REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Andalucía Acoge

“En Brasil colaboré en la implantación de escuelas indígenas, quería encontrar la base de las diferencias entre la población. Cuando llegué a España descubrí que esas diferencias estaban en mí: me había convertido en los indígenas que yo estudiaba en Brasil”. Esta Federación lucha por sus derechos, por su dignidad y por su identidad. En ella, no existen fronteras.


Por:  Lakshmi I. Aguirre
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Organización No Gubernamental
Nació: en 1991
Ubicación: todas las provincias andaluzas
Financiada por: cuotas de los socios, donaciones y subvenciones públicas y privadas
Destaca por: defender de manera activa los derechos de toda la ciudadanía
¿Sabías que? entre las provincias andaluzas, Almería es la que con más población inmigrante cuenta

Las imágenes son sobrecogedoras. La oscuridad de las aguas iluminadas de manera desordenada por los focos de la policía, las sirenas atronadoras de las ambulancias, y los rostros desencajados, helados, aturdidos de los supervivientes a los apenas quince kilómetros del fatídico Estrecho de Gibraltar. Han perdido a familiares que viajan ahora a otro lugar a 280 metros de profundidad. Han sobrevivido a la muerte, pero en esas aguas han perdido la ilusión, la certeza de las posibilidades que esconde esa costa que parece tan cercana, que es la puerta a esa Europa que brilla como las estrellas de su bandera.

Muchos renuncian a los sueños románticos de su infancia para casarse con personas que ni aman ni desean amar, para poder cruzar el Atlántico sin tener que agachar la cabeza. Otros cruzan las montañas europeas en avionetas de organizaciones no gubernamentales, sin tener la seguridad de que exista un aeropuerto de destino. Volar y volar continuamente, que en el cielo no hay fronteras. O sí. Seguro que sí. Esconderse, huir, temer. Son los verbos que más dominan.

“Las personas somos seres libres y tenemos libertad de movimiento. Un ciudadano europeo con su pasaporte puede ir y venir por el mundo, conocerlo. ¿Por qué no podemos hacerlo todos? No sólo se viaja para buscar un trabajo, dinero, hay necesidades humanas que van mucho allá. Conocer el mundo, vivir experiencias, aprender, es algo que sólo pueden hacer unos pocos. Los del pasaporte rojo”, lamenta Juliana Rocha-Canguffu, una brasileña que llegó a España con su marido y que se encontró con que su licenciatura en pedagogía no tenía ningún valor aquí.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Adis Ferusic, procedente de Bosnia Herzegovina, llegó a Andalucía huyendo del conflicto de los Balcanes a través de un programa de desplazados de guerra. “La inmigración no sólo supone el hecho de salir de tu país”, explica Ferusic, “hay muchos más factores que entran en juego: alejarse de la familia, la ansiedad, los problemas que se generan al llegar al nuevo destino. La inmigración es muy compleja y muchas veces se simplifica”. “Hay carencias culturales, carencias afectivas, la soledad del propio proceso de inmigración. Nos encontramos con que nuestra cultura, nuestra manera de actuar, no son válidas para el país de destino y nos quedamos sin herramientas, desarmados y desubicados”, añade Rocha-Canguffu.

“Llegué a Andalucía Acoge para aprender el idioma y para conocer a otros marroquíes” cuenta Rabía Banou, que llegó a España para terminar su carrera y conseguir un trabajo, “pasé a ser voluntaria y ahora formo parte de la Junta Directiva de Málaga Acoge y me encargo de los pisos puente”. Los pisos puente son aquellos que se ponen a disposición de los inmigrantes hasta que se tramiten sus papeles y puedan pagar un alquiler y es una de las labores que la Federación lleva a cabo desde que nació en 1991, cuando se unieron las cuatro asociaciones fundadoras: Málaga Acoge, Sevilla Acoge, Almería Acoge y Granada Acoge.

Como Banou, Rocha-Canguffu y Ferusic también han pasado a formar parte de las filas de esta legión de guerrilleros pacíficos que tiene muy claro dónde está el problema: “Es la consecuencia del desarrollo en paralelo. Aunque ya esté pasado de moda, sigue existiendo el Norte y el Sur, y el Norte tiene una deuda histórica con el Sur. La inmigración es el movimiento para cobrar esa deuda. El flujo de personas no va a parar hasta que los derechos, la economía, se igualen” explica Ferusic. “Cuando España entra en la Unión Europea cambia toda su estructura de golpe para adaptarse a la nueva situación, pero realmente no está preparada para ello, ni para aceptar el contingente de gente que llega ni para atender a sus demandas” añade Rocha-Canguffu.

Formar a los voluntarios y a los inmigrantes para que puedan introducirse en el mundo laboral, prestarles servicios de acogida, jurídicos, sanitarios, acoger a menores desamparados y a reclusos dentro y fuera de las cárceles y sensibilizar a la ciudadanía son los objetivos principales de esta Federación que se define “apolítica, aconfesional e independiente administrativamente”. La Junta de Andalucía colabora en el ámbito económico, pero también “en el permanente diálogo sobre el trabajo que hace la administración con las personas inmigrantes y el que debería hacer”, explica José Miguel Morales, Secretario General de Andalucía Acoge. Para Rocha-Canguffu el proceso de cambio debe comenzar en la educación, ya que considera que las escuelas “son un modelo sencillo de estado dentro del Estado, que refleja lo que ocurre en la sociedad”.

Aunque no suelen presenciar con frecuencia la llegada de pateras a nuestras costas, están en las primeras filas para responder a sus demandas y necesidades. Según Banou “soy la primera que intenta sensibilizar a los que quieren cruzar el Estrecho en patera. No es manera de venir a Europa, y no es el paraíso como para arriesgar la vida en el viaje”. Llegan a las asociaciones provinciales “por un conocido, a veces enviados desde servicios sociales, a veces por una noticia de prensa. Incluso la policía los manda con una orden de expulsión debajo del brazo”, comenta Morales. Al traspasar sus puertas, se encontrarán con decenas de miradas de respeto, de oídos dispuestos a escuchar sus historias y de manos abiertas y preparadas para trabajar. No siempre es fácil: “Los primeros casos son los que más te marcan, pero son los que te enseñan el camino. Desde la Acoge te forman y te enseñan las instrucciones básicas, pero siempre hay que improvisar”, comenta Farusic. Incluso ellos mismos, como inmigrantes, sufren las consecuencias de la intolerancia de los vecinos. A Ferusic todavía ciertas personas que “no han podido, no han sabido o no han querido aprender a convivir con gente distinta” le recuerdan de vez en cuando que no es de aquí: “Los inmigrantes nos quedamos en una especie de limbo, acabamos por no ser de ninguna parte. Somos extranjeros tanto en nuestro país de origen como en el de destino”.

Las palabras solidaridad, justicia y dignidad resuenan de fondo en cada una de las voces de las quinientas personas que forman el equipo de Andalucía Acoge, de las que más de 450 son voluntarias: “Siempre deseamos que más personas se impliquen y nunca sobran manos cuando se quiere transformar la sociedad” explica Morales. En cuanto a las donaciones, aclara que “la gente suele donar más a entidades de cooperación internacional. La inmigración levanta sentimientos contradictorios. Pero a veces sí que nos llegan apoyos en forma de dinero y hacen una labor importante de respaldo a nuestro trabajo”. “Queda por andar un largo camino en la cuestión de los derechos civiles. En ocasiones seguimos siendo tratados como ciudadanos de segundo grado. Nunca hay que dejar de reivindicar nuestros derechos” concluye Ferusic.

Mientras, en las calles de Andalucía, los inmigrantes son perseguidos por la policía local, viven afinados en minúsculas viviendas, son ignorados por los poderes estatales hasta el momento en el que les sirven de herramienta política y electoral y son obligados a dejar atrás su dignidad y su identidad individual, una de los peores atentados contra el ser humano. La globalización ha llegado, pero sólo para unos pocos.


¿Cómo llegar?


Federación Andalucía Acoge
Secretaría General de la Federación
C/ Miguel Cid, 42 bajo
41002 Sevilla
954900773, 954903929, 954901426
acoge(a)acoge.org

Puedes hacer un donativo a través de Tertulia Andaluza, acoge.org o ingresando la cantidad que desees en la siguiente cuenta: 2100-1788-88-0200113722 (La Caixa)


Ver mapa más grande

Bibliografía


Estos títulos relacionados con Andalucía Acoge pueden interesarte.

Discografía


Estos discos relacionados con Andalucía Acoge pueden interesarte.

Filmografía


Estas películas relacionadas con Andalucía Acoge pueden interesarte.

Enlaces






3 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 24 Septiembre 2008 a las 19:52, Lorenzo dijo...

Gracias por este artículo. Los inmigrantes son parte de la riqueza y diversidad cultural de Andalucía desde tiempos muy remotos. Sin ellos no seríamos andaluces. Recientemente estuve en Tánger y los rostros de los amigos marroquíes me devolvían mis facciones como un espejo.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 24 Septiembre 2008 a las 20:41, Marta dijo...

Qué distinto se ve todo cuando te pones en el lugar del otro!Es evidente que los que tenemos que aprender somos nosotros, los del “pasaporte rojo”.Deberíamos reeducarnos y ser capaces de ver que la diversidad de razas, culturas,lenguas… es tan rica como necesaria.Qué bien que existan este tipo de asociaciones y más en los tiempos que estamos viviendo.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 14 Junio 2009 a las 21:42, lucia del Carmen dijo...

Me gustaria mucho ser voluntaria de Málaga Acoge, soy Argentina, comunitaria he colaborado en mi país con Caritas, y siempre me agradó ayudar mis semejantes, a sus órdenes y disposición Lucia del Carmen



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design