estereotipo, pero sea como sea, no parecemos cansarnos de Carmen. Representa a la mujer andaluza, a la chica gitana, a la femme-fatale de pelo negro, y en general, la esencia femenina cuando se expresa orgullosa y pasional. Es la mujer libre y entusiasta, temida y a su vez amada por todos.

La trama

Carmen, una hermosa y voluptuosa gitana vive en Andalucía. El lugar exacto es difícil de concretar. Los gitanos son nómadas por naturaleza, de ahí que muchas ciudades y pueblos de Andalucía afirman orgullosos que fue ahí donde nació Carmen, olvidándose de que es un personaje de ficción. Puesto que es de ficción, no lo olviden. Merimée, su creador, la describe como una maestra del arte de la magia, el robo y el tráfico ilegal de cigarrillos. Pasa mucho tiempo en Sevilla y en Gibraltar, donde engaña a los extranjeros, sobre todo a los ingleses. En temas del amor, Carmen se adelanta a su tiempo. No es sumisa, ni dócil, ni víctima, ni mártir. Y aunque es profundamente segura y pasional, sigue teniendo esa esencia femenina. Una precursora del amor-libre, que decide cuándo y con quién se relaciona sentimentalmente, rompiendo todas las normas éticas y culturales de la época.

“En mi tierra, una mujer con esa ropa hubiera hecho santiguarse a todo el mundo. En Sevilla, todos le echaban algún piropo atrevido sobre su porte; ella respondía a todos mirando de reojo, con un brazo en jarras, descarada como la auténtica gitana que era.” (Carmen, Prosper Merimée, 1845)

Como la mayoría de los hombres, el caballero Don José quedó prendado de Carmen y cambió su vida por ella, dejando atrás una prometedora carrera como soldado para convertirse en un contrabandista de su banda. En el último acto, cuando finalmente Carmen le abandona para irse con el torero Escamillo, Don José, loco de celos, acaba convirtiéndose en su asesino.

 

Tertulia recomienda


Visitas clave

Monumento a Carmen
Paseo Alcalde Marqués de Contadero
Sevilla


Vídeo



Bibliografía


Estos títulos relacionados con Carmen pueden interesarte.

Discografía


Estos discos relacionados con Carmen pueden interesarte.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design