Tertulia Andaluza Versión para imprimir print Imprimir

Carnaval de Cádiz

¿Cómo desternillarse en el carnaval de Cádiz? El carnaval es la religión de Cádiz, capital de la guasa y el pitorreo. Estar a la altura de tanto ingenio y arte es misión imposible, pero cada año miles de turistas regresan para intentarlo y volver a naufragar. Como genial adelanto a las carcajadas, más abajo tienes la guía de ficción Como un cochino en un charco.

Por: Lorenzo

Uno de los carnavales con más personalidad.
Nació: en el siglo XVI
Ubicación: Cádiz
Destaca por: su humor irónico, ácido, corrosivo en las chirigotas y sus fabulosos estribillos
¿Sabías que? se prohibió durante la época de Franco, pero sobrevivió

La definición de carnaval de Cádiz podría ser ésta: tremenda sorna mezclada con la explosión de júbilo de los gaditanos al estar de vacaciones. Excepto hoteles y restaurantes, Cádiz [1] se paraliza durante diez días para acoger un aluvión de visitantes en busca de la guasa gaditana y la diversión sin freno. Disfraces para presenciar a las mejores chirigotas [2], coros [3], comparsas [4] y cuartetos [5], en el barrio de la Viña, El Pópulo y la Plaza de las Flores…

¿Cuándo?

Por norma suele ser durante los dos primeros fines de semana de febrero. Para ser exactos, el carnaval comienza el fin de semana anterior al comienzo de la cuaresma (cuarenta días contando hacia atrás desde el jueves santo). Como previa hay que disfrutar de la sabrosa ostionada (ostiones y erizos gratis en la calle) durante el mes de enero.

¿Qué es?

El carnaval es la religión de la capital más al sur de Europa. La fiesta se vive en la calle, que se inunda de disfraces originales para parodiar la realidad (los participantes se ríen de todo: políticos, artistas, nobleza…). Del rito participa toda la ciudad junto a miles de personas foráneas que se apuntan a disfrutar del ingenio local. Cada febrero, la ciudad multiplica sus decibelios durante los diez días más intensos del año. Pero los más apasionados del carnaval preparan sus tipos (disfraces), letras satíricas y músicas desde que acaba el verano, cuando no antes. En la calle se escuchan los grupos formados por los aficionados, denominados murgas o chirigotas ilegales que suelen llevar guitarra, bombo, pitos carnavaleros, y toneladas de buen humor. Pero también existen grupos más preparados que buscan la gloria, los premios y el reconocimiento a través del concurso oficial de chirigotas que acoge el Gran Teatro Falla. Desde principios de enero estas chirigotas [2], comparsas [4], coros [3] y cuartetos [5] profesionalizados compiten entre sí y van superando distintas fases hasta alcanzar la gran final, que se celebra el día antes al comienzo oficial del carnaval en la calle. Un jurado valora el ingenio de los letristas y la calidad de la música para catapultar a la fama a los ganadores, que después realizan giras y obtienen grandes beneficios. Las decisiones de los jurados generan consenso o gran controversia a partes iguales.El concurso oficial tiene cuatro tipos de formaciones oficiales. Las chirigotas forman el género más mordaz. No dejan títere con cabeza: desde el Rey hasta los mindundis del mundo rosa. Los coros alternan la seriedad y la diversión, con varias voces, guitarras y bandurrias ¿La cita? El carrusel de coros en pleno centro. Reza para que no llueva. Las comparsas juegan con sentimientos melancólicos y de añoranza para cantarle a la ciudad, con sus problemas y virtudes. Para algunos, son formaciones un poco jartibles (cansinas). Los cuartetos son la formación de humor puro y duro. Pueden llegar a la categoría de mitos, pero por norma no engancha al aficionado foráneo, salvo excepciones.

Historia

Los historiadores opinan que su nacimiento fue en el siglo XVI, cuando Cádiz era un puerto muy importante. Una de las principales influencias para el desarrollo de su carnaval fue Venecia. A lo largo de los siglos, el carnaval gaditano ha superado dictaduras e intentos por pegar el cerrojazo. El fuerte arraigo de la fiesta lo demuestra que la Iglesia disculpe a sus fieles de no pisar los templos en los días de Carnaval.

Como un cochino en un charco de José Lorenzo Benítez

De la guía práctica Como un cochino en un charco (Ediciones Montanera), del antropólogo gaditano J.J. Mollejas, adelantamos algunas reflexiones conceptuales para seguir el camino de la paz interior y la felicidad en el carnaval gaditano. Lo primero, meterse en el papel.

Voluntad, firmeza y originalidad

Este carnaval disfrutaré como un cerdo. Saldré a la calle disfrazado de lechón ibérico, rechoncho y bellotero, nada de recebo, y me construiré una alberca de gomaespuma encajada a la cintura.Autoestima. Encarnaré el papel con realismo, seguro de mí mismo. No atenderé a las voces interiores que me dirán que haré el ridículo. Ni siquiera frente al espejo. Lo importante es lo que llevamos dentro, debajo del tipo (disfraz). Por ejemplo, una petaca.

El tiempo

Que en Cádiz no hace frío, que hace humedad, insiste el dicho popular. Somos una partícula en el universo, pero las partículas también se resfrían. Luego sopla el Poniente, te mueres de la rasca y se acabó la fiesta. Nada de hacerse el machote, o la machota. Si el disfraz exige destapar las piernas, pues unas mallitas. En fin, eso a los cerdos no nos ocurre.

El nirvana

Se produce al cabo de muchas horas de coplas de carnaval y copitas. Normalmente llega de madrugada, casi sin avisar, y te sorprende en mitad de un alboroto. Antes de mancharlo todo como un gorrino intentaré no beber tanto.

Amor a la naturaleza

Estos días amaré a todo los seres vivos que hay en Cádiz, más que en Navidad. Sobre todo a las más vivas. Abriré los chacras a la esencia carnavalera y e interpretaré por completo la vida del otro. Me convertiré en un auténtico marrano y velaré por todas las chacinas ibéricas que encuentre a mi paso. Sobre todo los papelones de Casa Manteca. Apartaré los ojos cuando haya parejas haciéndolo en la penumbra de los portales, en mitad de una plaza o encima de los coches. El amor es muy espontáneo en el carnaval de Cádiz. No hay que interrumpir nada.

Meditaciones sobre el Teatro Falla

Para asistir a la sagrada ceremonia de la Gran Final del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas del Teatro Falla hay básicamente dos opciones: entrar en el coliseo gaditano o verlo en directo en Canal Sur Televisión. El acceso al teatro exige sus meditaciones. Si no le tocó en gracia (por sorteo) una entrada, le queda la honrosa opción de pagar unos cientos de euros en la reventa (pregunte en los bares de alrededor del teatro) o buscarse un buen padrino para colarse de gañote. Esta última posibilidad se ha complicado con los años, pero la tradición no desaparece. Después de veintitantos días de concurso esa madrugada empieza realmente el carnaval. Las agrupaciones finalistas cantarán en tablaos, peñas y carruseles, pero pocas coplas a pie de calle. Los marranos disfrutamos más en los callejones que en el teatro.

El espíritu de las ilegales

Mantendré el paso corto en los bullicios de los carruseles de coros, romanceros y chirigotas ilegales, en el barrio de la Viña, El Pópulo, la Plaza de las Flores, el Mercado de Abastos… A los integrantes de las ilegales, de guiños cómplices y socarrones, escucharé a medio metro, en cualquier esquina, en los portalones de viejas casas o encaramados a la fachada de una iglesia. Son las charangas familiares y grupos de amigos. Me arrimaré a sus bromas, pamplinas y estribillos. Fomentan los chistes picarones y la intervención del público, a coro, en sus repertorios, parodias y puestas en escena.

El equilibrio

Cuidado con el equilibrio. Efectivamente es fácil acabar como un cochino en un charco. El casco histórico se pone a reventar. Hay que evitar los macrobotellones de los sábados… ¿Qué pasará este año con la nueva ley? Los mejores días son los domingos y casi cualquier noche entre semana. Y todo en la calle, insistimos, muy popular. A ver cómo encajo la alberca de gomaespuma para caminar entre tanta gente.

Lenguaje universal

Si no entiende las letras de las agrupaciones, no se preocupe, pregunte a quien tenga al lado, gaditano, claro. Desde luego lo mejor es tener un amigo aborigen que traduzca los numerosos giros locales, expresiones y referencias a la vida local. Si no consigue nada de esto, ríase a carcajadas con el resto del público. Quedará bien.

Muy importante

Si encuentra a alguien disfrazado de cochino, entregue todo su amor y alimentos, convídele a una botella de moscatel y cántele un cumplé a San Antón, patrón de los animales. Es una tradición muy gaditana.Y da mucha suerte. A cambio le traducirá las letras. Recuerde, el secreto es meterse en el papel.

 

Tertulia recomienda


Visitas clave

Gran Teatro Falla
Teatro que acoge el concurso oficial de agrupaciones. Para las mejores chirigotas, hay que pasar por taquilla.
Plaza de Falla, s/n
956220834

El barrio de la Viña
Las estrellas están en la calle. Es el barrio con más solera para oír a las chirigotas.
Indispensable acudir a tapear al bar El Manteca.

La Plaza del Mercado
Junto a la Plaza de las Flores
El domingo y lunes de carnaval no hay que perderse el carrusel de coros.

Restaurante El Faro
Pese a ser un sitio de postín, la mayoría de los bolsillos se dan el lujo en carnaval de tomar una tapa en la barra.
C/ San Félix, 15
956211068


Enlaces



Enlaces dentro del artículo


[1] Cádiz: http://www.tertuliaandaluza.com/explora/cadiz/

[2] chirigotas: http://www.tertuliaandaluza.com/cultura/musica/las-chirigotas/

[3] coros: http://www.tertuliaandaluza.com/uncategorized/los-coros/

[4] comparsas: http://www.tertuliaandaluza.com/sociedad/actualidad/las-comparsas/

[5] cuartetos: http://www.tertuliaandaluza.com/sociedad/actualidad/los-cuartetos/

URL: http://www.tertuliaandaluza.com/sociedad/actualidad/carnaval-de-cadiz/

http://www.tertuliaandaluza.com/sociedad/actualidad/carnaval-de-cadiz/ - tertuliaandaluza.com © Tertulia Andaluza S.L. 2009