REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Ruta: El Torcal de Antequera

El Tornillo, el Sombrerillo, la Esfinge, el Camello, la Jarra, la Aguja, los Binoculares, el Macetón, el Tótem… No es un juego de memoria ni la oferta de un bazar. Se trata de algunas de las figuras que se pueden apreciar en el bosque de piedra del Torcal de Antequera, un juego de niños y adultos en un paraje natural que parece salido de otro planeta.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

 

Recorrido circular
Ubicación: Antequera (Málaga)
Recorrido: 1.410 metros
Duración: 40-60minutos
Dificultad: baja
Consejos prácticos: llevar el calzado adecuado con suela de goma, visitarla entre semana para evitar aglomeraciones y con buenas condiciones climáticas
Destaca por: la espectacularidad de su relieve
¿Sabías que? es una barrera natural al clima de la costa que hace más seco el clima de Antequera

Una ola petrificada en el aire, un laberinto de piedra, el paisaje lunar en la tierra, el Gran Cañón andaluz. Poetas y novelistas han intentado describir este paraje natural sin saber que no hay descripción válida. Las palabras no consiguen acercarse a las sensaciones que transmite el pasear entre sus simas, sus torcas, sus columnas laminadas. La belleza del Torcal radica en la fiereza de sus formas, en lo que esconden y evocan, en la energía que oculta bajo su piedra caliza.

Emergió del mar, Tethys, a causa de los plegamientos alpinos de la Era Terciaria. “Como un folio de papel los estratos acumulados en la Era Secundaria se plegaron hasta superar los 1.300 metros de altura”, explica Olga Gutiérrez, codirectora de la agencia Sondytour Viajes y amante incondicional de este lugar declarado Paraje Natural en 1989. No en vano, en sus 20 kilómetros cuadrados de superficie habitan más de 664 especies de plantas -incluyendo líquenes, helechos, encinas, quejigos, serbales, arces, madreselvas, zarzamoras, peonías, rosas silvestres y orquídeas endémicas- y 116 especies de animales, entre mamíferos, aves, reptiles e insectos -se pueden observar zorros, cabras montesas, topillos, tejones, conejos y comadrejas, buitres leonados, búhos reales, mochuelos, lagartos, lagartijas, culebras y víboras hocicudas-. Y es que “el Torcal rezuma agua a pesar de que su superficie lo encubra. La tierra actúa de esponja y cuando llueve, el agua alimenta a la flora y la fauna y viaja por su interior hasta los 13 surtidores naturales que se encuentran bajo el cerro. Uno de ellos da lugar al Río de la Villa que fluye desde los pies de la montaña”, aclara Gutiérrez.

La erosión producida por el agua y el viento ha provocado que éste sea uno de los mejores ejemplos del relieve kárstico de la Península Ibérica. Hace millones de años el agua se infiltró en la roca y cuando se congeló por las bajas temperaturas, produjo rupturas en la misma creando ranuras, grutas y cavidades. Por ello, la piedra del Torcal aparece laminada, como si alguien hubiera dedicado su tiempo en apilar grandes galletas de piedra las unas sobre las otras.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Lugar de contrastes, el Torcal de Antequera ofrece en la actualidad dos rutas para los senderistas: la Verde y la Amarilla. Hubo una tercera, la Roja, pero se cerró en 1992 para asegurar la regeneración de sus espacios. En la actualidad, sólo senderistas federados y arqueólogos profesionales pueden realizarla y deberán pedir un permiso especial a la Agencia del Medio Ambiente (Consejería de Medio Ambiente, Avda. Manuel Siurot, 50, 955003400, juntadeandalucia.es) para iniciarla. La diferencia entre la Verde y la Amarilla radica en su longitud, que no en su dificultad: mientras la primera tiene 1.410 metros, la segunda ronda los 3.000 a causa del aumento del radio de la circunferencia de su recorrido.

La Ruta Verde del Torcal no supone ni un gran esfuerzo ni una gran dificultad. Apta para todos los públicos, la ruta, es según Gutiérrez, “muy personal. Cada uno la vive de una manera diferente y el mismo Torcal te recibe de forma distinta según la hora y el clima. Acudir cuando hay niebla supone entrar en el misterio que se esconde tras cinco pasos en el terreno. En primavera su vegetación te maravilla. El Torcal siempre te sorprende”.

Ruta Verde

1. Según ascendemos por la carretera MA-9016 desde Antequera, las rocas comienzan a ganar espacio en el paisaje. Pequeños montículos grisáceos van salpicando el camino. Entre ellos, a la izquierda, vislumbraremos el famoso Tornillo del Torcal, símbolo del paraje y de la propia Antequera.

2. Tras avanzar algunos metros más, llegaremos al aparcamiento del Centro de Interpretación del Torcal, edificio en el que encontraremos servicio de cafetería, baños y toda la información relacionada con el Torcal. El centro de interpretación contiene un observatorio astronómico que aún no se ha inaugurado.

3. A la derecha del Centro, dos señales marcan el inicio de la Ruta Verde y de la Ruta Amarilla, que compartirán varios metros de sendero. Antes de comenzar, si nos fijamos en la cima de la colina que quedará a nuestra derecha, distinguiremos un pequeño montículo denominado El Sombrerillo. A partir de este momento deberemos agudizar nuestra imaginación, ya que varias figuras semejantes se nos cruzaran en el casi kilómetro y medio de camino.

4. Una vez comenzada la ruta, iremos siendo testigos de la riqueza vegetal del Torcal. Cruzaremos un arco de zarzamoras en las que podremos observar, dependiendo de la época del año, moras en tonalidades granates y moradas. Si nos fijamos en las piedras, observaremos líquenes en su superficie: “manchas de color ocre que son la prueba de la falta de contaminación en el paisaje”, dilucida Olga Gutiérrez.

5. Tras el arco, a la derecha, veremos cómo se levanta El Tótem, una columna de piedras parecida a las columnas indígenas que representan a animales sobrenaturales en Latinoamérica. Aún así, seguiremos el camino marcado, que girará hacia la izquierda. La ruta no tiene perdida, ya que los pasos del hombre han marcado el terreno sobre la tierra y varias señales improvisadas indican el sendero.

6. Los cardos serán nuestros acompañantes durante todo el recorrido, así que ten cuidado de no acercarte demasiado. La siguiente figura natural de la que seremos testigos será El Macetón, un roca de grandes dimensiones con un espeso arbusto sobre ella. No tiene pérdida. Se encuentra a la izquierda del camino e incluso tiene una indicación en pintura amarilla.

7. Tras El Macetón, giraremos entorno a un mar de piedra caliza, musgos y arbustos. En este punto es fácil cruzarse con cabras montesas pastando. Los pastores de la zona tienen permitido llevarlas al Torcal, ya que su vegetación se considera recurso natural. Este paisaje onírico invita a saltar sobre las columnas calizas, a convertir en un chimpancé que salta de roca en roca, en sentarse en una de ellas a leer hasta que se ponga el sol. Recomendamos andar con pies de plomo y no arriesgarse lo más mínimo. La estabilidad de las rocas no está comprobada, incluso en muchos casos podemos observar cómo algunas columnas han caído sobre otras.

8. La siguiente parada será La Esfinge, el perfil de una mujer en piedra en el lado derecho del sendero. Avanzando algunos metros encontraremos un buen lugar para resguardarse del sol, quizá el único en todo el Torcal. Un arce de Montpellier cuya copa ofrece su sombra para los senderistas que necesiten repostar. El árbol marcará un antes y un después en el paisaje, ya que a partir de ese momento el sendero se abre y nos permite captar una mejor panorámica del lugar en el que nos encontramos.

9. Llegamos a Los Arreglaeros. Es en este punto donde el Torcal se nos aparecerá como una Cañón del Colorado en miniatura. Sus paredes se utilizan para practicar escalada. Sobre ellos, si tenemos suerte, podremos observar varios ejemplares de las aves habitan en la Comarca de Antequera. Así, el Torcal ha sido declarado Zona Especial para la Protección de Aves (Z.E.P.A).

10. Seguiremos bajando por el sendero y giraremos a la izquierda. En ese punto, rodeado de endrinos, se unen de nuevo la Ruta Verde y la Ruta Amarilla. Al fondo, sobre las rocas, podremos distinguir Los Binoculares. Más adelante, en una de las rocas del margen izquierdo del camino, podremos observar la señal de un fósil, prueba de que el Torcal estuvo bajo el mar. En este momento, nos encontraremos a menos de 600 metros del Centro de Interpretación.

11. El sendero se dificulta en este momento, sobre todo para personas con movilidad reducida. Pequeños escalones naturales nos invitarán a ascender y descender sobre el terreno, hasta que lleguemos a una pequeña explanada de la que ya observaremos el Centro de Intepretación.

12. En este punto, tenemos dos opciones: subir la colina de la derecha durante 4 minutos hasta el mirador natural de Las Ventanillas o continuar fieles al sendero marcado, por el que llegaremos al mirador artificial de Las Ventanillas. ¿Nuestra recomendación? Ascender la colina y soprenderse con el paisaje. Merece la pena.

13. Como una pared de piedra colocada en horizontal por el hombre, el Mirador de las Ventanillas original nos lleva a ser conscientes por primera vez de la altura en la que nos encontramos. Bajo nuestros pies, 1.300 metros de altitud sobre el nivel del mar. Al fondo, la sierra antequerana y Villanueva de la Concepción, localidad malagueña de alrededor de 3.000 habitantes. Convertirse en amo del mundo parece más sencillo desde ahí arriba. En la roca, al menos media docena de restos fósiles de diversos tamaños.

14. Volvemos a la explanada y de ahí continuamos el sendero, en línea ascendente, de nuevo hasta el Centro de Interpretación por su lado izquierdo (os recordamos que se trata de un recorrido circular). 50 metros antes, hacia la derecha, se sitúa el Mirador de las Ventanillas artificial.

Algunas consideraciones

En el Paraje Natural del Torcal no se permite ni la caza, ni la acampada ni realizar picnics que supongan realizar fuego. Asimismo, sí podemos visitarlo acompañado de perros.

 

Tertulia recomienda


Visitas clave

Centro de Interpretación El Torcal
952031389

El Torcal Complejo Rural
Crtra Comarcal, C-331, Km. 6
952111608

Venta El Molino Blanco
Ctra. El Torcal. Km, 5
952111276

Sondytour Viajes
C/ Merecillas, 31
952706510, sondytour.net

Oficina de Turismo de Antequera
Plaza de San Sebastián, 7
952702505



¿Cómo llegar?


En coche
Tomar la carretera A-7075 desde Antequera hasta tomar la MA-9016. Al final de la misma, se encuentra el aparcamiento del paraje natural y el Centro de Interpretación.

Varias empresas, como Sondytour (C/ Merecillas, 31, 952706510, sondytour.net), organizan subidas al Torcal individuales y para grupos en autobús.


Ver Tertulia Andaluza en un mapa más grande

Bibliografía


Estos títulos relacionados con Ruta: El Torcal de Antequera pueden interesarte.

Enlaces






3 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 2 Septiembre 2009 a las 9:12, Nafarian dijo...

El torcal es mi sitio favorito…. uno siempre vuelve, y vuelve.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 22 Diciembre 2009 a las 13:33, Guille dijo...

Habrá que ir, ¿no? tiene buena pinta este rincón ;-)


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 27 Julio 2011 a las 20:22, sraul dijo...

no entiendo como no se cuidan algunos fósiles que están a la vista y se pueden tocar sin la minima protección




Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design