REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Clara de Miguel

La generación de brotes verdes en la economía, dicen los entendidos, depende cada vez más de la actividad de los emprendedores. La joven Clara de Miguel, aún estudiante de Biotecnología en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, ha ganado el IX Concurso de Emprendedores Universitarios EOI-Andalucía Emprende-Grupo Joly. “El humano ha manipulado la genética siempre y ahora lo hace en el laboratorio”


Por:  M. Lasida
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Joven biotecnóloga
Nació: en 1988
Ubicación: Sevilla
Destaca por: ser y saberse capaz de lograr lo que se propone
¿Sabías que? el premio del IX Concurso de Jóvenes Emprendedores consiste en una beca para cursar un máster en la EOI

Esta entrevista tiene lugar en el Parque Científico y Tecnológico Cartuja (Sevilla), entre las calles Leonardo da Vinci y Marie Curie, una bifurcación I+D+i. De inventos, empresas y de sus usos; de naturalezas, biotécnica y de transgénicos, así habló para Tertulia Andaluza Clara de Miguel, emprendedora.

P. Los medios no paran de hablar de emprendedores y hay quien no se aclara ya. En pocas palabras, ¿qué es un emprendedor?

R. Es una forma de ser, una personalidad, un temperamento. Algo innato. Si tienes una idea la llevas a cabo. Si no funciona, vas a por otra. Simplemente eso. De todos modos, emprender no es una práctica nueva. La humanidad lo lleva haciendo desde siempre.

P. ¿Por qué entonces se emplea tanta tinta hablando de emprendedores?

R. Es por la importancia de que surjan ideas innovadoras en tiempos de crisis económica, de generar empleo por uno mismo. Emprender es arriesgar y explorar terrenos no explorados, es usar la imaginación para aplicar los inventos científicos al mundo de la empresa.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery

P. ¿Qué tipo de niña fue una joven que va para biotecnóloga y para emprendedora?

R. Una niña que estaba todo el día andando con bichos. Adoro los animales desde que era pequeña. Y además tenía esa inquietud por conocer más a fondo. Recuerdo mi primer microscopio, con el que apenas veía algo. O aquel hormiguero artificial que construí en casa, que resultó un desastre al final. Y, bueno, de los animales pasas a los mircroorganismos. Y de ahí a la biología. De ahí a la biotecnología…

P. Pero de la biología a la biotecnología hay un paso.

R. Supongo que es por mi carácter. El biotecnólogo estudia la naturaleza pero, más que describirla, como hace el biólogo, se dedica a manipularla. Debe ser mi afán por la acción. La biotecnología modifica la genética, utiliza la clonación… cosas que pueden sonar a ciencia ficción pero que son ya una realidad.

P. De la biotecnología a la empresa hay otro paso. ¿Qué es Criatech, el proyecto con el que ha ganado el concurso de emprendedores andaluces?

R. Es un plan empresarial especializado en la optimización de la cría de caballos y perros. Se trata de asegurar una cría rentable mediante el uso de técnicas biotecnológicas, un proceso ya patentado del que nos serviremos para dar este servicio a las 82.000 explotaciones equinas andaluzas registradas.

P. Entonces, un cliente que quiera cambiarle el pelo a su perro, de tipo largo a tipo corto, por ejemplo, ¿pediría los servicios de Criatech?

R. ¡No! No somos magos. El cliente de Criatech iría para buscar la presencia de enfermedades genéticas hereditarias que supusieran un problema para la cría. Es un proceso parecido al de las clínicas de fertilidad en humanos. En animales, estas prácticas son menos restringidas.

P. Ahora que menciona las restricciones… una parte de la opinión pública se opone a las modificaciones genéticas. Hábleme de los transgénicos, los organismos modificados genéticamente (OMG).

R. Los transgénicos nacieron con el objetivo de erradicar el hambre en el mundo. Se pensó en una técnica que aumentara la producción agrícola en zonas no favorecidas por el clima o por la fertilidad de la tierra.

P. ¿Por qué entonces las críticas ecologistas?

R. Por el miedo a la pérdida de variedades de especies actuales, algo que no tiene que ocurrir si se mantienen los controles establecidos. En realidad, el transgénico es un tipo de cultivo más limpio, más ecológico: necesita menos agroquímicos y por tanto menos dinero. Sea como sea, los transgénicos son el futuro. Cómo alimentar si no a los millones y millones más que seremos en el planeta en unos pocos años. Se trata de una cuestión demográfica.

P. Además de la oposición ecologista, también están las restricciones legales a cultivos transgénicos en numerosos países. En la Unión Europea, Alemania y Francia, entre otros, prohíben el cultivo de ciertas variedades de maíz modificado.

R. Sí, pero en España, sin embargo, sí se permite. No sé. En Alemania hay menos terreno cultivable que en España y aquí estamos dispuestos a experimentar con nuestros campos a cambio de dinero. Supongo. Los ecologistas alemanes, además, tienen más fuerza que los españoles.

P. Entonces…

R. Más allá de las cuestiones políticas y económicas, no se puede olvidar que las modificaciones genéticas han existido siempre. Tanto de forma natural, en el caso de las mutaciones, como de modo artificial, con los cruces genéticos. El arroz que comemos ahora no es el que se comía hace siglos. El ser humano manipula desde que es ser humano. Y lo hace buscando un mayor rendimiento. La única diferencia es que la biotecnología manipula en los laboratorios.

P. Le quedan pocos meses para lograr la licenciatura, poco tiempo para formar parte del sector innovador del tejido productivo. ¿Qué le falta a la innovación andaluza para dar el salto definitivo?

R. La ciencia y la empresa deberían estar más conectadas. Eso es evidente, pero también es natural. Lo que tampoco podemos exigir a Andalucía son lo números de Alemania, donde tanto tiempo y dinero llevan invirtiendo en innovación. En Andalucía es solo el comienzo y creo que hay un buen plan. No podemos olvidar que hasta hace unos años no existía la titulación de Biotecnología y que los primeros biotecnólogos llevan apenas 2 o 3 años ejerciendo.




0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design