REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Revista Boronía

El “No hay que entregarse a grandes júbilos” de Schopenhauer es una batalla perdida cuando uno se encuentra con un ejemplar de esta revista entre las manos. Boronía es una de esas publicaciones que ya desde su nacimiento están llamadas a ser carne de coleccionista. Auténtica cultura, gratuita, para degustar con detenimiento.

 
Gracias a

Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Revista de creación contemporánea
Nació: en 1988. La segunda etapa en 2009
Dirigido por: Gabriel Núñez
Ubicación: Córdoba
Destaca por: la calidad de cada uno de sus ejemplares
¿Sabías que? es gratuita. Si escribes a gabriel(a)boronia.es, te la mandan sólo por los gastos de envío

En el especial de flamenco de la revista Boronía de verano de 2010, un Enrique Morente en blanco y negro llenaba de humo la portada. Él no fumaba, al menos no se consideraba “fumador profesional”: “Yo fumo si estoy en acción bélica”, le dijo a Gabriel Núñez, director de la revista. Él tuvo el placer, ya imposible, de conversar con el maestro flamenco, ése que viajaba en chandal y no perdonaba una siesta, aquel cuyos quejíos podían cubrir la aurora de Nueva York. Otros nos tenemos que conformar con haberlo visto cantar en directo, con haberlo saludado fugazmente por una calle de Casabermeja. Éste, un número de Boronía que ya se ha convertido en un ejemplar para coleccionistas.

“Por amor al arte”. Así se cocina cada número de la revista; a fuego lento, como el guiso de origen árabe que le da nombre. Nacida en 1988 y resucitada en 2009 tras veinte años de parada y madurez de sus fundadores -Pablo Gallego, Rafa Hueso, Esther Casado y Gabriel Núñez-, Boronía ha pasado de ser una revista de “promoción creativa” a una Slow Culture Magazine, de esas que llenan las manos y la vista, que exigen el tempo de un martinete sin tristeza. Nunca unos términos como “caprichosa” y “anacrónica” pudieron definir mejor la identidad de una publicación que nace deliberadamente bajo su sombra.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Seis números fueron los que salieron a la luz en la Córdoba de los ochenta. En 2011, aún no se ha llegado al número uno. Los especiales parecen ser los que más ilusionan a Núñez, que tras la muerte de Morente no ha dudado en preparar un segundo número flamenco. Asimismo, durante el Festival Cosmopoética pudimos asistir a la presentación de un ejemplar que ha conseguido reunir a artistas y poetas entre sus páginas. El llamado Poemas a 45RPM ha sacado a la luz poemas inéditos ilustrados por artistas contemporáneos como Sara Morante, Marina Gómez Carruthers (Klaus & Kinski) o Miguel Brieva. Cada una de las páginas de este ejemplar son verdaderas portadas al nivel de Storm Thorgerson. Los músicos dejan de ser los poetas -”como lo fueron para mí y para muchas otras generaciones”, apunta Núñez- y son ahora los poetas los que desvelan sus gustos musicales. “Quería ver cómo era la relación de los poetas con la música, no de los músicos con la poesía”. En ella, se han podido leer versos como los de Juan Antonio Bernier, ilustrados por Carlos Pulido Luque:

Como estar abrazados.
Uno se siente,
no sé, como lleno por fuera.

Y hay un ritmo en la calle,
que sigue sin nosotros,
y el día pasa así,
aunque no nos afecta
porque eres hermosa

y mi belleza tiende hacia la tuya.

Ahora ya lo sé,
te he comenzado un poema
y lo escribo despacio
cuando estamos aquí,
en el hueco entre nosotros.

(No sé, quizás, supongo, pero).

En este caso, tanto Juan Antonio Bernier -para los curiosos, sus grupos seleccionados han sido Alberto Guerrero, Bob Dylan, Belle & Sebastian, Flow, Los Planetas, The XX y Luis Alberto Spinetta- como Carlos Pulido Luque son cordobeses, pero aunque Boronía siempre ha contado con un especial calado en Córdoba, la revista no entiende de divisorias: “Es absurdo que uno mismo se ponga fronteras en pleno siglo XXI. Contar lo que ocurre en Córdoba al exterior, contar en Córdoba lo que vemos fuera. Esa ha sido siempre nuestra intención”, comenta Núñez. No en vano, este periodista que lidia en plazas como las de Rockdelux, El Estado Mental o FronteraD, ha llevado Boronía a ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza o Valencia.

La música, el arte, la poesía, la literatura, la fotografía… Todas las disciplinas se entrelazan y enredan en un simulacro carnal para concebir nuevas ideas, las que siempre persigue Boronía. “El cariño mejor que se hubiera mostrado un poquito antes, como siempre…”, le confesó Morente en relación a Antonio Vega. Esperamos que Boronía no tenga que volver a desaparecer durante 20 años para encontrarse de nuevo entre las manos, cariñosas, de los que ahora la sujetan.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design