REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Emilio Calderón

Es el finalista del Premio Planeta 2009 con su novela La bailarina y el inglés, pero mucho antes del famoso galardón, Emilio Calderón ya tenía una amplia bibliografía. Nos acercamos a la figura del escritor malagueño que forjó su literatura con los más pequeños.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Escritor malagueño
Nació: en 1960
Ubicación: Málaga
Destaca por: haberse llevado el Premio de novela Fernando Lara 2008 y ser finalista del Premio Planeta 2009
¿Sabías que? gran parte de su carrera la ha dedicado a la literatura juvenil

Comenzó siendo el director de su propia editorial -Cirene- y ha acabado siendo el finalista del Premio Planeta 2009 por La bailarina y el inglés. Entre lo primero y lo segundo, Emilio Calderón ha sido el ganador del Premio de novela Fernando Lara 2008 con El judío de Shanghai y ha escrito una decena de libros dedicados al público más joven, como Continúan los crímenes en Roma, El cazador de sombras, Julieta sin Romeo, El último crimen de Pompeya y El misterio de la habitación cerrada. El lugar en el que el escritor malagueño ha forjado su literatura.

Sus estudios, es Licenciado en Historia, le han ido dirigiendo hacia la novela histórica, uno de los ingredientes más presentes en toda su obra y clave de su éxito. No en vano, El mapa del creador, su primera novela para el público adulto, se ha traducido en 23 países. Hablamos con Emilio Calderón, historiador, editor y escritor de Málaga.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


P. ¿Cuándo este malagueño comienza a soñar con lo que ocurre al otro lado del planeta?

R. Siempre fui un gran soñador, desde pequeño. Simpre me gustaba leer libros que no tuvieran nada que ver con las cosas que me pasaban en mi Málaga Natal.

P. ¿Qué le hizo cambiar de bando y pasar de ser editor a escritor?

R. La imposibilidad de subsistir siendo un pequeño editor. De todas formas, siempre me atrajo el otro lado, la parte de la creación, de modo que fue un paso natural.

P. ¿Cómo se equilibran ambas facetas del mismo negocio?

R. No resulta tan difícil como parece a primera vista. El editor debe ser una extensión del autor, y no su enemigo. Al final, se trata de que tanto autor como editor cedan, pues publicar es, al final, un acto de reciprocidad. Aunque a veces se sigue echando en falta un poco de generosidad por ambas partes.

P. ¿Y la historia, la literatura infantil, el cine y un premio como el Planeta?

R. Así planteado parece un bazar de Marrakech. Son pasos que he ido dando, son aspectos o expresiones de la cultura que me han ido interesando a lo largo de los años. Lo del Planeta es un mero accidente, en este caso beneficioso, por cuanto que me ha permitido llegar a un mayor número de lectores. Todo, en cualquier caso, es transitorio.

P. ¿Sus diez años en la literatura infantil y juvenil fueron un ensayo como escritor para sus posteriores proyectos? ¿Qué le llevó a iniciar una nueva etapa con El Mapa del Creador?

R. Sin duda, mi escuela está en la literatura infantil y juvenil. No sólo aprendí a tener un estilo propio, sino a tratar directamente con los lectores, algo que no suele ocurrir en la literatura para adultos. No obstante, fue precisamente la pregunta indiscreta de un adolescente la que me incitó a escribir para adultos. Lo que ese joven me preguntó fue: ¿No se siente usted un escritor incompleto escribiendo sólo para jóvenes? Al parecer, el chico puso el dedo en la llaga.

P. ¿Los premios van más allá de la ventana de difusión y promoción que suponen?

R. Los premios te dan el pasaporte para que dejes el reino de la invisibilidad y traspases la frontera del país de la visibilidad. Pero los premios conllevan una promoción, y ésta suele ser muy cansada. Hay por ahí una novela que tiene como protagonista a un escritor que gana un premio y pasa el resto de su vida hablando de ese premio, sin volver a escribir. Los premios también te pueden dar muchos dolores de cabeza.

P. El judío de Shanghai se llevó el Premio Fernando Lara de Novela 2008. La bailarina y el inglés fue finalista en el Planeta. ¿Oriente le da suerte?

R. Eso parece. El primer sorprendido soy yo. Nunca pensé que novelas ambientadas en Asia durante la II Guerra Mundial pudieran tener la aceptación de público y crítica. Quizá la razón esté en el hecho de que Oriente sigue siendo un misterio para nosotros.

P. ¿Qué le llevó de Roma a Manila?

R. Fue al contrario. Primero fue Manila y luego Roma. A Roma llegué con una beca de creación literaria de la Real Academia de España en Roma. Lo que pasó luego fue que me enamoré de la ciudad. En Manila había sufrido el proceso contrario. Fui víctima del desamor. La ciudad era exagerada en todos los órdenes: contaminación, ruido, pobreza, un clima devastador, etc.

P. ¿Qué cambio le supuso su estancia en Filipinas en su visión de la historia y la sociedad? ¿Viajar es indispensable para entender la historia que se estudia en una habitación cerrada?

R. Filipinas es el Tercer Mundo, un laboratorio donde quienes procedemos del Primer Mundo podemos constatar que la acción política es, en la mayoría de los sitios y de los casos, completamente ineficaz. Por ejemplo, alquilar un coche, comprar un mapa de carreteras, conducir hasta una de esas carreteras y descubrir que no existe, que nunca llegó a construirse porque el dinero se quedó en el camino. Europa es una burbuja. La realidad del mundo, desgraciadamente, se parece más a esta carretera sin construir.

P. La II. Guerra Mundial acaba siendo una de las protagonistas en sus novelas. ¿Defecto profesional?

R. Deseo que mis personajes transiten por esa delgada línea que separa el bien y el mal. Me gusta que mis personajes vivan en situaciones límites, y la II Guerra Mundial es el período más devastador que ha tenido que enfrentar la humanidad. Ser buena o mala persona, en una sociedad como la nuestra, es casi una elección personal. Sin embargo, la guerra lo cambia todo, la percepción que tenemos de lo que está bien o está mal.

P. ¿Cree que efectivamente la novela histórica está viviendo una época dorada desde la publicación de El Código Da Vinci?

R. Para mí todas las novelas son históricas. No he leído ninguna novela que no esté ambientada en un lugar y en una fecha concreta. Incluso las novelas de ciencia ficción están datadas en un momento concreto.

P. ¿En el mundo literario hay demasiadas personas sin sombra como les pasa a los personajes de El Cazador de Sombras?

R. En todos los mundos. En el mundo literario hay un exceso de egos desmedidos. Egos que no permiten que se les haga sombra, si me permite el juego de palabras.

Vídeo



Bibliografía


Estos títulos relacionados con Emilio Calderón pueden interesarte.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design