REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Morente, el volcán

Eran los días de Cosmopoética, allá por el mes de abril. Córdoba bullía en poesía, mientras en la lejana Islandia rugía el volcán Eyjafjalla que obligaba a cerrar el espacio aéreo de Europa….pero no podía con Enrique Morente.


Por:  Roberto Castiñeira
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery

En París, el mismo París que tantas veces lo había aplaudido como lo aplaudió el mundo desde el Lincoln Center hasta la plaza de un pequeño pueblo andaluz, Enrique Morente descubre que, por culpa del volcán, le es casi imposible llegar a Córdoba, a su compromiso con la poesía y, sobre todo, con Miguel Hernández. Casi, porque para Enrique Morente parecía no haber nada imposible. Para él, que ha cantado flamenco con las voces búlgaras, que ha hecho la versión más estremecedora que recuerde del tango Chiquilín de Bachín, que ha aflamencado a Leonard Cohen, que ha llegado al Omega del cante con un grupo de rock, imposible parecía no estar en su diccionario.

Metió a sus músicos en un coche de alquiler, y puso rumbo a Córdoba. Apenas con media hora de retraso, en unas Caballerías Reales desbordadas por el público, Morente cumplió con su compromiso con la poesía y los poetas. La presentación de su amigo Luis García Montero no puedo ser más acertada “un gran poeta de la lengua, un artista que ha sabido escoger la voz de los poetas y darles música”. Fue un concierto mágico, irrepetible, como todos los de Morente.

Sobre el final el cantaor nos explicó que “a veces es posible burlar a los volcanes, pero es más difícil pelear contra los balcanes humanos”, alzando una vez más su voz contra la injusticia. “Estrella, - canta el maestro en uno de sus cantes mas populares-, llévame a un mundo con más verdades, con menos odios, con más clemencias y más piedades. Romperemos las nubes negras que nos engañan, que nos acechan, abriremos un mundo nuevo sin fusiles ni veneno”.

Enrique Morente buscaba una estrella que lo guiara, sin saber que él mismo era un volcán, y que su luz y su fuego seguirán siempre con nosotros.

Vídeo


Enlaces






1 comentario

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 13 Diciembre 2010 a las 18:57, Lakshmi I. Aguirre dijo...

Vaya vacío. Quién se subirá ahora a los escenarios a llenar de alma la música.



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design