REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Reseña: Cosmopoética 2010

“El poeta es un fingidor. / Finge tan completamente / que hasta finge que es dolor / el dolor que en verdad siente, / Y, en el dolor que han leído, / a leer sus lectores vienen, / no los dos que él ha tenido, / sino sólo el que no tienen. / Y así en la vida se mete, / distrayendo a la razón, / y gira, el tren de juguete / que se llama corazón”. En Cosmopoética, la Poesía vence al volcán.


Por:  Roberto Castiñeira
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Festival de poesía
Fecha: 15/03 - 18/04
Ubicación: Córdoba

Ficción y realidad, dolor y amor, razón y corazón, vidas y sentimientos compartidos por la lectura. Los ingredientes con los que Fernando Pessoa definió a los poetas, y por ende a la poesía, alzaron su voz en Córdoba en la séptima edición de Cosmopoética.

Durante más de un mes, desde el 15 de marzo hasta el 18 de abril, más de un centenar de actividades han llenado de versos la ciudad, sus calles, sus plazas, sus balcones, sus autobuses, sus parques. Una invasión de poesía que tuvo su prólogo en el mes de enero, con los talleres en los centros educativos y Poesía para la libertad en el Centro Penitenciario provincial, y que tendrá dos epílogos entre el 23 y el 25 de abril. Unas 20.000 personas, según los organizadores, han formado parte de la gigantesca ensoñación que es Cosmopoética, desde la cabalgata de apertura a actividades como Poesía a pedales, Balcones de Poesía, 2016 poemas, el I Concurso Internacional de Videopoemas o los talleres de poesía y las lecturas.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Tertulia Andaluza estuvo allí, en la recta final del festival, siguiendo la senda de ese señor con paraguas, mitad silueta de Pessoa mitad cuadro de Magritte, que se ha convertido en la imagen del encuentro y en el cicerone que te indica los más de cincuenta lugares desde los que la poesía se ha hecho reina y señora de una ciudad tan evocadora, por su tradición de cultura y convivencia, como es Córdoba.

Los poetas del mundo se dieron cita en la ciudad de los califas, y crearon momentos mágicos como la lectura que Robert Hass, Premio Pulitzer de Poesía, realizó de su poema inspirado en la visión de La Lechera de Vermeer en el Rijksmuseum de Amsterdam y los sofisticados personajes que se mueven en torno al cuadro. Un poema en las antípodas de la evocación rural, atávica e intimista que esa misma pintura genera en un cuento del escritor y poeta gallego Manuel Rivas. Todo bajo el gigantesco mosaico romano de la Fundación Antonio Gala.

Momento irrepetible el de la hispanista búlgara Liliana Tabákova y su compatriota Rada Panchovka como dos niñas en un día de Reyes, proclamando su felicidad ante la edición en español de la antología de poemas de su país y su asombro ante “un libro de poesía tan bien editado, tan bonito y con colores en las páginas interiores”. Una alegría contagiosa que, curiosamente, está recogida en el propio libro, en el verso de Panchovka: “No es un fin la alegría, sino el medio”.

El poeta nepalí Yuyutsu R.D. Sharma nos descubrió Sagarmatha, que era para sus ancestros “la frente del cielo” o “la madre del universo” muchos siglos antes que los ingleses decidieran llamarlo Everest, y donde: “The climbers from the world over / come to see their haggard faces / in the clear light of her crystal eyes / before facing the forehead of the Sky” (”Los alpinistas de todo el mundo / vienen a ver el reflejo de sus rostros demacrados / en la clara luz de sus ojos cristalinos / antes de mirar hacia la frente del cielo”). A través sus poemas descubrimos el mercantilismo y la contaminación que conllevan las expediciones científicas y las ascensiones al Himalaya, y sabemos del esfuerzo y la sangre de los porteadores, sin los cuales las banderas de los países ricos no podrían ondear en el techo del mundo.

Podríamos seguir durante horas, contando la historia del poema que Edoardo Sanguineti, una de las mejores voces de la lírica italiana actual, escribió mezclando su sonoro italiano con el castellano de un horóscopo colombiano y cómo sus traductores decidieron darle la vuelta al poema y volver español lo italiano y viceversa, o las increíbles historias de los gatos suicidas del libanés Abbas Beydoun compartiendo escenario con el universo poético de Julia Uceda, la primera española galardonada con el Premio Nacional de Poesía. O pequeños detalles como los dos policías municipales que aparcaron su coche en la Plaza de las Cañas y comenzaron a buscar los versos que uno de ellos había escrito y que se mantuvieron tenazmente ocultos entre 2016 poemas.

Cosmopoética ha sido, sobre todo, un homenaje a Miguel Hernández con el reparto de 6.000 antologías del autor de Orihuela, con los versos del poeta del pueblo en cientos de balcones, y con el sentido tributo de Marcos Ana, quien también lucho por la República y escribió desde la cárcel la mayor parte de su obra. Un completo programa de actividades para honrar la memoria y difundir la obra de uno de los grandes poetas españoles del siglo XX, junto a pequeños homenajes involuntarios y casuales como el poema de los hombre-mulas del nepalí Sharma, que son hermanos del “Niño Yuntero”.

La voz de Miguel Hernández sonó nuevamente en el concierto de cierre. Ante el público que desbordaba las Caballerizas Reales Luis García Montero presentó a Enrique Morente como “un gran poeta de la lengua, como el artista que ha sabido escoger la voz de los poetas y darles música”. Tras la lectura por parte del poeta de Marinero en tierra de Alberti, Morente entonó esos versos, mezclándolos con otros de Bergamín y con letras populares, comenzando por alegrías y pasando de un palo a otro como sólo el puede hacerlo. Luego llegaría el turno de las Nanas de la Cebolla y del Niño Yuntero de Hernández, de las Soledades de Machado, y de versos del propio García Montero.

En un momento del espectáculo los granadinos intercambiaron unos comentarios y García Montero anunció la lectura de unas colombianas por décimas. Morente las cantó con la letra en la mano, como si las estuviera leyendo por primera vez y al mismo tiempo como si las supiera de toda la vida. En momentos así uno piensa que el artista de el Albaicín es capaz de cantar hasta un Decreto-Ley.

La actuación del cantaor estuvo a punto de suspenderse, por el influjo del volcán Eyjafjalla, que provocó la cancelación de su vuelo desde París. Pero Morente metió a su grupo en un coche de alquiler y puso rumbo a Córdoba, donde proclamó que “a veces es posible burlar a los volcanes, pero es más difícil pelear contra los balcanes humanos”, del odio, de la guerra y de la injusticia. Una lucha para la que es necesario reivindicar a la poesía como “arma cargada de futuro” y que requiere de muchas iniciativas como Cosmopoética porque, como recoge el verso de la poetisa norteamericana Elizabeth Zuba “dicen que no puedes salvar lo que no amas”.

Enlaces






2 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 19 Mayo 2010 a las 9:27, Roberto dijo...

Edoardo Sanguineti ha puesto punto final a su obra este martes 18 de mayo, en su Génova natat.
Nos queda su recuerdo en Cosmopoética, concentrado en la foto de Laura Rosal en la que aparece de espaldas con su mujer disfrutando juntos del concierto de Enrique Morente. Una foto en la que es posible sentir el amor entre ellos y su amor por la cultura.

El último artículo de Sanguineti se ha publicado hoy en Corriere de la Sera.
( http://www.corriere.it/cultura/10_maggio_18/sanguinetti-homo-ridens_9e912cfa-6283-11df-92fd-00144f02aabe_print.html )

En “Homo Ridens” el que fuera una de las voces más lúcidas de la Italia actual se despide advirtiéndonos de que “en el mercado planetario hacer reír se ha convertido en un arma de poder” y nos anima a seguir en la lucha al concluir que “Quien se guarda del político que, como una hiena temible, va por ahí bromeando, se acerca, por eso mismo, al largo camino de la libertad”.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 16 Diciembre 2010 a las 9:33, melina peinador garcia dijo...

Gracias de corazón, por el premio que me otorgó este año Cosmopoetica y me permitío estar allí, disfrutando en del concierto con ese Grande Enrique Morente.
No lo olvidaré nunca…..

Melina Peinador



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design