REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Reseña: Hasta que llegó su hora

Se cumplen cuarenta años del estreno de la obra cumbre de Sergio Leone. Un homenaje épico al western, una elegía rodada, en parte, en la provincia de Almería. El rancho de Sweetwater: ‘aguadulce’ en el desierto de Tabernas.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

C’era una volta il West
Director: Sergio Leone
Productora: Finanzia San Marco, Rafran Cinematografica y Paramount Pictures
Intérprete: Henry Fonda, Claudia Cardinale, Charles Bronson, Jason Robards
Año: 1968
Distribuidora: Paramount Pictures
Nacionalidad: italoamericana
Género: spaguetti western
¿Sabías que?: Leone llevó arena de Arizona a Almería para que que no se notase el cambio de localización

Después del inicio de Sed de mal de Orson Welles, el arranque de Hasta que llegó su hora (C’era una volta il West, 1968) es uno de los más impactantes de la historia del cine. Quince minutos de títulos de crédito que nos sitúan, sin pudor alguno, ante el diálogo llevado al extremo en el que cada palabra se traduce en un acto salvaje, ante un ballet de miradas que no necesitan hablar, ante planos forzados hasta la extenuación… Y el sonido, el hipnótico sonido, que a manos de Ennio Morricone marca el ritmo del film en una danza entre el hombre y la muerte.

Hasta que llegó su hora es la primera de una trilogía sobre la historia de la violencia norteamericana del siglo XX, que seguirá con ¡Agáchate maldito! (Giù la testa, 1971) y terminará con Érase una vez en América (Once Upon a Time in America, 1984), un tratado sobre la guerra de gángsters. Estamos ante una película que señala el final de un género: el spaghetti western. Y Leone quería despedirse a lo grande.

El film es una elegía, una canción de amor a las fauces del desierto, a las pulsiones de violencia y erotismo que laten bajo las dunas y que hereda quien bebe de un pozo de agua recién descubierto en la arena. El western reflexiona sobre sí mismo en un homenaje a las grandes películas de Ford, de Mann, de Ray, de Walsh… Es ‘cinemá, cinemá’, como lo denomina Leone, cine dentro del cine para llorar a lo que hoy ya no existe. Woody Strode, es el actor indispensable en las películas de John Ford, Jack Elam y ese ojo que puede ver a quien desenfunda a su espalda alude a Sólo ante el peligro de Fred Zinnemann, la armónica de Charles Bronson es la guitarra de Sterling Hayden en Johnny Guitar, la escena de caza entre padre e hijo es Raíces profundas de George Stevens, y Centauros del desierto, y Winchester 73, y Perseguido, y Yuma… Bernardo Bertolucci, Darío Argento, Sergio Donati y el propio Leone, escriben un guión que ya ha existido antes en otras tragedias llenas de pólvora, pero que se transforman aquí en un western único e inusual.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Jill (Claudia Cardinale) llega a una ciudad –que Leone se ocupa de mostrarnos en un travelling espectacular- que aún es sólo el espejismo de una nueva era, a una estación que es la entrada a un mundo que está a punto de desaparecer y en la que nadie le espera: sólo el lamento de una armónica que surca el aire el busca de venganza. Es Harmonica (Charles Bronson) en cuyo rostro fantasmal, forjado en la más dura roca, no se lee, sino que se escucha, el jadeo de la vendetta. Sus caminos se cruzan con el de Cheyenne (Jason Robards), quizá el último romántico del género, y el de la mirada, ahora sucia, de Henry Fonda.

La película avanza por la vías del ferrocarril que vaticinan el advenimiento de un universo contemporáneo en el que los personajes del western ya no tienen cabida:
Harmonica: ¿Te has convencido de que no eres un hombre de negocios?
Frank: Soy un hombre.
Harmonica: Una vieja raza. Vendrán otros Morton y la harán desaparecer.
Frank: Sí, pero el futuro no nos interesa.

El tiempo no es tiempo: es tabaco que Leone masca y estira a su antojo en un juego de suspense en el que la violencia no es la protagonista, sino los rituales que la anteceden, y en el que despunta, entre primeros planos de una fisicidad obscena, una dura crítica al capitalismo.

Con está película llega el final de la hora del oeste salvaje, de una moral que dispara incluso a quien la defiende, de un hombre en peligro de extinción.

Vídeo



¿Cómo llegar?


El rancho de Sweetwater por el que pierde la vida Brett McBain es una visita indispensable si te acercas a Almería. El desierto de Tabernas esconde Western Leone, los estudios en los que Leone rodó la cinta y en los que se pueden reconocer las localizaciones de la película.

Western Leone
Ctra. A-92, C-3326, Km. 378
Desierto de Tabernas, Almería
950165405, 660921669


Bibliografía


Estos títulos relacionados con Reseña: Hasta que llegó su hora pueden interesarte.

Filmografía


Estas películas relacionadas con Reseña: Hasta que llegó su hora pueden interesarte.



1 comentario

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 22 Mayo 2008 a las 12:45, Lorenzo dijo...

Esta película es una joya, rotunda en la definición del género y de la génesis de un país como EEUU, implacable en el uso de los tiempos, los sonidos y los silencios, de un estética sensual y atroz, desprende una luz cegadora, el sol del desierto almeriense que Leone inmortalizó como si fuera el confín, y quizás el fin, sí, de un universo. Desde el punto de vista fílmico creo que Leone se superó asimismo en esta película, en el regodeo de esa narrativa polvorienta, en suspensión, de parajes fantasmales, que había ensayado con éxito en títulos anteriores como El bueno, el feo y el malo. Y Morricone acertó a darle una melodía universal a toda una etapa histórica como fue el salvaje oeste norteamericano. La guinda la puso un film soberbio poco después, en 1969: Dos hombres y un destino.



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design