REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Reseña: Los Íberos (1969)

¿Cómo un disco pop acaba teniendo la etiqueta ‘de culto’? Reseñamos el único LP de esta mítica banda de Torremolinos (Málaga) que no debe faltar en la colección de ningún melómano.


Por:  Julio Leal
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Artista: Los Íberos
Año: 1969
Género: pop
Destaca por: la calidad y la producción de las canciones, desde la primera a la última
¿Sabías que? es el único LP de la banda

¿Cómo un disco pop acaba teniendo la etiqueta ‘de culto’? Sí, suele ser una colección de canciones que ha superado la prueba del tiempo plácidamente, casi sin despeinarse. A veces, incluso tuvieron repercusión comercial en su momento, éxitos. Sin embargo, por alguna razón misteriosa, no alcanzan el reconocimiento general que seguramente merecen. Años después, se corre la voz entre los más enterados. Pero el desinterés de la discográfica y la ausencia de reediciones crea la escasez. Encontrar el vinilo original comienza a ser empresa casi imposible, y los coleccionistas terminan pagando cantidades importantes por un viejo ejemplar.

El magnífico disco de Los Íberos Los Íberos (1969, Columbia) ha pasado por varias de estas fases. Como ha comentado Javier Ojeda recientemente, “la música de Los Íberos sigue siendo una joya semioculta que hay que sacar a la luz”. En los últimos años, la efervescencia en internet sobre sus muchas virtudes, lo curioso de su historia, y las menciones en libros especializados, han hecho, afortunadamente, el resto.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Pero todo eso no sería nada sin las canciones. Brillantes; fantásticamente ejecutadas, arregladas, grabadas y producidas. Grandes canciones, se dice pronto. Posiblemente, sea el mejor Lp de la década y del género en España por esa razón: ser el único que alberga una colección de temas de tanto nivel, desde el principio al final. Un apabullante abanico estilístico: sunshine pop, freakbeat, ciertos aires de psicodelia, pildorazos para bailar en la boite; pero también, momentos de ensoñación pop y de exploración interior, con la delicadeza barroca de unos Left Banke. Y con letras en inglés y castellano.

Al frente, la enorme voz solista de Adolfo (guitarra rítmica), y armonías vocales a tutiplén (a cargo de Enrique -guitarra solista- y Cristo -bajista-). Diego (batería) era la base rítmica.

¿Cuál es la historia de este disco? Pues fue el resultado de la ambición y claridad de ideas del grupo, liderado por Enrique Lozano. Un viaje de apenas dos años; fajándose en directo en el Torremolinos de 1966, ante un público extranjero al que había que divertir cada noche; deslumbrando luego en directo en Madrid en 1967, hasta llegar a ser muy populares en TVE. Y por fin, el contrato discográfico con la Columbia española.

Enrique Lozano había vivido anteriormente (y tocado y grabado) en Londres. Y exigió que el disco se registrara allí, en la meca del pop. La relación directa de la discográfica con la Decca inglesa permitió la génesis del disco, que se realizó en dos visitas distintas.

Por un lado, Los Íberos prepararon canciones de cosecha propia en España: Corto y Ancho, Las Tres de la Noche (compuesta por Enrique en una de sus giras centroeuropeas, años antes), Te Alcanzaré, y la joya Amar En Silencio.

Por otro lado, la compañía confiaba en el equipo compositor formado por Wayne Bickerton y Tony Waddington. Eran amigos de infancia que habían hecho de bajista y guitarra para el Pete Best Combo (sí, el batería previo a Ringo en los primeros Beatles). Bickerton hizo cosas para Pétula Clark o Tom Jones, pero también ‘estaba a la última’: trabajó para el exquisito sello Deram (una filial selecta de la Decca) en proyectos como Giles, Giles & Fripp, o World Of Oz.

Además, se incorporaron al proyecto un par de canciones adicionales: Liar, Liar, hasta entonces entonces un hit menor con The Castaways, que Los Íberos resolvieron de forma elegante (al punto de que hoy es una habitual en determinados partys europeos de culto freakbeat); y Nightime, un tema de John Pantry, músico de veleidades psicodélicas, con una curiosa carrera personal.

La primera sesión de grabación tuvo lugar en el verano de 1968, en Chapell Studios. Esta fue la que dejó más satisfecha al grupo, que auténticamente ‘flipó’ con la implicación del arreglista y productor de esta primera sesión: Mike Vickers (Manfred Mann). Si queréis ver a Mr. Vickers en su salsa, buscad el video del All You Need Is Love beatle: es él quien dirige la orquesta.

En fin, aquellas seis primeras canciones se registraron todas en un sólo día, con los músicos y la orquesta tocando todos a la vez y en directo. Y Adolfo y Enrique cantando juntos, ante un mismo micro. Eran otros tiempos de la industria, ¿verdad?. El resultado fue: Summertime Girl, Hiding Behind My Smile (primer single), Las Tres de la Noche, Corto y Ancho (segundo single), Nightime, Why Can’t We Be Friends (tercer single).

Estas seis canciones fueron apareciendo como singles durante 1968 y 1969. Summertime Girl fue el primer hit del disco, y el que puso al grupo en órbita en España. Pero este primer single fue también editado en varios países europeos y americanos por la Decca. La cara B, Hiding Behind My Smile, un cañonazo pop, quedó plasmada para la posteridad en la película de Iván Zulueta 1, 2, 3… Al Escondite Inglés, otra obra de culto. El siguiente single cambió con naturalidad de idioma, al castellano. Otra de las virtudes del álbum. Las Tres de la Noche, con unos arreglos fastuosos de metal, y una letra inspirada en la literatura del siglo de oro, fue otro éxito.

Ante los buenos resultados artísticos y comerciales del primer viaje, la Columbia les envió de nuevo a Londres para una segunda sesión de grabación. Verano de 1969, mes de julio. Adolfo recuerda que en aquellos días se publicaba en los periódicos la muerte de Brian Jones. En esta segunda ocasión, les enviaron a los históricos estudios Decca. La producción y arreglos corrían ahora a cargo de Ivor Raymonde (hiperactivo durante la década: Dusty Springfield, Tom Jones, Los Bravos…). Resultado: Mary And She (sic), Back In Time, Te Alcanzaré, Fantastic Girl, Amar en Silencio, y Liar, Liar.

De este segundo viaje, salieron los restantes singles. Finalmente, todas las canciones quedaron reunidas en un solo long-play, editado en 1969.

Resumiendo: el talento y trabajo de unos músicos jóvenes en el Torremolinos de 1966; los poderosos medios de la industria, inteligentemente puestos al servicio de unas canciones y de una banda; y por último, una grabación de la ‘era analógica’. Casi nada.

En pleno apogeo del éxito discográfico, Los Íberos se vieron azotados por la fatalidad: un gravísimo accidente de tráfico nocturno volviendo de una actuación en la zona de Ávila. Murió el chófer, y Enrique Lozano resultó gravemente afectado. Durante los meses siguientes, las repercusiones en su salud le impidieron tener continuidad al frente de la banda: tuvo que dejarla. La mili también obligó a Diego y a Cristo a dejar la banda temporalmente. Aún les dio tiempo a rodar una película como protagonistas (Topical Spanish, Ramón Masats, 1970), y sacar tres singles más con otra formación. Pero como una vez contaba Adolfo, “ya no fue lo mismo”.

La suerte es que aún nos queda este maravilloso Lp, para seguir disfrutando de aquellas canciones. Así que… ¿a qué esperas?

Vídeo



Discografía


Estos discos relacionados con Reseña: Los Íberos (1969) pueden interesarte.

Enlaces






4 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 6 Octubre 2011 a las 21:01, Miguel Antoine Doinel dijo...

También excelente reseña.
Y vuelvo a colgar el vídeo
http://www.youtube.com/watch?v=fACqd_HQNcA&hd=1


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 12 Octubre 2011 a las 18:57, Jose Manuel dijo...

Estuve en el Concierto-Homenaje a Los Iberos en el Cervantes.
Fue inolvidable.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 28 Junio 2012 a las 10:54, Uno dijo...

Vamos, que como casi todo lo de la época por estos pagos: plástico. A saber, estudio contrata músico mercenario para fabricar los temas, pone a cuatro chavales resultones para las fotos de las portadas, y les produce para que suene como las bandas de rock de verdad. Si buscamos, todos los temas españoles de los 60 que podían batirse el cobre en la escena internacional, eran prefabricados.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 24 Enero 2015 a las 19:24, alvin dijo...

dockside@salesmen.tidied” rel=”nofollow”>.…

thanks!…



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design