REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Leyenda: Hernando Colón

Leyenda que cuenta cómo Hernando, hijo de Cristóbal Colón, dedicó su vida a crear una enorme biblioteca que desaparecerá tras su muerte. Una entrega más de la serie leyendas de Sevilla, para los fans y lumbreras del embrujo.


Por:  Antonio Palacios
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Hijo de Colón, dedicó toda su vida a la compra de libros. Incluso los leía y los catalogaba: apuntaba cuánto le había costado cada uno o quién se lo regaló, donde lo compró y dónde lo leyó. Fue un Casanova literario; célibe, dedicó sus pasiones a perseguir libros por el mundo. Con los años, acumuló una biblioteca a la que dedicó muchos esfuerzos y dinero en renovar y conservar.

En sus libros también anotaba sus viajes: el más fructífero de ellos fue el que hizo a Roma en 1512. Allí compró el libro de Américo Vespuccio sobre las tierras a las que llegó su padre. Otro viaje que le marcó fue el que realizó al corazón de Europa en tiempos de la Reforma. Entonces conoció a Erasmo y compró libros de Lutero en Colonia y Maguncia. En una jornada podía llegar a comprar unos 200 libros; en un trayecto, hasta 1000 títulos.

En sus viajes siempre llevaba un catálogo de libros ya adquiridos, para no comprar dos veces el mismo volumen, así como un Memorial de Libros Naufragados, en el que anotaba los que se perdían en el camino, para ser repuestos lo antes posible.

Su ‘huerta de Colón’, en Sevilla, a orillas del río, en la que plantó unos 5000 árboles, algunos de ellos americanos, era un centro de reunión de humanistas y poetas. Además, su biblioteca era de la mejor madera y sobre ella estaban colocados los libros con los lomos a la vista, en una postura innovadora para ver los títulos con más facilidad.

Con el tiempo, empezó a viajar menos y a mirar más las estrellas, convirtiéndose su casa en lugar de reunión de famosos cosmógrafos. La muerte le llegó el 12 de julio de 1539. Y con su muerte también desapareció gran parte de su biblioteca. La desidia acabó con los más de 15.000 libros, muchos de ellos literatura popular, folletos y opúsculos que se vendían en la calle. Ni ideología, ni condición limitó el apetito de Hernando Colón.


¿Cómo llegar?



Ver Leyendas en un mapa más grande

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design