REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Reseña: Exils

¿Quién no ha sentido el impulso de recorrer Andalucía a salto de mata? ¿Y poner rumbo a África sin mapas ni brújula? La mejor manera de imaginarte dando el salto es recuperar la fascinante película Exils, de Tony Gatliff.


Por:  Cecilia Bogaard
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Director: Tony Gatliff
Productora: Princes Films
Año: 2004
Nacionalidad: francesa
Género: road movie
¿Sabías que? la cinta ganó el premio al mejor director en el festival de Cannes de 2004

Siempre hay un momento para todo. Y viajar sin reservas de hotel, coche alquilado y mapa de carreteras, puede ser una experiencia de las que marcan. Una alternativa sugerente, desbordante de energía y sin prejuicios, para dejarte llevar. Es la opción de la pareja protagonista de Exils, la road movie en la que el director magrebí Tony Gatliff explora Andalucía. La cámara acompaña de cerca a una pareja paleolítica, dos jóvenes de instintos primitivos, en su huida desde París hacia un destino: Argelia.

Zano y Naima son una pareja impetuosa, colérica, histriónica, y sensual que viaja al país quimérico de sus padres. Dos jóvenes lanzados –por momentos rabiosos- que sudan energía a cada paso. En el camino todo son interrogantes: “Soy una extranjera en todas partes”, comenta Naima. Pero la incertidumbre dura hasta Argel, donde entenderán muchos comportamientos histriónicos, la pareja se deleita en su descubrimiento del Sur.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


La película es una exhibición del autor argelino (director, guionista y compositor), hijo de gitanos andaluces, que escarba como nadie en el paisaje rural contemporáneo. El sello de Gatliff (Argel, 1948) está en su colorista puesta en escena, su partitura de músicas vibrantes, y un guión libérrimo que igual hace reír con desparpajo que desconcierta por los cabos que deja sueltos por el camino.

La intensidad emocional que mantiene la cinta mientras acompaña a la pareja en su periplo te levanta del sillón. Estás con ellos cuando la pareja atraviesa un campamento de gitanos, recoge fruta junto a los inmigrantes ilegales de Almería, o disfruta del cante flamenco en la sala sevillana de La Carbonería. Pero incluso cuando al alba patean los restos de un botellón junto al Guadalquivir, o en la dramática escena del trance sufí para exorcizar los males psíquicos y físicos.

La película reivindica el tren y su traqueteo, su vida y sus sorpresas entre ritmos techno y cante jondo. Cuando la cámara se dirige al campo andaluz, parece por segundos como si Emir Kusturica hubiera aterrizado en mitad de la campiña andaluza con su pléyade de gitanos de los Balcanes. “Me han hecho falta 43 años para regresar a la tierra de mi infancia, Argelia. Y casi cuatro años y 500 millas en la carretera, en tren, en coche, en barco o simplemente andando”, apunta Gatliff.

Exils abrió el Festival de Cine de Sevilla en 2004 y ganó la Palma de Oro al mejor director en el Festival de Cannes. Gatliff se desnuda frente al espejo: “La película no tiene su origen en una mera idea, sino en mi anhelo de contemplar mis propias heridas”.

Vídeo



Discografía


Estos discos relacionados con Reseña: Exils pueden interesarte.

Filmografía


Estas películas relacionadas con Reseña: Exils pueden interesarte.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design