REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Concha de la Rosa

Emprendedora, enérgica y apasionada. Estas son las palabras que podrían definir a esta fotógrafa sevillana cuya mayor debilidad es la de convertir la realidad en píxeles. Instantáneas frescas y retratos poderosos en el afán de Concha de la Rosa por hacer de la fotografía su modo de vida. Nos encontramos con ella en nuestras Tertulias en el ConTenedor.


Por:  Laura López
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Fotógrafa
Nació: en 1973
Ubicación: Sevilla
Destaca por: la pasión que pone a todo lo que hace
¿Sabías que? su escuela es la única en Sevilla que pone a disposición de los alumnos una cámara fotográfica para realizar los cursos

Puntual como un reloj suizo, la fotógrafa sevillana Concha de la Rosa aparece en el ConTenedor para nuestras Tertulias mensuales. Veo ante mí a una dinámica e inquieta artista. Su rostro se me antoja lleno de luz y de vitalidad. Nos acomodamos en el sofá que será testigo de nuestra charla. Enciendo la grabadora. Concha la mira con desconfianza: “Tranquila, no te va a comer” (risas). Necesito saber de sus orígenes, cuál es la historia de Concha de la Rosa y saber qué siente cuando se esconde tras la cámara.

P. ¿Cuándo cogiste por primera vez una cámara?

R. La historia viene de familia. Mi padre era fotógrafo, concretamente fotograbador, un oficio que ya no existe. Consistía en hacer fotografías y grabarlas en cristal o en metal. Él revelaba en casa y por eso yo desde chica he sentido fascinación por la fotografía.

P. ¿Recuerdas tu primera fotografía?

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


R. Sí, por supuesto, de hecho la tengo enmarcada en casa. La instantánea la hice con una cámara Minolta analógica de mi padre y lo que fotografié fue un plano contrapicado de la nariz de un caballo. Para mí fue emocionante porque era mi primera fotografía y la revelé yo misma en el laboratorio.

P. ¿Has sido autodidacta o has tenido una formación más académica?

R. Estudié Comunicación Audiovisual en Sevilla porque me gusta mucho el tema de la iluminación y del cine. Además, he ido complementado mi formación con cursos de producción y de operadora de cámara. Por aquel entonces no había en Sevilla una formación muy específica de fotografía, todo estaba más enfocado a cámara de video. Después de terminar la carrera, me trasladé a Madrid, donde hice dos másteres y un curso privado de fotografía. La verdad es que tuve mucha suerte. Tenía un amigo estilista trabajando en una importante agencia publicitaria y consiguió que hiciera unas prácticas. Aprendí muchísimo y me quedé trabajando allí después de terminar el periodo de prácticas.

P. Has trabajado en fotografía de moda, y siempre te has caracterizado por tus retratos. ¿Cómo los definirías?

R. Los retratos son mi especialidad favorita, además de ser mi profesión. Son retratos muy conceptuales. Siempre hay una historia detrás desde algún punto de vista. No basta con fotografiar, hay que saber lo que esconde cada retrato.

P. Cuéntanos: ¿cómo te preparas para un reportaje de este tipo?

R. Hago muchas lluvias de ideas. Cuando encuentro a alguien para retratar, a nivel técnico necesito saber sus rasgos para la iluminación y hablar mucho con la persona. Necesito muchos preparativos. Es más, tardo más con ellos porque yo disparo muy pocas fotos. Pienso y observo muchísimo a la persona y cuando lo tengo claro, tiro la foto. Eso es una cosa que intento transmitir a mis alumnos: no tires 40 fotos para borrar 38. También hay personas a las que no puedo retratar. No consigo encontrar nada que me llame la atención de esa persona. No hablo solo del plano estético: para retratar a alguien necesito tener fusión con esa persona, debe encandilarme con algo. Tengo que encontrar la unión entre el retratado y el retratista.

P. Y además de lo retratos, ¿con qué otros géneros disfrutas?

R. Me gustan mucho los paisajes. Yo soy profesora y la teoría que explico a los alumnos es que los retratos son el género más difícil puesto que implica el cuerpo humano, la mirada y una serie de factores, pero lo cierto es que para mí los paisajes son un reto. No los hago de forma cotidiana y me parece bastante difícil hacer confluir los elementos de un paisaje en una instantánea.

P. Ya que hablamos de tus alumnos y de jóvenes aspirantes a fotógrafos, ¿qué consejos les darías a aquellos que están dando sus primeros pasos en el mundo de la fotografía?

R. Mi consejo personal, aunque parezca que soy una romántica, que lo soy, es que se compren una cámara analógica. La fotografía digital tiene cosas muy positivas, como puede ser la agilidad y la posibilidad de edición, pero también es cierto que hay muchos vicios en la fotografía digital. En primer lugar, el multi disparo. Creo que las fotos tienen que ser pensadas y tomadas a conciencia. Es cierto que si eres fotoperiodista vas a tomar muchas fotos, pero hay que ser consciente de que con una fotografía quieres expresar un sentimiento, algo que llevas dentro y eso debe estar meditado y planificado. Con el analógico tienes que pensar mucho más. Recuerdo cuando la fotografía analógica era la única que había y tenías que tener en cuenta que si pensabas bien las fotos, quizá podrías ahorrarte algún dinero en carretes. Esa era la lógica. Así que mi consejo es que se compren una cámara analógica y que no vicien su mirada, que miren, que observen y que encuentren las cosas de verdad.

P. Llevas a tu espalda mucho trabajo realizado: fotógrafa de moda para una importante agencia en Madrid, dejaste la capital para regresar a tu tierra y ahora tienes tu propia escuela de fotografía donde ejerces como profesora. ¿Te consideras afortunada?

R. Me siento muy afortunada, siempre lo he dicho. Estoy hablando contigo y se me pone la piel de gallina. Me pasa contigo y me pasa dando clase. Soy una apasionada de la fotografía. Es mi vida y es a lo que dedico la mayor parte de mi tiempo.

P. Háblanos un poco de tu escuela. ¿Cómo surge la iniciativa? ¿Cómo la pones en práctica?

R. Yo estaba en Madrid y me encontraba un poco quemada con la fotografía de moda. Me di cuenta de que en Sevilla había un sector del mercado que estaba sin cubrir y es que las escuelas de Sevilla, que tengo que decir que son todos compañeros, tenían una carencia que yo no veía en Madrid y es que no tenían medios. Me puse manos a la obra y gracias al dinero que había ahorrado, formé una escuela dotada de mucha tecnología, ordenadores Mac y muchas cámaras fotográficas para que mis alumnos pudieran llevar a cabo sus trabajos. Al iniciar el curso los alumnos firman un papel y yo les doy una cámara para que ellos puedan hacer fotos tanto en las horas del curso como fuera. Si el curso dura cinco semanas, puedes llevarte la cámara durante ese periodo. Por otro lado quería trabajar bajo mi propia filosofía y qué mejor manera que una escuela de fotografía bajo mis parámetros.

P. ¿Con qué equipo trabajas? ¿De qué parte de tu equipo no te querrías desprender jamás? ¿Alguna cámara u objetivo que adores en especial?

R. Ahora tengo una 5D y estoy encantada, me compre una 3DX, y la vendí porque no tenía nada que envidiarle a la 5D. Me hice con este último modelo como segunda cámara puesto que tenía la 1D, que es mejor, pero estoy encantadísima con ella y no la cambiaría por nada.

P. ¿Qué fotógrafos han influido en tu trabajo?

R. En primer lugar mi padre. Luego uno de mis fotógrafos favoritos es Richard Avedon, me encanta el movimiento de sus fotografías y Jean Baptiste Mondito, un magnífico fotógrafo de moda.

P. ¿Algún fotógrafo andaluz que admires?

R. Alex Catalán, que es director de fotografía.

P. ¿En qué galería andaluza te gustaría exponer?

R. Me gustaría exponer en el I+CAS de Barqueta (Sevilla) y me gustaría también hacer una exposición al aire libre en la Plaza del Pumarejo o en Plaza Nueva.

P. ¿Cuál es el sello de Concha de la Rosa? ¿Qué hace diferentes tus retratos?

R. Yo creo que es la pasión que le pongo, a los retratos y en general a todo lo que hago.

P. ¿En qué galerías has expuesto tus trabajos?

R. Pues he expuesto en Madrid, en Barcelona y en Londres. Ese fue uno de los motivos que hizo que me viniera de Madrid. Tenía un contrato de exclusividad y confidencialidad en retratos de moda con la agencia para la que trabajaba. El primer año y el segundo expuse bastante, pero el contrato se fue restringiendo y llegó un momento que para mis superiores moda era todo, no podía exponer ningún trabajo. Aquí en Sevilla la última exposición que hice fue en Sevilla Foto.

P. ¿Qué proyectos tienes a la vista?

R. Estoy maquinando cosas para hacer un trabajo en PhotoEspaña, el proyecto se llama Identidades y es una iniciativa a la que aún le queda bastante. Mi idea es hacer otro concepto de Identidades. Por ejemplo, cerca de donde vivo hay una droguería clásica de las de toda la vida, de las que ya apenas se ven. Un señor con cerca de 70 años que ha visto pasar su vida delante de ese mostrador, ha sobrevivido a la globalización y a todos los cambios que hemos experimentado en los últimos años. Para mí eso es identidad, eso es rebeldía. Ya he estado con él haciéndole las pruebas de luz y ha salido todo genial. También hay otra tienda de zapatos en la Cruz Verde que me gustaría proyectar.

Enlaces






1 comentario

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 22 Noviembre 2014 a las 7:50, Mitchell dijo...

underpins@ham.reconstructed” rel=”nofollow”>.…

ñýíêñ çà èíôó!…



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design