REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Alfonso Crespo

Este joven sevillano, que se ha convertido en uno de los nombres que más destacan en el panorama periodístico cinematográfico, nos cuenta su visión del cine y de su crítica.


Por:  Antonio Palacios
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Crítico de cine
Nació: en 1977
Ubicación: Sevilla
Destaca por: su obra Un cine febril. Herzog y El enigma de Kaspar Hauser (Editorial Metropolisiana, 2008)
¿Sabías que? escribe los textos de las ediciones de la distribuidora Intermedio

Alfonso Crespo es uno de los jóvenes críticos y teóricos del cine que más destacan en un panorama periodístico español que desprecia la crítica de cine. Con frecuencia, el crítico de un medio de comunicación es alguien que no se distingue por el conocimiento de este arte, sino por el de una mitología de directores y actores de una pequeña parte del mundo. Crespo denuncia esta pobreza de ideas con su reveladoras intuiciones en Un Cine Febril. Herzog y El enigma de Kaspar Hauser, editado por Metropolisiana con una dedicación y saber hacer nada común en los libros que hablan de cine.

Éste es su primer libro, aunque no es su primera incursión en la literatura cinematográfica: ha escrito desde pequeños textos para las ediciones de DVD de la distribuidora Intermedio, a críticas para el Diario de Sevilla, además de coordinar títulos colectivos como Claire Denis, fusión fría o como El Batallón de las sombras. Nuevas formas del cine documental en España.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Curiosamente, el libro que nos sirve de excusa para hablar con él surgió de la casualidad, ya que en principio era una tesis. El editor José Daniel Serrallé estaba buscando manuscritos ‘no habituales’ y Crespo le facilitó su texto académico. Junto con el editor, Crespo podó las citas y simplificó el estilo hasta dar con este Cine Febril. El resultado es un exigente texto que necesita de la complicidad del lector, pues el tema es algo esquivo y abstracto: conocer la naturaleza del cine y sus diversas formas.

Pero lo que hace el autor no es cortar y pegar las diferentes teorías cinematográficas que existen, sino dar cuenta de las revelaciones que le han sobrevenido viendo películas como Las noches de Cabiria y, sobre todo, El enigma de Kaspar Hauser. Así, mientras la primera parte del libro da cuenta de esas revelaciones, algunas no materializadas antes en papel, la segunda analiza varias secuencias de la película de Herzog para ilustrar su pensamiento.

P. ¿Qué te llevó a escribir este libro?

R. Bueno, pretendía buscar una ciencia en la apreciación del cine. Por eso incluyo un discurso en torno a las máquinas, sobre cómo funciona el cine, que puede resultar algo anticuado. Pero esas teorías estaban muy presentes en los estudios sobre cine de los años 70, sobre todo a partir del Mayo del 68, cuando se empieza a hablar de la ideología en torno al cine.

P. El subtítulo del libro Herzog y El enigma de Kaspar Hauser puede llevar a confundirlo con un estudio sobre el director alemán o sobre su película, cuando se trata de hablar de algo más general.

R. Debo decir que el subtítulo fue sugerido por el editor. El trabajo era, en principio, un intento de fijar la modernidad cinematográfica a partir del análisis de esa película, que siempre me pareció que decía muchas cosas sobre la época. Pero no es una monografía sobre Herzog.

P. En la segunda parte del libro analizas muchas escenas de la película, algo que no se suele hacer en la mayoría de libros sobre cine.

R. Sí, eso es algo que está mal visto y ha caído en desuso. Hay algo de antinatural en el hecho de parar una película, pero lo que yo incluyo en el libro son pensamientos que se me ocurrieron viéndola, así que está justificado. El único ‘pero’ que le encuentro a este tipo de análisis es que puede que sea algo farragoso, que al leerlo uno lo encuentre demasiado técnico.

P. Es muy novedosa tu teoría de que, en realidad, lo extraño y artificial fue el cine clásico, y que el cine que llamamos vanguardista era más natural, le iba mejor al cinematógrafo.

R. Lo curioso es que el cine clásico, que es una norma y contra el cual no tengo nada, ha dado excelente frutos por ser una rareza; lo extraño es que se haya dado el cine clásico. Si alguien se para a ver los orígenes del cine, se da cuenta de que la temática son las ciudades, el tren, las perturbaciones modernas. Y que de todo eso haya salido todo lo contrario, es decir, una fábrica de relatos que intentan montar una mitología en pleno siglo XX, es lo extraño. Incluso ellos sabían que había algo de mentira en todo aquello, como contó John Ford en el Hombre que mató a Liberty Valance. Pero a partir de esa mentira se crea una civilización. Lo que hace el cine clásico es ocultar la máquina y se queda con lo que la máquina regala, esa ilusión, esa ficción épica.

P. ¿Crees que el gran público podrá ver que hay otro cine igual de interesante que el clásico?

R. Ahora vivimos un gran momento de democratización del cine, sobre todo a través de Internet. Llevo muchos años dedicado a la información especializada en cine y he vivido el cambio de no encontrar algunas películas importantes en la Facultad de Imagen y Sonido a poder acceder, de manera legal, a títulos remotos. Muchos de los problemas de la historiografía del cine es que se ha escrito sin ver. Las lagunas que tenían estas figuras como Román Gubern, que escribían una Historia Universal del Cine, pero se quedaban en reseñas del cine norteamericano, del francés y del neorrealismo o el expresionismo alemán, eran debidas a que no podían ver todo lo que se hacía. Ahora podemos ver el cine africano, asiático, en fin, creo que ahora empezarán a salir muchos escritos realmente importantes sobre el cine, mucho más completos.

P. ¿Están también mejorando las ediciones de libros que tratan sobre cine?

R. Si, creo que se está mejorando mucho. Hay ejemplos de buenas ediciones, como ocurre con los libros que saca el Festival de las Palmas. Las ediciones son mejores y los contenidos también. Las nuevas generaciones están más preparadas, y no me refiero a que hayan pasado por la universidad, sino a que han accedido a una mayor cantidad de películas y pueden hablar de primera mano. Antes, uno no podía competir con un señor de Madrid que estuviera todos los días yendo a la Filmoteca y eso lo notaba yo cuando estudiaba Historia y Estética de la Cinematografía en Valladolid. Ahora las distancias se han acortado, aunque todavía existen.

P. ¿Y los lectores? ¿También han cambiado?

R. Yo le decía al editor que era una buena época para sacar un libro sobre cine, porque hay mucha más gente interesada que hace unos cinco años y que exige mucho más.

P. A pesar de la crisis que viven los cines ¿no?

R. Bueno, a mí, si mañana cerraran todos los cines de Sevilla me daría exactamente igual. Ojalá que los cines sigan en pie, pero lo que no puede ser es que se estrene ahora Naturaleza Muerta, de Jia Zhang Ke, que ya está en DVD. Eso nace de la desconsideración de los exhibidores para con el cine; se ve que han desconectado con la realidad. Todos ellos se tienen que renovar porque cada vez carecen más de sentido.

P. El Festival de Sevilla también se está planteando hacia dónde va.

R. Lo que ha ocurrido con el Festival de Sevilla, aparte de algunos movimientos de gente cuyo único afán es enriquecerse, es culpa de la desidia. Por ejemplo, Las Palmas y Gijón son los dos festivales más importantes de España. Y eso es porque son festivales jóvenes en todos los sentidos, pues se arriesgan y cuando tú te arriesgas, te puedes equivocar, pero consigues mucho más si sólo te preocupas por el escaparate y el acontecimiento. En los puestos de responsabilidad siempre te encuentras a las mismas personas, gente sin iniciativa ni interés.

P. ¿Se puede hablar de una literatura sobre el cine?

R. Tú lees a André Bazin y hay una literatura, aparte de unas ideas sobre el cine. Yo no llego a tanto, pero lo que quería también transmitir es que hay una perversión en el hecho de escribir sobre cine. Lo ideal, para el que escribe sobre una película, es transmitir su dimensión estética. Uno tiene que comunicar lo que ha sentido viéndola, esa experiencia vicaria, aunque fracase como yo. Gonzalo de Lucas y Fran Benavente, en España, son los dos jóvenes escritores con más talento, quizás, que escriben sobre cine.

P. También citas mucho a Luis Alonso García, el prologuista del libro, que tiene unas teorías muy interesantes sobre el cine.

R. El cine es sólo una parte de su interés por los medios de comunicación de masas, pero todas sus ideas me parecían muy interesantes. Yo le conocí en Valladolid, en sus clases sobre Cine Primitivo. Este trabajo está un poco dirigido por él. Junto a Jesús González Requena, es una de las mentes más claras que han escrito sobre cine.

P. Mucha gente no comparte que, para hablar del cine, se recurra a otras disciplinas como la psicología o la semiótica.

R. En la Facultad de Comunicación de Sevilla habían asignaturas que eran la nada porque había miedo de volver a otras épocas, en las que se aplicaban la psicología o la semiótica para hablar de las películas. Pues bien, a lo mejor hay que recurrir a Saussure para hablar de cine, o a Christian Mertz y su narratología. Eso es más valioso que la tontería de decir “este director me gusta más o menos”. Por ejemplo, los libros de Deleuze sobre el cine son extraordinarios, y él es un filósofo. Recuerdo que en la facultad no me explicaron a Mertz porque decían que era muy complicado y muy aburrido. Creo que el cine entra dentro de una formación humanista.


Bibliografía


Estos títulos relacionados con Alfonso Crespo pueden interesarte.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design