REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Casa Ábalos - Marchamona (Málaga)

Érase una vez una aldea y tres vecinos: Joaquín, Bryant y Manuel. Tres personajes que rivalizan en carisma, al pie de una montaña, y sin nadie en kilómetros a la redonda. Es la diminuta Marchamona, un paraje más cerca de los dioses que cualquier centímetro de costa. Si tienes suerte, puedes y debes compartir unos días con ellos desde la Casa rural Ábalos, un hotel con encanto en la provincia de Málaga, una experiencia a 900 metros de altitud, justo en la frontera entre Málaga y Granada.


Por:  Cecilia Bogaard
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Casa rural entre Málaga y Granada
Tipo: Establecimiento rural
Fundado por: Sofía Aguilar
Ubicación: Marchamona, Periana (Málaga)
Destaca por: No romper el privilegiado entorno con una decoración que atesora buen gusto
¿Sabías qué? Si tienes perro, llévatelo para que disfrute de los paseos por la naturaleza
Precio: 80-100 € casa/día

“Aquí no hay artificios ni relaciones manipuladas por las pautas normales de convivencia. Estás tú, tus amigos y el monte, hablando en términos rocieros”, bromea Sofía Aguilar, alma máter de una casa rural que se aleja del tópico. Rodeada de campo y montaña de verdad, con una belleza deslumbrante. “Mucha gente se asusta e impresiona de que no puedan acudir a ningún artificio, se sienten indefensas y no quieren oír al gallo o estar en el campo con hormigas”.

Casa Ábalos es una vivienda de 200 años de antigüedad, rehabilitada para escapadas acogedoras. Decorada con estilo ecléctico, las vigas de encina dominan las habitaciones, que alternan cuadros contemporáneos, fotografías y recuerdos de familia de principios del siglo XX. Chimenea y suelos de losetas rústicas, pero sobre todo unas puertas antiquísimas que dan ese sentimiento añejo para retroceder en el tiempo mirando absorto la gramola del cuarto superior. Y cocina equipada, para no echar de menos demasiado supermercados y restaurantes, a quince minutos en coche, en Periana.

Marchamona está enmarcada entre la Sierra de Alhama y la Sierra de Enmedio. Los días claros, hay que cerrar la boca para no derramar baba sobre la era de la aldea. Al fondo se divisa el Atlas marroquí, y tras el Mediterráneo, Velez Málaga, Colmenar, Comares, el embalse de la Viñuela… Asumidas las vistas, hay que disfrutar del silencio, la contaminación lumínica cero durante las noches y el resplandor lejano de Málaga. Y aún así, el mayor privilegio siguen siendo Joaquín, un fotógrafo con una mirada educada en viajes por Asia; Bryant, un guía turístico inglés apasionado del sarcasmo; y Manuel, un pastor superviviente de una generación pegada a la tierra.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


“El verano es sólo para los que huimos de la locura de la costa, aunque calor calor no hace, por el fresquito de la montaña”, explica Aguilar, que recomienda cada estación por virtudes como la recogida de setas en otoño. Para la sentirse en el campo sólo hay que salir de la casa. Gallinas sueltas, ovejas, cabras montesas y hasta algún camaleón suelto. Águilas, perdices, buitres. Lirios, retamas, romeros. “En febrero ya empieza a florecer el almendro y empieza el espectáculo. Los campos se vuelven blancos”, evoca la dueña de Casa Ábalos. Pero el espectáculo se podría acabar por una cantera prevista junto a Marchamona, pendiente de la declaración de impacto medioambiental.

Acuden todo tipo de clientes, pero sobre todo urbanitas fascinados por el entorno y la tranquilidad de una casa para sólo seis huéspedes. Una parisina, neoyorquina y española son las clientes más fieles. “Cuanto más viajadas, mejor. Cuando alguien aprecia esto de verdad se nota, porque hay mucha gente que sigue queriendo un mundo rural de plástico”, censura Aguilar. Aquí en cambio, si buscas bien, encontrarás una cueva con una biblioteca dentro, muy cerca de la aldea. Sorpresas inesperadas y otras que salen en los mapas, como el Restaurante Verdugo y Casa Esparraguito, paradas para enjuagar la belleza del paisaje.


¿Cómo llegar?


Casa Ábalos
Aldea de Marchamona
Periana, Málaga
669258456

Precio: 100 €, aproximadamente por casa y día.


Ver mapa más grande

Enlaces






1 comentario

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 8 Julio 2009 a las 2:46, Frank Byng dijo...

What a spectacular location! What kinds of activities can one do in the area when staying there?



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design