REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Enrique Aguirre Aves

“La primera vez que vi una colonia de pingüinos emperadores, era tan remota e increíble, que me senté a llorar durante dos o tres minutos. Estaba a menos 25 grados y mis lágrimas se congelaban mientras caían”. El fotógrafo malagueño Enrique Aguirre recuerda emocionado ése y otros momentos mágicos desde su Estudio 107 de San Francisco (EE UU). Reconectamos con él para descubrir qué narices está haciendo ahora.


Por:  Cecilia Bogaard
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Fotógrafo de la naturaleza
Nació: en 1969 (Málaga)
Ubicación: San Francisco, California
Destaca por: conmovedoras imágenes y sensata personalidad
¿Sabías que? diseñó el logo de Tertulia Andaluza

El que fue diseñador gráfico de Marbella en otra vida, abandonó la Costa del Sol en 2006. Ahora Aguirre se encuentra en los Islais Creek Studios de San Francisco, la mayor concentración de artistas de los EE.UU. Sólo un vistazo a su blog es suficiente para que cualquiera se ponga verde de envidia: La Patagonia, la Antártida, Hawai, Florida, Alaska… Un viaje a Nueva Zelanda en 1999 le inspiró para tomarse toda esa tontería de la fotografía en serio. Desde entonces no ha echado la vista atrás.

P. ¿A qué animal te sientes más unido?

R. Eso es fácil (muestra un tatuaje de un pingüino en su brazo). Hay una dualidad en el pingüino: pasa casi todo su tiempo en el agua. Ahí es muy elegante: nada y es un depredador feroz. Hay un montón de peces, krill y calamares que están aterrorizados por los pingüinos. Pero cuando llegan a la tierra, son adorables y bobalicones, dan ganas de abrazarlos. Se caen a menudo y parece que llevan un traje. ¡Tienes que quererlos a la fuerza!

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


P. ¿Qué haces para conseguir captar el momento perfecto, el de la magia de la imagen?

R. Me entrené con el diseño gráfico, con lo que tiendo a simplificar mis imágenes. Intento definir el lugar o la especie con la que trabajo a través de mi propio estilo. Busco una luz especial o una conexión con el animal a través del contacto visual y espero que haga algo específico. Por ejemplo, el Albatros Errante dormido representa el ‘descanso del guerrero’. Este pájaro sobrevuela el océano durante diez meses al año y puede recorrer 15.000 millas en dos semanas. Pero cuando está descansado ¡es tan sereno y pacífico! Tiene que ver con pequeños detalles. A veces puedo volver a un lugar cinco o seis veces y no encontrarlo.

P. ¿Alguna vez echas de menos a ese manatí que fotografiaste suspendido en el agua?

R. En las fotos que funcionan siempre hay una conexión especial con el animal y llegas a extrañar eso. Ese manatí nadó hacia mí como una aparición que salía del agua turbia. No son los humanos los que los cazan, pero somos su único depredador: envenenamos su agua, les golpeamos con nuestros barcos… Y aún así, este animal fue lo suficientemente inocente para acercarse y hacerme un repaso. Fue un gran honor. A veces pueden llegar a abrumarte cuando están en tierra firme. Ver una colonia de pingüinos emperadores era una posibilidad tan remota y maravillosa, que la primera vez que la ví me senté y lloré durante dos o tres minutos. Estaba a menos 25 grados y mis lágrimas se congelaban mientras caían.

P. ¿Qué esperas que logren tus imágenes? ¿Eres un rebelde con causa?

R. Tengo que fotografiar según mi propio estilo y mis creencias. Debemos comunicar el mensaje que el planeta necesita. Ya le hemos dañado lo suficiente. Necesitamos proteger ciertas áreas. Una forma de lidiar con esto es con un tratamiento de choque, pero al final la gente se insensibiliza al drama, a toda esta fealdad, a la muerte y la destrucción. Pero una cosa que nos logra tocar de vez en cuando es la belleza. Si te muestro un lugar que ha sido destruido por el hombre y después te muestro otro intacto, probablemente estarás más dispuesto a proteger al que todavía se puede salvar. Ésa es mi responsabilidad: mostrarte los lugares tal y como deberían estar para asegurar que quieras mantenerlos así.

P. Entonces, ¿no tomas imágenes de destrucción medioambiental?

R. Una imagen vale más que mil palabras. Quiero dar una impresión positiva de que las cosas se pueden arreglar y proteger. Asistí a una conferencia de Sebastiao Salgado en San Francisco. Cuando hizo sus proyectos Migration y Worker, todo su trabajo versaba sobren gente explotada. Era tan deprimente que se ponía físicamente enfermo tras cada misión. Llegó al punto en el que no quería salir y tomar fotos. Cuado comenzó con Génesis, un proyecto sobre la naturaleza y el planeta, volvió a tener energía. Cada vez que salgo a hacer un reportaje, tengo que tratar con la destrucción de hábitats y la desaparición de las especies. No quiero terminar dejando de tener ganas de hacer fotografías.

P. ¿Qué se siente al volver a la ciudad después de una de tus expediciones?

R. Es bueno volver a casa y dormir en tu cama, pero también hay un lado malo: el tráfico, el ruido, la polución y que haya gente por todas partes… Está bien los primeros días, pero después te entran ganas de volver al campo. Ahora mismo estoy pasando por eso. No he estado en la naturaleza desde mi viaje a Alaska de agosto. Estoy harto de la ciudad y necesito unos días en una tienda de campaña fría y sucia mientras veo atardeceres.

P. ¿Te sientes diferente al enfrentarte a una persona en vez de a un animal a través de la lente?

R. Puedo ser bastante tímido. Un animal actúa de una forma predecible que se puede interpretar. Con los humanos es más difícil. Tienes que esforzarte para crear una conexión y llamar su atención. Los animales no son conscientes de la cámara. Las personas sí y se ponen una máscara.

P. En tu página Web has separado los retratos de la fotografía de naturaleza.

R. Los he separado por el marketing. Son productos que se dirigen a dos tipos de clientes totalmente diferentes. Tiene que ver con enfocar el producto a su público objetivo.

P. ¿Cuánta belleza se pierde de la realidad a la imagen?

R. Yo sólo te muestro una décima parte de un segundo de lo que ocurría en un lugar en un momento particular. Pero probablemente haya estado sentado allí durante 90 minutos viendo la luz cambiar encima de las montañas y del paisaje, sintiendo el cambio de temperatura y escuchando a los pájaros cantar. Eso no lo puedes mostrar. Lo he intentado.

P. Tus fotografías muestran una gran atención por los detalles. ¿Cómo preparas y realizas una imagen en condiciones desfavorables?

R. Algunos viajes los empiezo a planear hasta nueve meses antes. Investigo lo que otros fotógrafos han fotografiado en la zona, miro mapas meteorológicos, gráficos solares… Intento predecir dónde voy a querer que estén las nubes y el sol y cuándo van a ser probables esas condiciones. Cuando monto todo, tengo en mente todos los elementos que quiero llevar a la imagen. Aún así, también me gusta dejar el marco un poco a la improvisación. Puedo ser muy obsesivo: vuelvo una y otra vez hasta conseguir lo que quería.

P. ¿Qué opinas sobre la conservación y preservación de hábitats naturales?

R. Ellos estaban aquí antes, o por lo menos, la mayoría de ellos. Tienen los mismo derechos que nosotros y ya hemos hecho suficiente daño al planeta. Necesitamos respetar los hábitats de otras especies: utilizar menos, consumir menos, producir menos y tirar menos. Cada especie viva tiene el derecho a existir y prosperar.

P. El Gran Lote de Basura del Pacífico ¿Realidad o ficción?

R. ¡Oh! Es la realidad. Y no es el único. Hay pequeñas islas de basura en todos los océanos. He estado en localizaciones extremadamente remotas que sólo reciben a unas cien o doscientas personas al año, en contraste con los más de 6 millones que vuelan a la Costa del Sol. Caminas por una de sus playas a más de doce mil kilómetros del pueblo más cercano, y aún así, la playa está llena de basura. Lo he visto en el Atlántico, en el Pacífico y en casi todas las islas alejadas en las que he estado. Se componen de la basura arrojada desde los barcos, arrastrada al océano tras tormentas y de la que no se deposita en el lugar que le corresponde. Al final se acumula en los océanos o se encuentra estas islas. Es como el efecto mariposa: comes comida basura en Marbella y algún pingüino termina con el tenedor de plástico formando parte de su nido.

P. ¿Qué te llevó a probar el mundo submarino?
R. Sencillamente llegué a un punto donde sentí que sólo estaba viendo media parte del cuento. Éste es mi último objetivo personal.

P. Fuiste un entusiasta temprano de la fotografía digital, mientras otros profesionales daban un respingo cuando oían hablar de ella.

R. Porque no soy un fotosnob. Busco herramientas que me hagan la vida más fácil para que me pueda concentrar en tomar fotos y desarrollar mi estilo. Con la digital no tengo que preocuparme de llevar carretes o de procesarlos. Podría sermonear y decir que con la digital no se usan químicos y no se gastan carretes, pero al final del día tiene que ver con la comodidad.

P. ¿Es importante asociarse con agencias como Getty Images o AGE Fotostock?

R. Depende de tu plan de negocios. Hay un número limitado de publicaciones de naturaleza. Necesito llegar a un mercado más amplio como calendarios y libros. No puedes estar en la oficina y en el terreno a la vez, te toma demasiado tiempo. El estar con una agencia me permite ganar dinero sin tener que estar en la oficina llamando a los clientes.

P. ¿Con qué experiencia te has llegado a cagar de miedo?

R. Llegamos a Fortuna Bay en Islas Georgias del Sur. Mientras el equipo fotografiaba pingüinos, una de las guías y yo vimos un albatros tiznado hacer un vuelo postnupcial y aterrizar a unas tres millas. Le perseguimos a lo largo de la playa, subiendo una colina y cruzando un barranco. Terminé parado en un saliente sobre un acantilado, con una mochila de 20 kilos a la espalda, una lente larga y un trípode a aproximadamente diez pies del albatros. Llevaba un rato fotografiándolo cuando me di cuenta de que la tierra bajo mis pies no era estable y de que me estaba resbalando. Mi extraña posición no me permitía darme la vuelta y volver atrás. Cada vez estaba más inclinado. Los veinte minutos que pasaron hasta que logré hacer una caída controlada fueron angustiosos. Estaba a cuatro días en barco hasta el hospital más cercano. Podía haber muerto por un puto pájaro. Era uno de esos momentos en los que me quedo demasiado ensimismado en lo que estoy haciendo.

P. Oceanía, la Patagonia, la Antártida… Si tuvieras que decidir, ¿qué lugar protegerías a toda costa?

R. Me gustaría decir que a todos, pero si me vas a obligar, elegiría las Islas Subantárticas de Nueva Zelanda. No pintamos nada allí y ahora es lo más cercano a lo salvaje que existe. Es un hábitat único de anidamiento de cinco o seis especies de pingüinos, leones marinos, focas, elefantes marinos… Podemos visitarlas, pero no hacen falta hoteles, puertos, molestos aeropuertos, ni ninguna clase de resorts de ‘todo incluido’ en forma de palmera. Dejémoslo como está. Quedémonos en los barcos y mantengamos el bajo impacto medioambiental.

P. ¿A qué fotógrafo admiras más?

R. Tengo un problema con los héroes. Todos somos humanos y tenemos nuestros defectos. Me han influenciado Ansel Adams, Art Wolf, Galen Rowell, Frans Lanting…. Es imposible no haber sido expuesto a su trabajo y que te hayan afectado de alguna forma. Marcos G. Meider de la Costa del Sol también ha sido una gran influencia.

P. ¿Por qué dejaste Málaga?

R. Fue por una chica. “La culpa es de la chica”.

P. ¿A cuánto has tenido que renunciar por tu pasión por la fotografía?

R. Me ha costado por lo menos una relación. No puedo estar con mi familia y mis amigos, no puedo asistir a las comidas familiares de los domingos. Tenía una empresa de diseño gráfico de éxito con la que ganaba mucho dinero. Tenía mi propia casa y un buen coche. He tenido que dejar atrás muchas cosas para ver los lugares que fotografío. Casi se podría decir que he cambiado posesiones materiales por experiencias. Prefiero eso a trabajar 60 horas a la semana para adquirir posesiones.

P. ¿Y ahora qué?

R. En 2010 voy a dirigir unos talleres safari para hasta ocho personas a algunos de mi lugares favoritos, como Florida, las Islas Malvinas, las Montañas Rocosas y los desiertos de California. En lo personal, iré a la República Dominicana para hacer snorkel con la ballena jorobada y fotografiarla bajo agua. Es mi droga fotográfica: mi gran chute de aventura para el año.

P. Después de toda una vida viajando a lugares inauditos, ¿qué va a ocurrir cuando la edad no te permita hacerlo más?

R. Siempre he dicho que subiré montañas mientras mis rodillas me lo permitan, y visitaré París cuando no lo hagan. París siempre va a estar ahí. A veces pienso que la ‘opción-James-Dean’ es la mejor (ríe). Pero en serio, la fotografía tiene muchos campos y opciones. Encontraré algo. Cuando entreno bien puedo correr 40 Km. por semana y caminar durante 9 días en las altas sierras de California, a más de 10.000 pies con una mochila de 40 kilos a la espalda. Creo que puedo sacarle otros 20 ó 25 años a este cuerpo.


¿Cómo llegar?


Enrique R. Aguirre Aves
Studio 107
Islais Creek Studios
1 Rankin St.
San Francisco, CA 94124
T: 001 415 309 0480


View Tertulia Andaluza in a larger map

Enlaces






3 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 24 Noviembre 2009 a las 8:38, Guille dijo...

Gran entrevista, ¡y enormes fotos!


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 4 Julio 2010 a las 9:38, Pipín dijo...

Es normal que se emocionase viendo los pingüinos pues eran parientes suyos por parte de su familia materna. :-)


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 26 Mayo 2011 a las 1:10, Margaret dijo...

I didn’t know his work. I want his life. What luck to travel the world and get to know such diverse locations. And what talent to be able to depict it on film!



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design