REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Luis Castilla

Héctor Garrido realiza una nueva entrevista de su serie Ojo por Ojo. Diálogos sobre la fotografía. En esta ocasión, nos presenta a Luis Castilla: Fotógrafo entre bambalinas.


Por:  Héctor Garrido (CSIC)
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Fotógrafo
Nació: en Canarias
Ubicación: Sevilla
Destaca por: haber consagrado su carrera profesional a la fotografía de la artes escénicas andaluzas
¿Sabías que? durante 18 años ha hecho el seguimiento fotográfico del Mes de Danza de Sevilla

“Oiga, señor, ¿nos echa una foto?”. Un ruidoso grupo de chicos interrumpió así la conversación que desde hacía rato mantenía con Luis Castilla en una terraza sevillana. Pedían que plasmáramos en una fotografía su camaradería eterna ante su mesa plagada de cervezas vacías. Después de que les hiciéramos una primera fotografía, una de las chicas se adelantó para darnos instrucciones del cómo hacer una foto:

-Oiga, debe colocarse un poco más a la izquierda, ya que si no esta columna me tapa la cara y no se me verá.

Tras seguir fielmente sus dictados y habiendo disparado la segunda fotografía (primero hubo que buscar el botón de disparo en la diminuta y colorida cámara), de pronto, la actitud de posado del grupo se deshizo y comenzó a mostrar su cara más interesante. Aunque ya no había nadie haciéndoles (o echándoles, como dijo ella) fotos que lo atestiguaran.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Siempre me ha llamado la atención el uso del verbo echar a la hora de hacer fotografías. A mi parecer, al menos en este caso, llega a tener una significación, o al menos una sonoridad, casi despectiva. Pero puestos a aclarar esto, he dedicado un rato a pensar los posibles usos correctos del verbo y he dado con todos estos: poner, añadir (ejemplo: echar azúcar), mover (echar a un lado), servir, dar (echar agua), sacar, expulsar (echar de casa), entregar (echar una carta), lanzar, poner (echar una firma), tumbarse (echarse al suelo), cargarse de algo (echarse novia), afianzarse (echar raíces), untarse (echarse crema), hacer el amor (echar un casquete)… Desde luego que parece que es un verbo comodín. Quizás no tanto como el verbo coger (que me disculpen los lectores de América del Sur, pero escribo desde España, donde este verbo significa muchas cosas menos la que ustedes piensan ahora). Pero en resumidas cuentas, la Real Academia acepta que “echemos” una foto, siempre que sea en tono coloquial. En el caso del diálogo callejero de hoy, lo era, creo. Pero me parece interesante el paralelismo que existe entre la expansión de este uso del verbo en su forma coloquial y la popularización de la fotografía, quizá también de una forma tan intrascendente como si fuera coloquial.

Y, claro, la conversación, que desde hacía rato mantenía con Luis se ha escorado justo en este punto de la navegación:

Luis Castilla: Se ha popularizado tanto la fotografía gracias al desarrollo tecnológico y el acceso a las redes de comunicación que todo el mundo lleva una cámara en el bolsillo, con algunas incluso se puede hablar por teléfono. Pero todo ese desarrollo no ha ido paralelo al desarrollo de la percepción. Se generan miles de imágenes a diario y creo que tanta saturación hace más complicado, para la gran mayoría, discernir entre lo banal y lo simplemente interesante.

…Y a veces ni siquiera entre lo interesante y lo sublime.

Para mi, Luis Castilla es un referente en la fotografía por su fidelidad formal. A mi modo de ver, Luis encontró, como fotógrafo, un camino de expresión claro y bien definido, muy al principio de su carrera, y se ha mantenido firme en él. Quizá su primer embite profesional en El Correo de Andalucía en 1990 tiene mucho que ver en ello. Su sello está claramente impreso en cada una de sus fotografías. De hecho, me ha ocurrido en alguna ocasión que me he topado con fotografías expuestas y he reconocido a Luis antes de ver su nombre impreso. Me ocurrió así con una exposición sobre los niños músicos de la Fundación Baremboin-Said en la Plaza Nueva de Sevilla y también con unas gigantografías que se exhibieron hace años en la Plaza de la Alameda de Hércules, con motivo del festival Sevillafoto, también en Sevilla. Otro fotógrafo sevillano con quien me ocurría algo así era Atín Aya. De hecho, Atín ha sobrevolado varias veces nuestro encuentro de hoy, colándose, con derecho propio, varias veces en nuestra conversación. Por algo eran amigos Luis y Atín. Algún día hablaremos del gran Atín Aya en estas páginas.

Pero volviendo a esa forma de fidelidad formal de Luis, nuestra conversación me desvela algunas de sus claves, cuando le pregunto por qué el blanco y negro.

L. C: Para mí de alguna manera el blanco y negro sintetiza la imagen, además de crear un mundo singular, alejándose en parte del mundo real.

Mis comienzos en fotografía fueron en blanco y negro y pasé muchos años trabajando en el laboratorio. Supongo que esto me ha marcado, como me ha marcado conocer la obra de los fotógrafos clásicos. Pero además de esto, encuentro en el blanco y negro un terreno en el que algunas de mis fotografías tienen que estar. Para mí, de alguna manera, la imagen te pide estar ahí. En ocasiones me ocurre al ver la imagen ya hecha, pero en la gran mayoría de mi trabajo, en su planteamiento previo, viene marcada la linea estética final, si voy a trabajar en blanco y negro o color o qué tipo de tratamiento en edición va a tener.

De hecho es así. Los trabajos de Luis Castilla suelen moverse dentro del universo del blanco y negro, aún cuando son en color. Hay algo en sus fotos en color, que, bien en texturas, o bien en falta de saturación, o bien en el alma propia de la fotografía (ese puñetero valor indefinible que las convierte en arte), las hace ser percibidas como si de blanco y negro siempre se tratara.

L. C: En mi trabajo el color me interesa como un elemento más con el que tengo capacidad de alteración de la imagen. Quiero decir que, en algunos casos, me interesa mucho cómo transformar o, más bien, cómo crear una realidad propia a través de la manipulación del color o el uso de elementos como las texturas. En definitiva, por encima del tratamiento estético y del uso que se haga de todos los elementos que conforman la imagen, me interesa la fotografía que se genera en la cabeza, me interesa mucho todo ese proceso previo en el que la imagen se va formando en una idea mucho antes de formarse en el sensor de la cámara.

Tras muchos años picando en la misma mina, Luis Castilla es hoy un referente indiscutible en la fotografía de las artes escénicas andaluzas. Ha desarrollado su trabajo para el Teatro Central de Sevilla, el Teatro Lope de Vega, el Centro Andaluz de Teatro, la Compañía Andaluza de Danza, la Orquesta Joven de Andalucía, la Fundación Barenboim-Said, la Bienal de Flamenco de Sevilla, además de para muchas otras compañias de teatro y danza. Pero hay un trabajo con el que se identifica especialmente y es la muestra Internacional de Danza Contemporánea Mes de Danza. Luis es parte de la estructura del festival desde sus orígenes. Ambos se han ido construyendo mutuamente, moldeando y perfeccionando en más de quince años de vida conyugal.

L. C: Como dices, he tenido la oportunidad, y la suerte, de haber trabajado en espacios y proyectos en los que me he desarrollado y he aprendido a moverme y a encontrar un tipo de fotografía propia y que por sí misma tuviera interés. Nunca me ha interesado la fotografía sin intención que muestra de manera objetiva lo que esta ocurriendo, y tampoco me ha cortado tener una mirada excesivamente subjetiva. Me interesa como fotógrafo ser parte de la imagen, no limitarme a capturar. Va un poco en relación con lo que comentaba antes sobre el proceso previo en el planteamiento de la fotografía. Aunque pueda parecer poco coherente, en este tipo de fotografía de espectáculos, que a veces se acerca más a lo documental, también existe ese proceso previo de reflexión: necesito detenerme, aún no sabiendo qué va a ocurrir, e intentar generar una idea de lo que la imagen puede ser, anticiparme y pretender. A veces se dispara la acción por un lado que no esperas y todo ese proceso se queda en el aire, pero a veces coinciden todos los elementos y encima tú estás ahí para tomarlos. Entonces aparece una buena fotografía.

Quizás es en el terreno de la danza donde encuentro el mejor de los campos para el desarrollo de todo este proceso. Como decías, tengo la suerte de trabajar para el Festival Internacional Mes de Danza de Sevilla desde hace muchos años, lo que me ha dado oportunidad de entrar en contacto con propuestas muy diversas, que han hecho que me interese muchísimo el trabajo fotográfico relacionado con esta disciplina. A la vez, la fotografía de danza me resulta de lo más complicado y quizás por eso de lo más atractivo. Tiene esa mezcla de instantes de belleza con la inmediatez y la velocidad con la que se generan las imágenes.

Aunque pueda parecer excesivamente reflexivo con todo ese rollo del proceso, creo que mi forma de trabajar se reduce en parte a tener incorporado todo ese proceso, olvidarlo sin dejar de tenerlo en cuenta, conectar con lo que ocurre delante de ti y hacer caso al impulso que se genera justo un momento antes del disparo.

¿Excesivamente reflexivo?… Ojalá muchos fotógrafos pasaran por los momentos febriles del proceso creativo anterior al disparo.

En este punto de la conversación nos hemos enfrascado en ejemplos concretos de nuestros propios procesos creativos. Es un tema que justo en este momento de mi carrera me interesa especialmente. Esta semana acabo de entregar a imprenta un trabajo que me ha tenido inmerso durante un año entero en un febril proceso creativo. Y, por ello, no es casualidad que hoy esté tomando café con Luis Castilla. Mi trabajo ha consistido en retratar a los 100 personajes fundamentales de la cultura cubana. Las artes escénicas y la danza han estado, por supuesto, muy presentes en este último año en mi vida. Así que, casi sin querer, hemos perdido el norte de la conversación y, poco a poco, el mantel de papel se ha comenzado a llenar de esquemas compositivos y de planteamientos alrededor de imágenes concretas.

Pero finalmente Luis Castilla acaba restando importancia a todo lo que hace. No llego a saber si es plenamente consciente del valor testimonial que su obra va a dejar en herencia. Será, en el futuro, como un catálogo, como un muestrario, de lo que se hacía aquí y ahora en torno a las artes escénicas. Es, sin duda, una gran obra. Y además de su valor testimonial, en cada una de sus fotografías está presente el fotógrafo. Es, a mi juicio, lo que diferencia al que echa una foto del que la hace, del que la construye y la acerca al proceso creativo propio del arte. En ese internet de todos que todo lo contiene, he encontrado una perla de Luis, que contestando a unas alabanzas por un premio concedido, sentenció así: “A ver si es que voy a ser artista y no me he enterado”.

Enlaces






5 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 29 Mayo 2012 a las 13:26, Genesis Lence dijo...

Felicidades por la entrevista. Pura admiración es lo que siento…


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 31 Mayo 2012 a las 8:00, José Luis ALMUNIA dijo...

Tal vez sea interesante indicar que en algunas partes de Galicia, sobre todo en el ámbito rural se dice QUITAR UNA FOTO. Recuerdo un famoso cirujano oftalmólogo con el que trabaje hace tiempo que siempre me gritaba cuando estaba haciendo algo interesante en un ojo: ¡Quítame, quítame esa foto!


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 31 Mayo 2012 a las 12:20, Jose Antonio dijo...

gracias tertulia por esta maravillosa serie de entrevistas


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 10 Diciembre 2014 a las 12:12, victor dijo...

gas@chops.riders” rel=”nofollow”>.…

ñïàñèáî!…


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 18 Diciembre 2014 a las 14:38, Kirk dijo...

sat@peptidases.lunion” rel=”nofollow”>.…

good!!…



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design