REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Reseña: Los límites del control

Las provincias de Almería y Sevilla fueron las elegidas por Jim Jarmusch para rodar esta película que reflexiona sobre el proceso de creación artística y de la liberación del verdadero ser.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

The limits of control
Director: Jim Jarmusch
Intérprete: Isaach De Bankolé, Luis Tosar, Tilda Swinton, John Hurt, Bill Murray, Gael García Bernal, Óscar Jaenada
Productora: Entertaiment Farm y Point Black Films
Año: 2009
Nacionalidad: norteamericana, española y japonesa
¿Sabías que? se rodó en Madrid, Sevilla y en Ocaña (Almería)

Lo creas o no, ésta es una película de Jim Jarmusch, una de ésas que sólo los grandes genios se pueden permitir al llegar a cierta edad y que tantos jóvenes sin experiencia se permiten realizar al inicio de sus carreras, sólo porque no son capaces de relatar una historia. El cine conceptual como vía de escape, no de evolución. No es el caso de este hombre que cada día se parece más al maravilloso Lee Marvin, como si bebiera de la misma copa que aquel Liberty Valance de John Ford, Vince Stone de The big heat (Los Sobornados, Fritz Lang, 1953) o Rico de The Professionals (Los profesionales, Richard Brooks, 1966). Un hombre con ese perfil y que ha rodado películas como Down by Low (Bajo el peso de la ley, 1986), Dead Man (1995) o Ghost Dog (1999) tiene algo que decir. Y lo ha dicho.

En Los límites del control un hombre trajeado (el africano Isaach De Bankolé), del que no sabemos nada más que sus rituales cotidianos como el pedir dos expresos en tazas separadas o el realizar algo similar al tai-chi cada amanecer, recibe órdenes de ciertos personajes que se van turnando sucesivamente a lo largo del metraje y que hablan en clave e intercambian cajas de cerillas con mensajes ocultos, hasta llevarle ante el líder una banda de la que no tenemos conocimiento. Bajo esta premisa y tejiendo una trampa a base de clichés del género de suspense y policíaco, Jarmusch nos adentra en su propia reflexión sobre lo que significa y debe ser el proceso creativo de un artista. Secuencia a secuencia, el protagonista se va despojando de las normas, los dogmas y los códigos estilísticos, no sólo impuestos sino autoimpuestos, hasta llegar a la esencia de sí mismo, pura, incólume, expurgada. Sólo entonces será capaz de enfrentarse al lienzo en blanco.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


“No hablas español ¿verdad?”, es la frase con la que todos los personajes -encarnados por Alex Descas, Luis Tosar, Paz de la Huerta, Tilda Swinton, John Hurt, Hiam Abbass (maravillosa actriz de la película Los Limoneros de Eran Riklis) y Gael García Bernal- comienzan las conversaciones con nuestro hombre solitario. Éstas se repetirán en varias ocasiones con pequeñas variaciones - “al igual que en el arte, éstas son tan esenciales como la obra inicial”, diría el director en las entrevistas publicadas después de su estreno en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián-. Algunos le preguntan si está interesado en la música, otros en el cine, en el arte, en la ciencia, en el sexo… Hablan sobre en qué se ha convertido el bohemio en la actualidad, haciendo referencia clara a la película La vie de bohème del genial Aki Kaurismäki, de las alucinaciones y los reflejos en el espejo como en La dama de Shanghai de Welles. Sin apenas dar respuesta alguna, el personaje se limita a observar a su alrededor. Un hombre aparentemente tranquilo e impasible en una road movie por las carreteras secundarias de la conciencia.

A pesar de los misteriosos personajes, de los números secretos, de los trajes oscuros… ésta no era una película de gángsters. Jarmusch utiliza el significante para engañarnos del mismo modo que lo hacen los cánones, los pensamientos, los ideales, la historia. Muchos espectadores cayeron en la trampa, con lo que tras la sesión, se paseaban defraudados, cabizbajos. No existía más violencia que la que quisieran imaginarse, no existía más final que el que se habían imaginado. En San Sebastián nadie se esperaba esta película. Pero Jarmusch ya nos previno desde el principio, en la presentación de la misma: “Es un poema, un sueño”. También nos avisó Isaach De Bankolé: “Acordaros de despertaros cuando termine”.

Despertarse de esta cinta hipnótica sólo parecía posible en la barra de un bar. Todavía suspendidos en ella, The Limits of Control dio lugar a eternas conversaciones sobre su significado, interpretaciones bañadas en Gin Tonics en las que participaban tanto desilusionados como complacientes, todos ellos con la absoluta certeza de haber visto una película extraña y personal de la que nunca obtendrían certeza alguna. “Estoy seguro de que se trataba de un asesino a sueldo”, se repitió alguno antes de dormirse.

Finalmente, sólo quedó el recuerdo de un camino abierto durante 116 minutos de metraje lleno de símbolos, del sufrimiento de la creación artística, de una breve referencia al imperialismo de la imaginería estadounidense. Y la silueta sorprendida de Jim Jarmusch ante la proyección de Un Perro Andaluz de Dalí y Buñuel (1929) en una antigua fábrica de tabaco de San Sebastián. Esa imagen valió más que cualquier reflexión sobre el arte. Lo creas o no.

Vídeo



Filmografía


Estas películas relacionadas con Reseña: Los límites del control pueden interesarte.

Enlaces






1 comentario

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 7 Octubre 2009 a las 14:30, pepa sanchez dijo...

Enhorabuena por la página web, soplo de aire fresco.Y por la crítica de la peli de jarmusch. Pensaba verla, pero ahora no me la voy a perder.



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2020 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design