Tertulia Andaluza Versión para imprimir print Imprimir

Borrachuelos

La cocina es la protagonista de las navidades en cualquier lugar de España, pero en Andalucía adquiere un protagonismo especial cuando se acercan estas fechas. Familias enteras se reúnen en ella para cocinar los tradicionales borrachuelos, un postre cuya elaboración marca el inicio de la navidad.

Por: Lakshmi I. Aguirre

Postre tradicional
Tiempo: cinco horas
Dificultad: media
Sugerencia: en vez de en miel, se pueden envolver en azúcar

Llega diciembre y mi suegra me llama para organizar el evento. Se acercan las navidades y tenemos que hacer los borrachuelos, todo un símbolo para la familia sanroqueña de los Vázquez. Se necesita tiempo para elaborar la receta, así que lo ideal es reunirnos un sábado o un domingo y tomarlo con calma. No sólo se trata de cocinar. Es además una excusa para que la familia comparta algo más que una comida en la mesa la noche de navidad.

Los borrachuelos se llaman así porque llevan alcohol. Así que también es típico tomar parte de la botella de anís que se encuentra entre los ingredientes de la receta antes de elaborarla, lo que hace que las formas finales de cada uno de los borrachuelos sean todo un desfile de originalidad creativa o el resultado de la torpeza etílica de nuestros dedos. Es divertido hacerlos y comerlos después es todo un placer.

1. Sofreímos en una sartén el vaso del aceite con la malatahuga, el clavo y la cáscara de naranja, a fuego lento y con cuidado para que no se queme. El objetivo es que el aceite adquiera el sabor de todos estos elementos.

2. Cuando esté listo, colamos y dejamos enfriar el aceite.

3. En un lebrillo vertemos el aceite que hemos aromatizado, un vaso de vino blanco templado, la ralladura de dos limones, un vaso y medio de zumo de naranja, tres cuartos de un copa de aguardiente, una cucharadita de café de canela, una cucharadita de café de bicarbonato y un sobre y medio de levadura. Removemos bien.

4. Incluimos la harina a la mezcla poco a poco, mientras no dejamos de remover. La cantidad de harina dependerá de lo que acepte la masa, que rondará el kilo y medio. Llegará un momento en el que la masa sea tan densa que tendremos que amasarla con las manos.

5. Dejamos reposar la masa durante al menos 30 minutos bajo un paño húmedo.

6. Con un rodillo, extendemos la mezcla en una superficie lisa previamente enharinada. Debe quedar muy fina. Cortamos la masa en pequeños triángulos. Unimos el extremo de uno de los lados con el extremo contrario del otro y apretamos.

7. Repetimos la operación hasta acabar con toda la masa.

8. Calentamos aceite en una sartén y los freímos con cuidado. Los colocamos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

9. En una cazuela, se calienta miel reducida con agua a fuego lento. Cuando esté bien caliente, se van pasando los borrachuelos por la cazuela para bañarlos en miel. Se dejan enfriar y ya están listos.