REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


La Carbonería - Sevilla

Fue el escenario de la vanguardia sevillana, de la independencia, de la alternativa. Testigo de la voz de Camarón, de Antonio Mairena, del crecimiento del flamenco, de la madurez de la poesía. La Carbonería abre cada noche sus puertas en Sevilla.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

AgendaNo te pierdas su día a día.
Lugar de encuentro
Nació: 1975
Ubicación: Sevilla
Destaca por: su pasado comprometido y vanguardista
¿Sabías que? anteriormente se llamó La Cuadra

“Sentadito en el poyete, esperando el porvenir, y el porvenir que no viene”. Versos como éste pueden escucharse entre los tabiques centenarios de La Carbonería. Escucharse y también leerse en esas paredes que un día formaron parte de un almacén de compraventa de carbón y que hoy se han convertido en resguardo de flamencos, poetas, actores, escritores y amantes de la bohemia artística y del propio arte. En esta taberna el porvenir se espera con una copa de Agua de Sevilla y ante un escenario de eco rotundo: un lugar prescrito para los impacientes.

Fue Paco Lira el que en 1975 reconvertió aquel depósito del Barrio de la Judería que antes había sido la cuadra de la Casa Palacio de Samuel Leví. Hoy son sus hijos los que cada noche a las ocho abre ese portón rojo que no se cierra hasta la madrugada y que marca la frontera entre la Sevilla más señorial y la más apegada a la fértil tierra hispalense. “Allí comenzó a surgir todo un movimiento artístico de vanguardia, al mismo tiempo que propiciabas un espacio de libertad que hacía posible el diálogo y la organización de las inquietudes políticas en la clandestinidad”. Emilio Calderón Álvarez, cura en el Polígono Sur de Sevilla, dirigió estas palabras al fundador de la entonces Cuadra en el Libro Homenaje a Paco Lira editado por la Universidad de Sevilla.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


“Sus cultivos son: la música en sus formas acústicas, la fotografía en sus distintos registros, la pintura en sus múltiples juegos de ver y la poesía en sus modos más vivos”, explica Francisco, el hijo de Paco Lira -hombre que con 84 años sigue siendo el alma del recinto-. Ambos entienden que a través de las artes se expresa la vida y durante más de tres décadas han conseguido que ésta sustituya los sacos y carretas de carbón que antaño cubrían el Barrio de la Judería. Por ejemplo, la compañía de teatro La Cuadra de Salvador Távora se forjó en La Cuadra (tabernas que precedieron a La Carbonería, en el nombre y en el tiempo) y allí el dramaturgo sevillano ultimó su Quejío, una obra tan comprometida y revolucionaria como el propio espacio. Lugar que exhala libertad, que inspira el diálogo y en el que florecen palabras, cuadros y canciones, el de la calle Levíes es centro intelectual y artístico de la capital hispalense.

Todos los espectáculos de La Carbonería parecen salidos de las añejas y evocadoras fotografías catalanas de Colita. La lista de los presentes entre los arcos de La Carbonería, en sus rincones empedrados, bajo su precioso dosel de chimenea o en su patio andaluz cuajado de macetas no puede ser obviada. Camarón, Fernanda y Bernarda de Utrera, Antonio Mairena, Lole Montoya, Chocolate, Farruco, Pepe Habichuela, Miguel Funi han sido sólo algunos de los amigos que la familia Lira ha conseguido reunir en su casa. Marcaron una ruta que han seguido otros como Fernando Quiñones, Caballero Bonald, Félix Grande, Carlos Edmundo de Ory, Frank Zappa, Peter Gabriel o Tony Gatlif, que incluso llegó a rodar en La Carbonería una de las escenas de su película Exils.

Si de algo se caracteriza Sevilla es de no faltarle tabernas, bares de tapas, restaurantes, peñas y salas de música. Si algo caracteriza a La Carbonería es su capacidad de distinguirse de los demás espacios y de permanecer viva y vehemente a pesar del tiempo, de los años y de los cambios de una ciudad en constante evolución. “Mucha gente tiene idealizado el lugar”, confiesa Lira, “algunos dicen que esto ya no es lo que era, pero es que nosotros ya no somos lo que éramos ni la gente que nos hizo vibrar y vivir con intensidad está ya con nosotros”. Extranjeros y del lugar, interesados por lo realmente andaluz, pisan cada noche este mítico lugar que acoge, sin distinción, a gente de todas las edades. La Carbonería sigue viva debido a la fidelidad de sus incondicionales: “gracias a nuestros amigos que son sin fin”, apunta profundamente emocionado.

“…Sin embargo ¡ah sin embargo! Hay en el corazón de Sevilla (”hoy es siempre todavía”) un rincón umbrío a resguardo de soles y en olor de crecientes lunas donde luce la buena compañía: soledad de uno en común algarabía”, escribió la poeta Isabel Escudero sobre La Carbonería. “Buscamos que abrir la puerta sea empezar siempre con una sobria y discreta dignidad”. Éste el objetivo último de la familia fundadora de uno los rincones más sugerentes de la ciudad, donde el folclore andaluz se arraiga y se renueva cada día, donde los fantasmas de vivos y muertos se sientan a escuchar flamenco, tomar vino y seguir el compás con el puño cerrado sobre la mesa.

Vídeo



¿Cómo llegar?


La Carbonería
C/ Levíes, 18
Sevilla
954229945

Horario: Todos los días de 20:00 a 03:00.

Precio: Entrada gratuita.


Ver Tertulia Andaluza en un mapa más grande

Filmografía


Estas películas relacionadas con La Carbonería - Sevilla pueden interesarte.

Enlaces







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design