REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Feria de abril de Sevilla

Risas, albero, manzanilla, baile, fino, jamón, amigos, más manzanilla… Todo regado con entusiasmo. La Feria de Sevilla es la prueba de que la alegría es contagiosa. Si das el salto al Real, aquí tienes las mejores pistas. Para empezar, lo más práctico son buenas noticias y una novedad: no se esperan lluvias y el metro quita de un plumazo atascos y colas para los inteligentes.


Por:  Aida García
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Programación 2009
Nació: en 1846
Ubicación: Sevilla
Destaca por: su color, alegría, desfile de caballos y feria del ganado
¿Sabías qué? Con mano izquierda y desparpajo ante el portero te puedes colar en cualquier caseta

Plantarse en el Real de la Feria es hacerlo en la mayor concentración de gente en Andalucía, así que hay que estar preparado: para pasarlo de miedo, reírse, reconciliarse con el fino y la manzanilla, el jamón y las gambas, y perder la vergüenza bailando sevillanas, aunque seas el mayor patoso del universo. Del 28 de abril al 3 de mayo no hay tregua para el silencio. Todo es bullicio en este espectáculo de color, trufado con la belleza y raza de los caballos andaluces.

Entre las más de mil casetas, es importante tener Norte. Si eres sevillano, pocas pistas necesitas. Pero si vienes de fuera y careces de amigos sevillanos, para orientarte debes saber que tienes 16 casetas de libre acceso. Para entrar en las otras 984 es fundamental mano izquierda para camelarte al portero (mejor si eres chica) y elegir bien la hora donde se pasa algo la mano (en torno a las 20.00-20.30 o desde las 3.00 de la madrugada).

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Una vez dentro, se trata de acodarte en la barra o encontrar mesa si hay suerte, y lanzarte al ruedo para bailar sevillanas con amigos y desconocidos. Cada uno elige su mezcla, pero cuidado con el rebujito y el moscatel (el mejor dulce), porque suben sin avisar. Un viejo truco es zamparte un plato de pimientos para bajar el efecto del alcohol y poder seguir tan pancho.

La Feria no entiende de clases sociales. Tampoco de tribus urbanas. No es ni pija ni punki. Sí folclórica, de la tierra. “Soy la más vanguardista en mi vida diaria y con mis amigos, que están siempre a la última. Pero cuando llega la feria es imposible no dejarte subyugar por la marea de buen rollo. Te atrapa. Se trata de dejarte llevar para pasarlo bien y así nada te parece rancio”, comenta Marta Reina, de 26 años y estudiante de Bellas Artes. Importante: un cañero o un traje a lunares te mete más en el ambiente que mil copas de fino.

Si se tiene mucha mucha suerte aún puede uno dar con la caseta correcta para asistir, ya de madrugada, a una sesión donde se corra la cortina y el flamenco se masque dentro a fuego lento. Esa fortuna escasea cada vez más. Gloria bendita, que dicen los puros.

Las casetas abiertas siempre merecen la pena para olisquear el ambiente (de distritos, partidos, sindicatos, etc.), pero sobre todo hay que aprovechar la cierta facilidad que hay para colarse en las regionales (Casa de Asturias, extremeña, etc.) porque sus cartas ofrecen platos jugosos. Para cambiar de aires, hay que acercarse a las buñoleras (puestos que hacen buñuelos sin parar) cerca de la portada, y la calle del infierno ofrece un paraíso para los niños y un barco vikingo donde sentir la falta de gravedad.

Vídeo


Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design