REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Denominación de Origen Priego de Córdoba

Los suyos son aceites ganadores, puros virgen extra nacidos en una pequeña mina de oro, de oro líquido, ubicada en la Córdoba Subbética. La Denominación de Origen Priego de Córdoba protege y promociona sus marcas en España y en el exterior, marcas que se encuentran en la cima del delicatessen.


Por:  T. de la Rosa
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Nació: en 1995
Ubicación: Almedinilla, Fuente Tojar, Carcabuey y Priego de Córdoba (Córdoba)
Destaca por: por la cantidad de premios nacionales e internacionales que han conseguido sus aceites

En el Parque Natural de las Sierras Subbéticas, entre abruptas caídas y a más de 700 metros de altura, nacen algunos de los mejores aceites del mundo. Olivares centenarios se abren paso majestuosos en las pendientes calizas, en más de 29.600 hectáreas, y sufren y aprovechan las condiciones climatológicas de la región cordobesa.

Cuatro son las comarcas que forman parte de la D. O. Priego de Córdoba: Almedinilla, Fuente Tojar, Carcabuey y Priego de Córdoba. Pueblos blancos llenos de luz, de callejuelas evocadoras y vestigios árabes y barrocos que suman 13 almazaras y 19 marcas de este bien llamado oro líquido, caracterizado por ser “afrutado e intenso, con notas verdes de hierba, manzana, tomate, almendra verde y planta aromática, con entrada en boca dulce, ligeramente amarga y con un final picante”, como describe con maestría Francisca García, Secretaria General del Consejo Regulador de la D. O. Priego de Córdoba. Sus aceitunas, de las variedades picuda, hojiblanca y picual.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


El objetivo de una denominación de origen es proteger y fomentar el desarrollo de una comarca a través de sus productos “que deben ser diferentes a los demás por el territorio al que pertenecen, por la orografía del mismo, por el proceso de su elaboración que, desde el principio hasta el final, debe estar situado en la comarca a la que corresponda”, explica García. El aceite de la D.O. Priego de Córdoba cumple con todas estas condiciones, que además, han sido reconocidas en los tres niveles que deben aprobar una denominación de origen: Andalucía -Comunidad Autónoma-, España y Europa.

Lo suyos son aceites ganadores. Desde su creación en 1995, las marcas de esta denominación de origen, protegida incluso en China - “la U.E. llegó a un acuerdo para proteger determinados productos europeos, entre ellos los aceites de Priego de Córdoba” -, sólo en 2008 obtuvieron más de 60 premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional, como en Italia (Olio Capitale, Trieste; Sol D’Oro, Verona; Concorso Oleario Internazionale Armonia, Spoleto), Suiza (International Olive Oil Award, Zurich), Francia (World Edible Oils, París), Canadá (Olive D’Or, Montreal) o China (OlivAsia).

Sin embargo, más allá de los premios, es el consumidor el que más preocupa a Francisca García y su equipo: “hay un desconocimiento generalizado de las diferencias entre los distintos tipos de aceite: el ‘oliva’, el ‘virgen’ y el ‘virgen extra’. De hecho, según las estadísticas, aun hoy el 60% de la población española consume sólo aceite de oliva porque cree que está consumiendo el mejor, es decir, el puro zumo de fruta, cuando por encima están el virgen y el virgen extra”. ¿Las diferencias? García nos las explica: “el aceite de oliva virgen extra es el mejor porque es zumo de aceituna en su momento óptimo de recolección, un aceite sin ningún defecto sensorial; el virgen es zumo de una aceituna más deteriorada y da un ligero defecto sensorial en la cata; el de oliva proviene de la aceituna que ya se ha caído al suelo o de la que se ha deteriorado en la almazara. Como sabe mal, hay que refinarlo. Con esa base de refinado y un poquito de virgen, se hace el oliva”.

El envasado, el diseño del etiquetado, el tratamiento que hacen de él en los mejores restaurantes, su presencia en tiendas gourmet y delicatessen, el apoyo desde las instituciones nutricionales… Varios elementos están elevando la posición del aceite de oliva virgen extra y con denominación de origen. Si antes un alimento de primera necesidad como éste nos parecía caro, ahora estamos dispuestos a pagar un poco más por un producto mejor, a pesar de que, como asegura García, lo compren consumidores que son un poco más sibaritas y menos numerosos.

Pórtico de la Villa, Oro del Mediterráneo, Cladium, Rincón de la Subbética, Fuente de la Salud, son algunas de las marcas de la D. O. Priego de Córdoba que saltan a los titulares a cada concurso gastronómico y que poco a poco van ganando terreno, no sólo en los mejores establecimientos, sino en el comedor de las casas. Un salmorejo, un gazpacho, una ensalada, incluso una tostada del desayuno, se convierte en una delicia digna de cualquier estrella Michelín con un buen aceite de oliva virgen extra. Que esos olivos centenarios sigan dando sus frutos generación a generación y que sigan siendo nuestra mejor tarjeta de visita.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design