REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Escritor, poeta, teólogo sevillano
Nació: 11 de julio de 1775 (Sevilla)
Murió: 20 de mayo de 1841 (Liverpool)
Destaca por: su mentalidad aperturista y osadamente crítica hacia España
¿Sabías que? White es sólo un alias heredado de su padre, vicecónsul inglés en Sevilla

José María Blanco White

“Una vida dedicada a combatir la intolerancia” reza una placa en su casa natal de Sevilla. Una vida que disfrutó en Inglaterra porque España no estaba preparada aún para aceptar sus ideas. Enervó a la Iglesia y criticó sin tapujos el retraso de su país. Si se hubiera quedado “le hubieran ejecutado”. Se fue y pasó a formar parte de la historia de la literatura inglesa. En España apenas se reconoce su figura. De momento.

Por: Lakshmi I. Aguirre

Finales del siglo XVIII. Un hombre sevillano de sangre irlandesa es ordenado sacerdote. Renuncia a los cuatro años. Huye a Inglaterra durante la Guerra de la Independencia, desde donde critica el retraso de su país y a la Iglesia Católica en varias publicaciones y ensayos. Todos ellos se prohíben en España.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


En su nuevo hogar se convierte al anglicanismo y después al unitarismo. Ejerce de traductor, escritor, profesor universitario y poeta prerromántico, en clara oposición al clasicismo poético español, que calificaba de “anquilosado”. Muere en Liverpool, lejos de su Sevilla natal, por elección propia. Sus versos han pasado a formar parte de las antologías de la literatura inglesa, mientras que en España el nombre de José María Crespo ‘Blanco White’ apenas se reconoce, como el de todo buen profeta. Antonio Cascales, profesor titular de la Universidad de Sevilla y experto en la materia, reivindica esta figura irreverente.

P. ¿Por qué luchaba Blanco White?

R. Por una cristiandad sin Iglesia, sin obispos ni curia ni pontífices. Por la restauración cultural de su pueblo. Por la libertad de opinión y conciencia.

P. ¿Es un personaje conocido en España?

R. Ignorado durante generaciones, retorna a comienzo de los años setenta del siglo pasado y se convierte en un ejemplo para la generación que entonces salía de la Universidad. Un ejemplo de calidad literaria, agudeza crítica y espíritu independiente.

P. ¿Cuál de sus facetas es más reconocida? ¿Poeta, teólogo o periodista?

R. Como poeta en lengua inglesa, el soneto Night and Death fue calificado por Coleridge como “the finest and most grandly conceived sonnet in our language”. Como teólogo marcó la formación del joven John Henry Newman, aunque alcanzara su mayor resonancia con obras polémicas de crítica al catolicismo romano como Practical and Internal Evidence against Catholicism o bien The Poor Man’s Preservative against Popery: addressed to the lower classes of Great Britain and Ireland. En España, la cultura académica oficial ha tendido a recluirlo en el apartado de escritor costumbrista.

P. Y es que en Cartas desde España, recorre costumbres arraigadas de España como el toreo o la Semana Santa. ¿Lo hace desde el orgullo o desde la crítica?

R. Curiosa y significativamente, se muestra a la vez como un gran conocedor de esas fiestas y costumbres, como un sevillano orgulloso -por ejemplo, de su catedral- y como un severo crítico.

P. ¿Por qué se fue de España?

R. No soportaba ni la presencia del invasor francés en su patria, ni la prepotencia de los frailes que alimentaban la resistencia y orientaban el rumbo político de España.

P. ¿Qué cree que hubiera sido de él si se hubiera quedado?

R. Probablemente hubiera conspirado contra el absolutismo de Fernando VII, y hubiera sido, como tantos otros, ejecutado.

P. ¿Su tendencia a lo religioso fue una imposición familiar o constituyó una elección propia?

R. La opción por la vía sacerdotal suponía, desde luego, la felicidad de su madre pero también la puerta abierta a una formación en humanidades. Don Guillermo [su padre] le inculcó un catolicismo medieval, de mortificaciones y ritos interminables, del que finalmente logró liberarse.

P. Criticó a la Iglesia en repetidas ocasiones, ¿pero renunció a ella?

R. Prescindió de ella. Tenía una fe firme y una conciencia recta, implacable.

P. ¿Cuál es la clave para entender la cambiante actitud de Blanco? De la Iglesia Católica a la Anglicana, después a la Unitarista…

R. Su insobornable libertad de espíritu.

P. Desde El Español, y antes desde El Semanario Patriótico, criticó a los invasores durante la guerra con Francia, abogó por la independencia y denunció el dogmatismo de la Iglesia. ¿Hay algún testimonio de cómo se veía esta labor desde Inglaterra? ¿Cómo se valoró en su nueva residencia?

R. Fue muy respetado y querido por los espíritus más abiertos y menos convencionales, como Lord Holland. Con el paso del tiempo, evolucionó desde un cierto jacobinismo hasta el corazón de la mentalidad Tory, en Oxford. Como dice su mejor biógrafo, Martin Murphy, “Blanco had escaped from the land of Throne and Altar only to find himself in that od Chruch an King” [Blanco ha escapado de la tierra del Trono y el Altar sólo para encontrarse en la de la Iglesia y el Rey].

P. ¿Fue el nacimiento de su hijo ilegítimo con Magdalena Eguaya otra razón para la prohibición de su obra en España?

R. No me consta. Fue anatemizado por su descripción de la vida de las monjas de clausura en las Cartas de España, y sobre todo, por el Practical and Internal Evidence against Catholicism y el The Poor Man’s Preservative against Popery: addressed to the lower classes of Great Britain and Ireland.

P. ¿Qué se conserva de sus obras en España tras tantas prohibiciones?

R. Si nos referimos a manuscritos, muy poco. La mayoría está en la Sydney Jones Library, Universidad de Liverpool, en la British Library de Londres y en diversos colegios de Oxford –All Souls, Bodleian, Manchester, Oriel…-. También hay una muy importante colección de papeles en la University Library de Princeton. En la Biblioteca Universitaria de Sevilla se conserva la prueba de su ‘limpieza de sangre’, necesaria para ingresar en el Colegio de Santa María de Jesús.

Cual tañedor de armónico instrumento
Que deseando complacer, lo mira,
Hiere al azar sus cuerdas, y suspira
Incierto, temeroso y descontento;

Si escucha un conocido, tierno acento,
Anhelante despierta, en torno gira
los arrasados ojos y respira
Poseído de un nuevo y alto aliento,

Tal, si aún viviese en mí la pura llama
Y el don de la divina poesía,
Pudiera yo cantar a tu mandado;

Mas el poeta humilde que te ama,
Teme tocar ¡oh María Ana mía!
Un laúd que la edad ha destemplado
.

(A Doña María Ana Beck)

Visitas clave


Calle Jamerdana de Sevilla
Calle en la que nació el pensador y en la que se colocó una placa que reza: "Una vida dedicada a combatir la intolerancia".


Bibliografía


Estos títulos relacionados con José María Blanco White pueden interesarte.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2020 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design