REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Santos de Goma

Un personaje ilustre de la historia malagueña de la música, mucho pop y rock de sabor añejo, algunos arreglos electrónicos y la revisión del espíritu punk de los ochenta. Todo esto cabe en Canciones de niebla, primer disco de Santos de Goma: de esos que no se rompen aunque los tires de cabeza desde el escenario.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Banda malagueña
Nació: en 2006
Ubicación: Málaga
Destaca por: mantener el espíritu punk de los ochenta
¿Sabías que? entre sus componentes se encuentra, Ávaro Gastmans de Gastmans

Y seguramente lo hayan hecho. Pero no, no se han roto. Eduardo Conde -sí, aquel de Mosquitos, Basmatic, Harry Octopus-, Álvaro Gastmans, Claudio Tamer, Tristán Ulla e Israel Calvo son los cinco componentes de Santos de Goma, una banda capaz de reciclarse a sí misma cuantas veces sea necesario para conseguir el sonido que aletea en sus cabezas.

Ha pasado el tiempo, han pasado las bandas y las canciones, y la música para otros y de otros (probablemente de David Bowie, The Kinks, The Beach Boys, Burt Bacharah o The Clash), y al fin, Canciones de niebla ha salido a luz. Lo ha hecho con Antena Music, sello discográfico dirigido por el productor, compositor y ex batería de Danza Invisible, Ricardo Texidó. Con el disco, Málaga recupera a algunas de las cabezas pensantes de los ochenta, y la música nacional, “estamos en una época tonta, un poco aburrida”, algo de su espíritu reivindicativo. Un nueva vuelta de tuerca de la mano de Conde y sus Santos.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


P. Por vuestra descripción de MySpace parece que los productores hayan sido las verdaderas estrellas del disco. ¿Por qué esa cura de humildad?

R. Yo creo que es un rollo promocional (ríe). Eso siempre se vende bien. En realidad el disco no lo han producido ellos, lo hemos hecho nosotros. Sí es cierto que luego Pachi Delgado (Alis) ha cambiado un par de cosas y le ha dado su punto de vista al disco, que al final ha sido acertado. Él también tiene que tener el mérito que se merece.

P. ¿Canciones de niebla supone la vuelta al ruedo definitiva de Conde como líder de una banda?

R. Sí. En realidad nunca lo he dejado, aunque sí es cierto que he estado más centrado en componer para cine, televisión, y en hacer trabajos para mi propio placer y cosas que he ido colocando en diferentes sitios. Ya tenía ganas de subirme a un escenario en serio, con una banda de rock y fue una idea que surgió de la noche a la mañana. Hice las canciones y monté el grupo. Todo en un tiempo récord y ahora se empiezan a ver los frutos.

P. ¿Santos de Goma ya estaba presente en Mosquitos, Basmatic, Harry Octopus… ? ¿Era la meta o todavía hay algo más allá?

R. No, porque tampoco me planteo metas. Voy trabajando el día a día, voy haciendo lo que me va apeteciendo. Sí es cierto que Santos de Goma tendrá algo que ver con todas esas bandas porque es parte de mi proceso de maduración como compositor. Personalmente, estoy más contento con este disco que con ninguno que haya hecho antes. Supongo que también influye el que llega un momento en la vida en el que ya no te planteas hacer nada más que aquello que te apetece y disfrutar con tu trabajo. Sólo me he planteado que quería hacer una serie de canciones y las hemos hecho. Parece que ha salido bien y a ver si el público las disfruta.

P. ¿Los poppis están más receptivos en los últimos tiempos?

R. Sí. El público es más entendido que hace algunos años. Creo que nunca ha habido tanto acceso a la música como hay hoy en día y se han superado un poco las barreras temporales: puedes disfrutar de música de tu generación y de música de los 50, 60, 70 o de la época que quieras sin hacer demasiadas distinciones. En tu misma lista de reproducción del IPod puedes tener cosas de David Bowie, de Coldplay o de cualquier banda desconocida de la Francia del 65.

P. Te colocan al frente de la movida malagueña de los 80. No sé si eso es bueno o malo…

R. Por una parte es malo porque me hace viejo (ríe). Pero bueno. Lo cierto es que sí que fuimos los primeros de esta ciudad (Málaga). Yo era muy joven de todas maneras y tampoco éramos muy conscientes de lo que estábamos haciendo. Sólo intentábamos divertirnos y hacer un tipo de música que no era el que se hacía aquí. Era música que nos venía de fuera y que tenía una actitud que nos gustaba: la actitud del punk, la actitud de gente muy joven que no necesitaba de un aprendizaje para hacer canciones y disfrutar. Y el público era un poco como nosotros. Por esa parte seguimos siendo iguales. Al final hacemos lo mismo: hacer canciones que nos gustan y que el público las disfrute.

P. ¿Es posible mantener esa actitud después de 30 años?

R. Sí. La actitud punk no tiene nada que ver con el pelo o con la ropa. Simplemente es una cuestión vital, de no plegarte excesivamente a lo que dice el mercado e intentar hacer las cosas de la manera más honesta posible y controlar tú la mayor parte del proceso, lo que ya es bastante difícil. Hoy en día es más fácil mantener esa actitud que hace 10 años, porque cualquier banda puede grabarse su disco en casa y editarlo, o no, y colgarlo en MySpace o en cualquier página similar y dar a conocer su trabajo al mundo. Es el “yo me lo guiso yo me lo como”, cosa que antes era mucho más complicada.

P. En No maten al músico dices: “Otra canción, un granito en la arena del pop”. ¿Merece la pena tanto trabajo para conseguir sólo eso?

R. Supongo que en la vida vamos intentando poner nuestro granito de arena en lo que podemos. En mi caso, es una actitud un poco cínica, porque sí que pienso que las canciones son muy importantes, que pueden cambiar el mundo: una canción puede sacudir una sociedad y volverla del revés. Pero tampoco hay que ser muy presuntuoso. Uno intenta poner su granito de arena, que puede convertirse en una montaña. Pero cuando está en la cima, el granito no sabe si cuando ruede se va a convertir en una bola o si sólo va a quedarse en un granito que se pierde en la ladera. Ésa es la idea. Somos realistas y no pretendemos cambiar el mundo, aunque podamos.

P. ¿Detrás de Canciones de niebla se esconde una visión pesimista del panorama actual de la música?

R. No. Estamos en una época tonta, un poco aburrida. En el fondo lo que quiero hacer son canciones que hagan feliz a la gente. O por lo menos que la motive de alguna manera. Estamos en un momento en el que la música ha pasado a tener mucha importancia porque está presente en todo: en el teléfono, en internet… Pero a la vez esto le resta valor, hace que parezca ser menos importante, sólo una sintonía para un móvil. La música es mucho más que eso. Estando en todas partes la música pierde valor, se banaliza. Yo soy optimista: creo que los tiempos son cíclicos y lo que ahora es blanco, dentro de unos años será negro.

P. ¿Es malo que la gente se haya asombrado tanto con el disco?

R. Sobre eso no tengo mucho control. Hago las canciones, las suelto al mundo y ellas van eligiendo su camino. Las ayudo en lo que puedo, pero mucho más no puedo hacer. Si resulta que es una sorpresa, estoy contento.

P. Por vuestra parte, ¿estáis satisfechos con ese sonido de pop añejo que habéis conseguido?

R. La verdad es que sí. Era exactamente lo que queríamos. Lo hemos construido con mucho esfuerzo porque hemos cambiado de idea varias veces. Hicimos un disco que luego no ha sido y hemos hecho otro que era un poco lo que queríamos. Queríamos hacerlo de una manera un tanto artesanal, que eso se notara, pero que el sonido fuera bueno, claro, actual… a través de todo nuestro material antiguo. En ese aspecto creo que ha salido bien.

P. Héctor Márquez (La Música Contada), otro clásico malagueño, dice de ti que eres “el compositor, músico, arreglista y productor musical pop menos reconocido y más prolífico y brillante de la escena andaluza”. ¿Es un San Benito -de goma- que pesa poco?

R. Nunca soy consciente de lo que la gente piensa de mí. Hago lo que me apetece y nada más. Supongo que al final el tiempo pone a cada uno en su lugar. No creo que necesite que me reconozcan para reconocerme yo mismo. Sé lo que soy y trabajo en consecuencia. ¡Si soy un maldito tendré que asumirlo!

P. ¿Qué esperáis de Canciones de Niebla?

R. Esperamos que a la gente le guste mucho. Que compre el disco, lo que es casi una falacia. Que al menos vayan a nuestros conciertos y disfruten de nuestras canciones. Que de alguna manera pueda comer todos los días y poco más (ríe). En realidad queremos que la gente sea feliz, que salga de nuestros conciertos con unas buenas sensaciones. Al final, nuestro trabajo se reduce a eso: a divertir a la gente. Lo puedes hacer cantando, bailando o llorando. Por lo menos conseguir una emoción del público.

Vídeo


Enlaces






1 comentario

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 12 Mayo 2010 a las 8:36, Lakshmi I. Aguirre dijo...

Santos de Goma presentará su disco en el Teatro Echegaray de Málaga el 19 de mayo. Échale un vistazo a nuestra Agenda.



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design