Tertulia Andaluza Versión para imprimir print Imprimir

Hotel Alcoba del Rey de Sevilla

Al contrario que los habituales hoteles boutique blancos y de interiorismo minimalista, la Alcoba del Rey de Sevilla ha optado por una decoración inspirada en los mercados de Marruecos. Situado en el barrio de la Macarena de Sevilla, éste es el lugar ideal para dormir durante una escapada de fin de semana en la ciudad.

Por: Cecilia Bogaard

Boutique Hotel
Nació: 2005
Ubicación: Sevilla
Precio: 95 € - 214 €
Destaca por: su decoración original, artesanal y de estilo andalusí
¿Sabías que? puedes ganar un fin de semana con nuestros concursos

Después de trabajar en Marruecos hasta el 2000, Rafael Carrión, director y cerebro del hotel boutique La Alcoba del Rey de Sevilla, quedó prendado de la estética del país vecino. “Me envolví en la cultura marroquí. Al volver a Sevilla quise reimportar la forma que tienen de vivir las casas”, explica Carrión. Volvió para crear una tienda donde vender muebles y decoración marroquí, siempre con la vista puesta en inaugurar un hotel con encanto. Tenía la suerte de su lado: su familia poseía un edificio en el barrio de la Macarena. Se puso a trabajar en él inspirándose en Marruecos, en la historia de Sevilla [1] y en la sociedad musulmana de Al-Andalus.

Alejado del estilo esquemático que imprimen las cadenas hoteleras, sus 15 habitaciones han sido decoradas individualmente y bajo el nombre de personajes de Al-Andalus con estrechos vínculos con la historia de Sevilla (Princesa Zaida, Ibn Firnas, la princesa Wallada, Averroes …).

El edificio lleva el nombre de Al Mutamid, el tercer y último rey de Sevilla de la dinastía de los Abadíes que reinó 1069 a 1091. La leyenda cuenta que en él es donde Al Muamid escondió a su amante, la bella lavandera Rumaykiyya, de la mirada desaprobatoria de su padre. Fue más tarde cuando se casaron.

Con muebles artesanales de Marruecos y de la India, el Alcoba del Rey de Sevilla, incluye detalles especiales como arcos marroquíes, madera de cedro, espejos, lámparas de colores, lavabos y grifos de bronce victorianos. Las suites de este original hotel boutique cuentan con baños de bañeras redondas y grandes en las que descansar entre velas. Si quieres darte un capricho, reserva la habitación de Beatriz de Suabia, con su cama king-size con dosel.

Además de las habitaciones, la terraza es su mayor virtud. La diversidad étnica se ve reforzada en ella por la haima que compone el eje central del espacio. Un lugar para sentarse y relajarse con una taza de té a la menta después de un largo día en la ciudad (pregunte en recepción).

Activo usuario de Facebook, Carrión toma Internet como una manera de llegar a sus potenciales visitantes. Intenta ser creativo en sus estrategias de marketing y está abierto a las nuevas ideas: la última de ellas, un concurso de fotografía [2] que invita a la gente a ser original a través de sus cámaras en el marco del hotel. Todo lo que veas está en venta. Así que, si te enamoras de algo que ves, puedes llevártelo a casa. Una original manera de mantener el hotel en un constante estado de la revitalización. En medio del tradicional barrio de la Macarena, el joven director ha creado un concepto bastante innovador.

Como sus instalaciones están dirigidas al público treintañero de todos los rincones de España y a turistas extranjeros atraídos por la temática mudéjar, han tenido que ceder en algunos aspectos. Cuando lo visitamos, una carga de televisores acababa de llegar. “No quería incluir la tecnología en las habitaciones porque han sido decoradas con gran atención al detalle. Pero nuestros clientes seguían pidiendo la televisión y al final tuve que ceder “, explica.

Carrión tiene varios planes de futuro. Uno de ellos es ofrecer comida andalusí en el restaurante contiguo, que ofrece un ambiente muy diferente con las típicas tapas españolas y con los vecinos frecuentando el local. Estaremos al tanto de cómo progresa y si se convierte en algo más acorde con el resto del hotel.

Tu viaje a la Sevilla [3] de Al-Andalus termina en la puerta y da paso al bullicio y al ajetreo de la ciudad. El Parlamento Andaluz está a tiro de piedra (bueno, casi), así como la Basílica de la Macarena, uno de los principales lugares de interés de Sevilla, que está a la vuelta de la esquina con su Virgen de la Esperanza. Si tus gustos son más laicos, la Alcoba del Rey de Sevilla está a un corto paseo de la Alameda, la rambla sevillana, ideal para música en directo, ir de copas, y sumergirte en un ambiente más juvenil.