REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Festival Flamenco de Jerez

Israel Galván, Belén Maya, Isabel Bayón, Rafaela Carrasco, Olga Pericet, Antonio Canales. Grandes nombres, grandes pies sobre el escenario del Teatro Villamarta. Cada año, Jerez se pone los zapatos de baile para celebrar su festival flamenco, uno de los de mayor recorrido de Andalucía.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Festival flamenco
Programa 2013
Nació: en 1997
Ubicación: Jerez (Cádiz)
Dirigido por: Isamay Benavente
Destaca por: equilibrar la tradición y la innovación del baile flamenco en su propuesta

A finales de febrero, cuando la primavera ya empieza a olerse, un taconeo comienza, como la flauta en Hamelín, a dirigir nuestros pasos a ritmo de siguiriyas hacia una de las cunas del flamenco: Jerez de la Frontera. Allí, donde La Paquera, Antonio Chacón y Tía Anica la Piriñaca vieron la luz, viejos y nuevos flamencos se suben al escenario del Teatro Villamarta, a las tablas de la Sala Compañía, del Palacio de Villavicencio, de las bodegas y de las peñas de la ciudad durante el Festival Flamenco de Jerez: uno de los mejores orígenes para cualquier zapateao.

“El baile”, dice Caballero Bonald en su Luces y sombras del flamenco, “no ha obedecido por lo común a más norma expresiva que a las personales reivindicaciones de la tradición a cuenta de los sucesivos intérpretes”. Así, esta “fiesta del flamenco” como define Isamay Benavente, su directora, rinde homenaje a una de las manifestaciones con más historia y con más libertad expresiva de Andalucía.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Los artífices del hipnótico taconeo que nos dirige hacia Jerez bien podrían ser Belén Maya, Isabel Bayón, Eva Yerbabuena, Olga Pericet, Chloé Brûlé, Israel Galván, Antonio Canales, Javier Barón o Marcos Vargas jugando a ser soplo, lágrima de guitarra, poesía en carne viva. Sus acompañantes, Miguel Poveda, José Valencia, Jorge Pardo, David Lagos, Tomasito y Gerardo Nuñez, por mencionar a algunos. Y frente a ellos, nosotros, público condenado a ser deslumbrado, a sobrecogerse. No siempre es fácil: “El festival también despierta pasiones encontradas”, comenta Benavente con respecto al Jerez más tradicional, “pero el flamenco es maravilloso por eso, porque está vivo y evoluciona”. Junto con la Bienal de Sevilla, el de Jerez es uno de los festivales con más recorrido de Andalucía y uno de los máximos testigos de lo que en la actualidad del flamenco acontece.

Desde 1997, esta apuesta de la Fundación Villamarta ha ido expandiéndose año tras años en la ciudad, añadiendo nuevos espacios escénicos y nuevos ciclos que respondan a las exigencias de un público de diversa procedencia. Según su directora, un 50% de los visitantes está compuesto por extranjeros: “tenemos un público extranjero muy fiel y de un nivel muy alto. Hay gente que viene de Japón o de Alemania, gente que va siguiendo a los mismos maestros por diferentes países para hacer los cursos con ellos y perfeccionar”. Y es que en la labor formativa está una de las claves del éxito de esta cita jerezana. Las plazas se agotan en cuanto se anuncia el programa de cada año. No hay muchos lugares en los que uno, profesional o aficionado, pueda encontrarse bajo la tutela de Mercedes Ruiz, Antonio el Pipa o Javier Latorre.

¿Una asignatura pendiente? “Tres: Enrique Morente, Paco de Lucía y Joaquín Cortés. Esperamos poder abordarlos en cuanto pase la crisis”, confiesa Benavente, que más que revolucionaria se considera continuista: “creo que los proyectos culturales necesitan tiempo para consolidarse y lo que pido es tranquilidad, trabajo y normalidad”.

Entre caballos y vino -”vino sabio que conoce la inmensa solidaridad que une a las horas más apartadas y remotas y que por eso las congrega”, Felix Grande dixit- , uno puede deleitarse de cómo alegrías y tragedias pueden encontrar la palabra exacta en el acorde adecuado, en un giro de muñecas y en el susurro de una bata de cola. También puede recordar aquellas fotos de Colita en las que Antonio Gades alargaba sus brazos hasta el mismo cielo y Carmen Amaya se retorcía como un cisne con sólo un jersey de lana raída como atuendo. Pero sobre todo, puede entrar en contacto con la expresión misma de la emoción. “Sin la música, la vida sería un error”, dijo Friedich Nietzshe. Sin el baile flamenco, también.

Vídeo



Bibliografía


Estos títulos relacionados con Festival Flamenco de Jerez pueden interesarte.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design