REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Almería

Pelea Almería por desquitarse de su fama de capital carente de alegrías estéticas. A fuerza de vender su carácter sereno y sus insólitas playas del Cabo de Gata a tiro de piedra, la capital más oriental se renueva poco a poco al ritmo del despegue económico.


Por:  Tania Martínez
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Guía del ViajeroExplora la ciudad más a fondo.
Capital andaluza más oriental
Población: 189.709 habitantes
Término municipal: 296,21 km a 23 metros sobre el nivel del mar
Destaca por: La Alcazaba, Museo Arqueológico y el puerto comercial
¿Sabías que? John Lennon compuso en Almería la canción Strawberry fields forever

No se conoce verdaderamente Almería hasta que no se sube a la Alcazaba. Desde lo alto de la fortaleza, la primera y más grata sorpresa es la intensidad de la luz, vibrante y cegadora. El sol se convierte en una explosión en el cielo y el mar titila azulado, como brasas del incendio que está teniendo lugar arriba. “Los turistas siempre se asombran de la luz porque es muy fuerte en cualquier época”, confirma la guía Adela Baena. Desde el Baluarte del Saliente, la parte más oriental, se observan los restos de la antigua muralla árabe; la montaña lunar del cerro de San Cristóbal; el centro urbano, caótico y heterogéneo; y el casco antiguo, con sus pequeñas callejuelas y el colorido mosaico de las casitas de pescadores, pintadas de blanco, verde o azul y alicatadas con baldosas de mil tipos.

Al otro extremo de la fortaleza, en el Occidente, se divisa Pescadería y un poco más arriba, La Chanca, cuya belleza y miseria describió certero el escritor Juan Goytisolo. De esta barriada salen ecos chillones de reguetón y flamenco desde dentro de alguna chabola, con un Mercedes aparcado en la puerta. Y de frente, de nuevo, el mar: el infinito y eterno Mediterráneo por el que navegaron los árabes siglos atrás para protagonizar su época de mayor esplendor (Cuando Almería era Almería, Granada era su alquería, recuerda el dicho). Hoy los magrebíes van y vienen en ferry en época de vacaciones.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


La ciudad se desquita poco a poco de su fama de disfrutar de escasas alegrías estéticas. La céntrica y antaño desastrosa Rambla se ha transformado por completo, mientras que muchas fachadas de edificios históricos están siendo rehabilitadas. Las administraciones ponen de su parte, pero los vecinos coinciden: “Aún queda mucho por adecentar”, afirma Víctor Sola.

Es aventurado definir el carácter almeriense, pero atesoran fama de tranquilos y son llamados “lagañosos” (en realidad, “legañosos”), aunque la explicación de esta reputación tiene más que ver con los trabajos manuales del esparto, muy fatigosos para la vista, que con la fama de taciturnos. Los almerienses son muy chovinistas, y algunos han fundado incluso un grupo independentista. En la conversación, el acento les delata.

La vida en Almería es tranquila, y para el que tiene alguna aspiración cultural, a veces, aburrida. No obstante, la ciudad protagoniza una resurrección y ofrece alicientes como el festival Almería en Corto o el remozado Centro Andaluz de Fotografía a sus habitantes más jóvenes, en éxodo masivo hacia Granada y Madrid desde hace años. Acertó Gerald Brenan al definirla: “Almería era como una feria o una ópera, y todo lo que ocurría ya había ocurrido muchas veces antes. ¿Era esto lo que daba esa curiosa riqueza a sus matices?”, se preguntó.

A pesar de los esfuerzos, las playas permanecen como el mayor reclamo y por eso la primera afición de muchos es tumbarse al sol y convertirse en lagartija. La aridez de la tierra se conmisera del que necesita descansar y estar en paz con el mundo. Mientras, la ciudad rumia un lento renacimiento para recuperar su historia enterrada, ponerse al día de las vanguardias periféricas y mirarse al espejo con su mejor cara.

 

Datos


Historia

Almería era en sus inicios una región musulmana surgida cuando Abd al-Rahman III estableció allí un grupo de yemeníes para impedir el desembarco de los normandos. Debían defender la ciudad desde la atalaya de Pechina, de la que nace el nombre de Almería: Al-mariyat Bayyana. El comercio desde el puerto prosperó y el califa decidió amurallar la atalaya en 955 y entonces se creó la ciudad. Almería vivió su máximo esplendor con los musulmanes.

El declive comenzó cuando el papa Eugenio III convoca la cruzada contra la ciudad en 1147. Almería cayó y los cristianos pasaron a dominarla. Aunque diez años después los almohades la recuperaron, la ciudad no consiguió sobreponerse. En 1490 las tierras fueron cedidas a los oficiales del ejército, origen del señoritismo. Esto supuso un declive que ha perdurado hasta los tiempos modernos, sólo roto en el siglo XIX por la introducción del ferrocarril, la renovación del puerto y la explotación de las minas. En el siglo XX llegó la agricultura intensiva y hoy día los invernaderos devoran, con un hambre atroz, cada día más y más tierra.

Barrios

Almería es una ciudad heterogénea, con una gran variedad de barrios. Desde los chalets en Ciudad Jardín hasta zonas más deprimidas como Los Almendros, o barrios obreros de historia reciente como las Tres Mil Viviendas o la Colonia de los Ángeles. Sin duda las zonas con más encanto junto al centro son Pescadería y Casco Antiguo, aunque es recomendable cierta precaución al adentrarse en sus calles, debido a la proximidad con la Chanca, una de las zonas más deprimidas de Almería. El Zapillo, con su paseo Marítimo que recorre la playa más concurrida por los almerienses, es también una barriada de estudiantes universitarios e inmigrantes, ya que abundan los pisos de veraneo.

Personajes

Maestro José Padilla -compositor - vivió durante el siglo XX y abarcó diversos géneros, desde la música religiosa hasta el cabaré, el pasodoble y la música para cine. Autor del himno de Almería.

Nicolás Salmerón - filósofo - del siglo XIX y presidente de la Primera República Española en 1873. De ideas liberales, renunció al cargo por negarse a firmar una pena de muerte.

Celia Viñas – escritora - vivió y murió en Almería. Su obra como poetisa está dedicada a los versos infantiles.

Antonio de Torres - luthier - por su labor en el siglo XIX ha sido considerado el padre de la guitarra clásica moderna.

Francisco Villaespesa – poeta, dramaturgo y novelista - de principios del siglo XX con una obra ligada al Modernismo.

Personajes contemporáneos

José Fernández, Tomatito - guitarrista - de flamenco que maduró acompañando a Camarón de la Isla, creció con pianistas como Michel Camilo, y ahora es uno de los grandes del toque jondo y de fusión.

Manolo Escobar - cantante de copla y actor - protagonizó múltiples películas de éxito desde la década de los años sesenta.

Pedro Reyes - actor y humorista - representa uno de los actuales emblemas del surrealismo cómico patrio.

Manuel Martín Cuenca - director de cine - ha realizado películas como La flaqueza del bolchevique o El juego de Cuba.

José Sorroche - cantaor flamenco - famoso por perfeccionar y popularizar los famosos cantes mineros de Almería.

Carlos Pérez Siquier - fotógrafo - fundador del influyente Grupo AFAL (Agrupación Fotográfica Almeriense) en 1956, institución que ha marcado la historia de la fotografía moderna española.

Política

Almería permanece como uno de los principales bastiones del Partido Popular en Andalucía, donde rozó la mayoría absoluta en las elecciones municipales de 2007. El alcalde es Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, que en 2007 repitió su pacto con el GIAL (Grupo Independiente por Almería), el partido que Juan Megino, antiguo alcalde antiguo miembro del PP, creó en 2002. Tras las elecciones de 2007 Megino vio reducido su poder pero aún conserva concejalías clave como Urbanismo. En la oposición están el Partido Socialista e Izquierda Unida.

Economía

La economía almeriense ha sufrido una radical transformación en las últimas décadas hacia la agricultura intensiva como principal motor y todo el negocio generado alrededor de ésta: plásticos, bioquímica, etc. Los productos principalmente son exportados a otros países, por lo que muchos llaman a Almería "la huerta de Europa". En la Vega de la Cañada, la capital tiene la mayor parte de agricultura bajo plástico, y el cultivo del tomate raf, uno de los más caros y valorados, se da exclusivamente en esta zona. En el boom de la agricultura, destacan cooperativas con gran peso económico como Agrupaejido y Casi. Paralelamente, la construcción y el turismo son los otros dos grandes protagonistas de la economía, así como el puerto marítimo, uno de los nexos de comunicación más importante con el continente africano. Junto a la constructora Jarquil, es muy relevante la empresa de mármoles Cosentino.

Medios de comunicación

La referencia cultural de vanguardia es la revista mensual enteratede.com, que refleja la oferta de ocio a la última. En la prensa diaria, a los veteranos Ideal y La voz de Almería se le han sumado dos nuevos diarios locales: Almería Actualidad, del grupo Joly, y el gratuito Diario de Almería. Otra publicación local importante es la revista mensual de pago Foco Sur.

Entre las televisiones locales, la cadena con más experiencia es Canal Si, que desde Aguadulce, en Roquetas de Mar, se aventuró a crear un proyecto pionero hace ya más de dos décadas. Canal 28, Localia o Canal 34 son otras cadenas que retransmiten desde la ciudad, a las que hay que añadir la reciente incorporación de Popular Televisión. En cuanto a radio, en Almería hay delegación de todas las cadenas nacionales y autonómicas, pero es Onda Cero la de mayor tradición.

Educación

Los colegios de Almería padecen la saturación de alumnos en clase más que ninguna otra capital, debido a la gran población inmigrante que recibe. La ratio por aula llega en barrios como Villablanca y Nueva Almería hasta los 29 alumnos, denuncian los sindicatos. Los mejores colegios públicos, pioneros y muy implicados en la adaptación de la vanguardia educativa, son el Colegio Europa y Los Millares, junto al más reciente Nueva Almería. Como colegio bilingüe destaca el Colegio Diocesano, que imparte inglés con profesores británicos.

Medio ambiente

Los grupos ecologistas se enfrentan a dos grandes problemas en Almería. Por una parte, la agricultura bajo plástico suele ir acompañada del uso de fuertes pesticidas y productos bioquímicos. No obstante, hay que destacar la apuesta fuerte de los trabajadores del campo por la agricultura ecológica, que goza de gran auge en la provincia y sigue ascendiendo en importancia frente a la tradicional.

El otro frente abierto es la gran presión urbanística, que con la crisis empieza a remitir. "El urbanismo se está frenando por sí mismo, pero siguen sin respetarse espacios naturales que rodean Almería", ejemplifica Montserrat Severiano, coordinadora de Ecologistas en Acción. Un problema añadido es el alza del turismo, como en la playa de San Miguel de Cabo de Gata, un paraje sometido a gran carga turística y donde la mayor parte del año la basura suele desbordar la playa. Además, la construcción de invernaderos en los alrededores de la barriada está cercando este pequeño ecosistema.

A debate

Los almerienses necesitan a los inmigrantes para mantener el lucrativo sistema económico actual. Hoy día nadie quiere trabajar la tierra, y no hay mano de obra suficiente para la agricultura intensiva. "Casi ningún almeriense trabaja ya bajo plástico. La mano de obra es siempre inmigrante, excepto en pequeños invernaderos de economía familiar", ilustra Juan Pallarés, del sindicato Comisiones Obreras. Los inmigrantes son requeridos, pero también rechazados.

El malestar ciudadano estalló en la localidad cercana de El Ejido en 2000, cuando un grupo de vecinos se ensañó contra los inmigrantes, en su mayoría de procedencia marroquí. Para caldear aún más el ambiente, el terrorismo islámico ha aumentado la desconfianza. Y aunque también existen ejemplos de buena convivencia, lo habitual es que almerienses y marroquíes interactúan lo menos posible. Probablemente son necesarios programas de integración y acogida para promover el conocimiento y los valores culturales de unos y otros.


Bibliografía


Estos títulos relacionados con Almería pueden interesarte.
  • • Goytisolo, Juan. La Chanca. Consejería de Obras Públicas
  • • Prieto, Antonio. Vuelve atrás, Lázaro. Planeta, 1973.
  • Naveros, Miguel. La ciudad del sol. Alfaguara, 1999.
  • • Martínez Durbán, Rafael. Puente Verde. Instituto de Estudios Almerienses, 2005.

Filmografía


Estas películas relacionadas con Almería pueden interesarte.

Enlaces






3 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 21 Abril 2008 a las 13:50, Lorenzo dijo...

Bienvenida Tania!! Buen trabajo, saludos


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 9 Febrero 2011 a las 8:40, rocio dijo...

Buen trabajo? po cm to lo haga cm esto no veas va lista la niña.
Pa empezar la chanca es una parte de pescaderia y tu has estado en pescaderia pa ver como es o si en realidad la gente te hace algo, a lo mejor es q tu has estado y como tan visto la cara que tienes te han echado de alli,informate bien y no digas cosas tan feas de pescaderia, que solo hay buena gente y mucho encanto bonita.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 11 Marzo 2011 a las 21:40, Juanjo dijo...

El mote de “legañosos” viene como término peyorativo por parte de Sevilla y alrededores (Andalucía) para menospreciar a los almerienses. ¿Qué ocurre? Que hoy día usamos esa palabra para autodefinirnos, con la alegría de que pasamos a ser un pueblucho seco, a ser un vergel que supera en riqueza per cápita a todas las provincias de Andalucía.

Gracias de nuevo.



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design