REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Paco Bezerra

En 2009 este escritor y dramaturgo de El Alquián (Almería) se llevó el Premio Nacional de Literatura con su obra Dentro de la tierra, lo que le abrió la puerta de nuestro Top 5 Personajes 2009. Entrevistamos a Paco Bezerra, una de las voces más innovadoras y persistentes del teatro contemporáneo español.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Actor y dramaturgo
Nació: 1978 (El Alquián, Almería)
Ubicación: Madrid
Destaca por: ganar el premio literario más reconocido de España

La pequeña localidad almeriense en la que nació no ha supuesto más límite que el querer estar siempre presente en la obra de uno de sus hijos pródigos. Ya sea como disperso telón de fondo o como un personaje más del libreto, la realidad almeriense no escapa de las líneas que Paco Bezerra escribe ahora desde Madrid, aunque aparezca cubierta de rebozos sin nombre ni lugar de origen. En la capital trabaja como actor mientras su pluma no para de recorrer páginas y páginas en las que los temas más excéntricos se revelan comunes y la vida real pierde toda su normalidad. Asimismo, Bezerra se esfuerza cada día en que su obra sea llevada a los grandes escenarios españoles, donde su edad parece contar más que sus galardonadas palabras.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Prolífico y polifacético, camaleónico sobre el escenario, el autor de Viaje a Tindspunkt y Dentro de la tierra habla con nosotros tras su inclusión en nuestro Top 5 Personajes 2009 por parte de los lectores de Tertulia Andaluza.

P. ¿Quién nació antes? ¿El Bezerra escritor o el Bezerra actor?

R. El actor, por una razón práctica. Si hoy con 31 años es difícil encontrar productora, distribuidora y teatros en los que representar, imagínate con 12 ó 13. Yo me quería dedicar al teatro, tenía ideas y quería escribir, pero eso ya lo hice a partir de los 16, un poco más tarde.

P. ¿Quién de los dos se siente más realizado?

R. Ninguno. Aún me quedan muchas cosas por hacer.

P. ¿Cuánto favorece esa dualidad a tu obra?

R. Para escribir teatro es importante controlar la técnica actoral, ya que la literatura dramática se diferencia de la novela o la poesía en que el texto escrito luego será dicho por los personajes para conseguir algo. Es decir, que la palabra ha de ser acción, y no sólo eso, la palabra, además, ha de tener un objetivo claro y ser dicha con precisión para resolver o escapar de un conflicto concreto, que no es otra cosa que el corazón del teatro: el conflicto. Escribir literatura dramática no tiene nada que ver con dialogar o escribir guiones, ni con escribir una novela. Yo, de hecho, nunca he escrito un relato, ni un cuento, tampoco una novela, ni corta ni larga, ni un guión cinematográfico. Lo único que he escrito ha sido teatro.

P. El Nacional no es el primer premio que recibes por Dentro de la tierra. ¿Por qué crees que ha apostado el jurado?

R. Pues no lo sé porque no lo conozco. El Premio Nacional de Literatura es a la mejor obra publicada el año anterior, ésas son las bases y no se alega nada más, simplemente eso, que es la mejor. Y en el Premio Nacional de Teatro Calderón de la Barca dijeron unas razones que son las que conozco porque son las que pusieron en la nota de prensa, que luego pasaron a los medios.

P. ¿Cuánto de thriller tiene la realidad de España?

R. La Matanza de Puerto Urraco, Las Niñas de Alcasser, El Asesino de Burgos, Los crímenes de la Viuda Negra, El descuartizador de Cádiz, El Crimen del Rol, El Niño de la Katana o, recientemente, El Caso de Marta del Castillo.

P. ¿Crees que el arte debe responder a ella por obligación, por corrección o por compromiso social?

R. Pues por obligación: no, porque nada es obligatorio, aunque es difícil crear cualquier cosa que no sea una respuesta a la realidad en la que vivimos. Por corrección… también es posible. Puedes imaginar un dragón porque has visto fósiles de dinosaurios, sabes cómo son las serpientes, los cocodrilos, y te imaginas un dragón, o un OVNI, pero porque has visto aviones y cohetes, corriges la realidad, imaginas otro mundo, de forma más o menos alejada del nuestro, pero ese mundo siempre va a partir de éste en el que vivimos y de nuestro sentido común. Y en cuanto a lo del compromiso social… mejor lo dejamos.

P. ¿Por qué?

R. Estas palabras están ahora en boca de tanta gente y se ha comercializado tanto con ellas que han perdido su significado. Solidaridad, tolerancia… Yo no creo en la tolerancia. O me aceptas o no me aceptas, pero si tienes que tolerarme, es que tienes problemas para aceptarme y por eso eliges esta opción. Tolerancia. Estas palabras están haciendo mucho daño y hay tantos festivales, grupos de música y de teatro buenrrollistas que utilizan estos términos para ganar dinero… Me sorprende el grado de ingenuidad del público que asiste a festivales de esos de Otro Mundo es Posible o Antiglobalización a bailar al son de grupos que dicen pretender cambiar el mundo rodeados de pancartas patrocinadoras de los 40principales. Y todo el día que si con la Madre Tierra para arriba y el Medio Ambiente para abajo, y la gente, en vez de indignarse, bailan, apaluden y siguen bebiendo Coca-Cola. Ahora, el compromiso social es eso, buen rollo y hacer malabares. Los tiempos cambian, qué le vamos a hacer. Y no es que Raphael me parezca más comprometido que Macaco pero al menos sé que no me está engañando.

P. La emoción siempre juega el mayor papel en tus obras, ya sea en forma de amor como de violencia. ¿De dónde beben tus personajes?

R. De ninguna parte, están muertos de sed y por eso se comportan así.

P. ¿Qué diferencia a Dentro de la tierra del resto de tus obras?

R. Pues que hay sexo dentro de los invernaderos, que llueve tierra, que hay perros fantasma, nuevas variedades de tomate, inmigrantes que desaparecen, curanderas que sacan el sol de la cabeza con una sartén y que sanan a través de sms, insectos gigantes, revistas porno, promesas a la Virgen, veneno, camiones que cruzan Europa, niños acondroplásicos, extrañas enfermedades, teletransportación y mucho plástico.

P. ¿Dónde está Tindspunkt? ¿Más cerca de Almería o de Madrid?

R. Se trata de un lugar imaginario, no está en ninguna parte.

P. ¿Hay que andar con pies de plomo en un oficio como el del teatro?

R. Lo común es que la gente te juzgue de antemano y que nadie te haga caso, en ningún ámbito. Así que pienso que siempre hay que andarse con pies de plomo, hagas lo que hagas y vayas a donde vayas, pero sobre todo en tu oficio, no dejar que nadie te calle, ni te impida hacer o decir lo que piensas, no dejar que nadie te tolere, sino que te acepten, sí o sí, sin alternativa. Ésa es la verdadera batalla. La gente, de normal, trabaja y cierra el pico, porque lo que quieren es el dinero a final de mes y nada más, no les importa su oficio. Quiero decir, que sea ése u otro. Entonces, sí. Si tu trabajo lo haces sólo por dinero, no hace falta que te andes con pies de nada, ni de plomo, ni de nada, simplemente tienes que pasar lo más desapercibido posible y poner la mano a final de mes.

P. ¿Comprueban tu DNI al entregar un libreto?

R. Puede que en las salas alternativas no, pero en los teatros, sí. Esto es algo que yo dije en su día en una entrevista al periódico El País. Me lo hizo el director de un importante teatro de España. Me preguntó la edad y al decirle que 29, él me respondío, textualmente y antes de leerse la obra, que era muy joven y que hasta que no tuviera 65 años no entraría ahí, por encima de que el texto pudiera estar mejor o peor. Yo luego lo dije en el periódico y a él le sentó mal, pero es que era la única respuesta que este señor me dio. Cuando me lo preguntaron pude haber mentido, la verdad, que es lo que me ha dicho casi todo el mundo de la profesión que tendría que haber hecho, que hay cosas que nunca se dicen, pero yo dije la verdad. Será la educación cristiana o no sé lo que será, el caso es que de pequeño te enseñan a no mentir y luego, de mayor, a todo lo contrario, como si los niños no crecieran. Qué cosas más raras hacemos los humanos.

P. ¿Te consideras un dramaturgo de estilo clásico?

R. Ojalá sea un dramaturgo clásico dentro de muchos años, eso querrá decir que mis textos han trascendido, que no han pasado de moda y que siguen vigentes, pero ahora no, ahora no me queda otra que ser un autor contemporáneo. En cuanto a lo del estilo, la última obra que he escrito va de parafílicos, personas que sólo consiguen excitarse sexualmente en situaciones muy determinadas como, por ejemplo, comiendo caca, espiando a gente desnuda, bebiendo pis o copulando con uno o varios animales. Así que no sé, porque esto de las parafilias, en el fondo, y si lo piensas, es bastante clásico y ha existido toda la vida. Hay incluso capítulos de la Biblia en los que se citan este tipo de comportamientos.

P. ¿Nos dirías qué porcentajes tienes de los siguientes dramaturgos: Valle-Inclán, Williams, Lorca y David Mamet?

R. Hace tiempo que no me lo miro, la verdad, pero de Valle creo que tengo un 10% o algo así, más o menos, por lo que une a Galicia con Andalucía: el maldeojo, el mundo rural y todo eso; de Williams, un 8%, el calor y la humedad, lo que tienen en común Almería y Nueva Orleans; de Lorca, más. Lorca siempre me varía, 15% a veces, 18%… pero es normal porque los dos somos andaluces y vecinos como aquel que dice, amamos y nos duele a partes iguales nuestra ciudad, nos inspiramos en ella pero nos agota su provincianismo y es por eso que preferimos vivir en Madrid, nos gusta el mundo gitano, la música tradicional española y los dos dibujamos como complemento a lo que escribimos. Y de Mamet, nada. Reconozco que es un buen dramaturgo y que técnicamente sus escenas son infalibles pero su mundo americano de oficinas y hombres vestidos de chaqueta hablando de hipotecas y acciones de bolsa no me interesa, ni me inspira. Y hago esfuerzos, he leído y visto tres veces Glengarry Glen Ross pero cada vez me llega menos.

P. ¿Qué obras duermen en tu mesilla de noche?

R. En este momento, Popism de Andy Warhol, diario sobre La Factory, el fenómeno pop y el Nueva York de los años sesenta; La charca inútil de David Desola, Premio Lope de Vega de Teatro 2007, uno de los mejores textos dramáticos que he leído este año; En experimentos con ratas de Antonio Morcillo López, un texto en el que salen unas ratas que se llama Stalin y Sadam Husein, y Levante de Carmen Losa, una obra muy bien escrita sobre lesbianas extremeñas en la Guerra Civil Española.

P. ¿Cómo crees que va a reaccionar el público italiano ante Dentro de la tierra?

R. Pues no lo sé porque la están traduciendo y aún tienen que publicarla, así que tendremos que esperar para ver cómo reaccionan los lectores.


Bibliografía


Estos títulos relacionados con Paco Bezerra pueden interesarte.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design