REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


MedioMundo Arquitectos

“No te puedes permitir dar solo el estándar,” subraya convencida Marta Pelegrín. Mientras el mundo del ladrillo del Sur cae en una parálisis instigada por la crisis, este estudio de arquitectos de Sevilla continúa poniendo en práctica conceptos como el de la ciudad inteligente. Nos encontramos con MedioMundo arquitectos en nuestras Tertulias en el ConTenedor.


Por:  Cecilia Bogaard
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Estudio de arquitectura
Nació: en 2005
Ubicación: Sevilla
Fundado por: Marta Pelegrín (Sevilla, 1973) & Fernando Pérez Blanco (Durazno, Uruguay, 1969)
Destaca por: su vocación de crear espacios que estimulen y motiven

P. ¿El nombre del estudio viene de lo alejado de vuestros orígenes?

R. Es una cuestión casi fortuita, que surgió de un viaje en tren a Cádiz. Leíamos sobre medio mundo, un conocido ‘conventillo’ o corral de vecinos de Montevideo. Tenía ese nombre porque allí caía todo el mundo: se reunía la gente, familias, artistas, había un gran caldo de cultivo cultural. Se destruyó y el artículo hablaba de su reconstrucción. Entonces nos planteamos: se puede reconstruir la arquitectura, ¿pero la humanidad que allí vive? Decidimos entonces generar una humanidad que pudiera ser el alma de ese tipo de espíritu.

P. ¿Qué trabajo o edificio te llevó a convertirte en arquitecta?

R. Más que una obra, para mí ser arquitecta es una actitud ante la vida. Si lo digo suena pedante, pero leía a Baudelaire y me resultaba reveladora su forma de enfrentarse a la vida. Katherine David, Antonio Negri y Ángel González, son actitudes en las que creo. En lo más material me interesa Pedro G. Romero, el colectivo BNV de Sevilla, el pintor y arquitecto Gerardo Delgado, Elena Mendoza… Gente cercana con la que tengo en común una manera de entender la vida. En los primeros años de carrera trabajé en Cruz y Ortiz Arquitectos, en el proyecto del Rijksmuseum en Ámsterdam. Ver cómo funcionaba el estudio me enseñó a hacer de lo que me gustaba una cosa seria, profesional, y que sirva a la gente. Cada cuatro semanas me iba de viaje y eso me daba la visión de un mundo en el que uno quiere existir. Eso lo he llevado a nuestro estudio: somos rigurosos y eficaces porque la eficacia también genera felicidad.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


P. MedioMundo maneja diversas escalas y temas, desde el diseño interior, el arte, hasta la planificación territorial. ¿En qué faceta os sentís más cómodos?

R. En dos campos: la edificación (construcción de edificios puramente arquitectónicos, desde su ubicación hasta el diseño interior) y la investigación. En ese sentido hemos intentado publicar las inquietudes intelectuales que nos mueven en revistas y en foros de debate, para mostrar nuestra opinión.

P. ¿Cuándo deciden Marta y Fernando montar un estudio de arquitectura?

R. Veníamos de trabajar con otros arquitectos haciendo concursos y pequeñas obras. Ganamos un concurso para hacer un cine-teatro en Vejer de la Frontera y como se empezó a construir, decidimos instituirnos como una pequeña empresa de arquitectura de manera muy colaborativa; con otros arquitectos, o agentes de ingeniería o culturales, que también alimentan el cerebro del estudio.

P. Una sevillana y un uruguayo. ¿Ha enriquecido vuestro trabajo el hecho de ser de orígenes distintos?

R. Claro que sí. Es muy importante entender que el conjunto de profesionales con el que trabajas, cuanto más ajenos son a tu formación, más cosas suma. También puede haber discordancias, en cuestión de estética o de formas de trabajar, pero gana lo que enriquece.

P. ¿Cuál crees que es el papel actual que cumple la arquitectura en la sociedad y cuál debe ser el enfoque que se le debe dar a un estudio de arquitectura?

R. La arquitectura debe atender a lo que ocurre en sociedad. Hay arte contemporáneo y arquitectura hechos para el espectáculo. Dos cosas absolutamente contradictorias: el espectáculo está hecho para morir y la arquitectura para perdurar. El arquitecto actual debe entender los asuntos que se están dando en el mundo, a nivel económico y material, no solo tener ideas bonitas. La arquitectura es materia bien organizada, pero hay que conseguir también el reestudio, desvelar para que la gente pueda aprender de nuevo qué son los espacios y cuestionarse los valores de habitarlos. No me gusta ser taxativa y definitoria. No sé qué es la arquitectura, pero miro alrededor y veo preocupaciones en otras personas, en determinados artistas, literatos que yo comparto y que me interesan… El que escucha y hace lo mismo, no ha conseguido escuchar. No te puedes permitir dar solo el estándar. El arquitecto es el único profesional que da liebre por gato, que da mucho más. Es una oportunidad, ¡una suerte! Hacer lo contrario sería poco honesto.

P. ¿Crees que los espacios físicos pueden mejorar a las personas?

R. Creo firmemente en eso, o no estaría haciendo arquitectura. Habría que evaluar cuánto es capaz de aprender el ser humano a través del espacio físico. El espacio para un niño no tiene dimensión. Los adultos sí tenemos restricciones: cerramos los ojos y sabemos cuál es nuestro espacio. Yo abogo por viviendas donde ese espacio esté y por aprender a reformarlas, a reinventarlas en función del ciclo de vida. La arquitectura no es ciencia: hay que conseguir que esos espacios estén en la cabeza de todos para reproponerlos.

P. ¿Qué idea o concepto motiva la participación en tantos concursos para diseñar edificios y espacios públicos, además de viviendas de protección oficial (VPO)? ¿Qué estáis intentando conseguir?

R. Hacer propuestas para mejorar determinados espacios, que tengan una función estimuladora o interesante. En MedioMundo incorporamos el concepto de la ciudad inteligente: queremos crear espacios en la ciudad donde hacer cosas creativas, donde la gente se estimule y esté motivada. Cualquier sitio puede ser una biblioteca, pero no una biblioteca estimulante. Por ejemplo, es precioso ver cómo la gente realmente usa la de Cañada del Rosal.

P. ¿Qué emociones te surgen cuando ves lo que está pasando en Andalucía a nivel urbanístico?

R. Una sensación de desconsuelo infinito. Nunca había creído en esto de las generaciones, pero ahora me doy cuenta de que hay una generación que se ha formado en la arquitectura de centros históricos, de recuperación de patrimonio, de intensificación de la ciudad central. La nuestra, con geógrafos, biólogos, ecólogos, arquitectos… está a favor de proteger el territorio.

En 1996 el gobierno central decidió reformar la Ley del Suelo: a no ser que se dijese lo contrario todo era urbanizable y esto supuso modificar todos los planes para preservar suelo para cultivo, paisajes, valores costeros, arqueológicos… La culpa no es de los arquitectos: hay una decisión política mal tomada. La catástrofe española desde el punto de vista de ‘urbanizar territorios’ es que la plusvalía no solo revirtió en un ciclo cerrado de construcción-hipoteca-banco; además, promovió que algunos arquitectos se formasen en instrumentación urbanística y política del territorio. Se han desarrollado un montón de planes con instrumentos legales, pero sin instrumentos de otras profesiones como biólogos, ecólogos, paisajistas (de hecho, el paisajismo no es una titulación en España). Es una generación entera que tenemos que conseguir frenar. Lo malo es que se ha consolidado. Ahora hay un nuevo trabajo: ¿qué hacemos con eso de una forma creativa?

P. La población mundial pasó hace pocos años a ser mayoritariamente urbana. ¿Cómo veis esto desde el punto de vista de la sostenibilidad?

R. Debe ser posible: la cuestión es cómo. El concepto de urbanidad tiene que ser revisado. No me interesa la ciudad si es un conjunto de personas que se mueven en una ciudad hormiguero en la que nadie necesita habitar. Una civilización más fragmentada es menos interesante que una ciudad construida con una relación más firme de compartir valores de urbanidad y ciudadanía, de producción y ocio, de cultura y educación. Confío en ese modelo. No es viable mantener una sociedad entre rural y urbana siendo claramente desigual.

P. Hay teorías que dicen que la humanidad debería estar en las ciudades y usar el campo para producir comida. ¿Eso no es parecido al infierno?

R. Ni las ciudades ni el campo pueden ser el centro de ocio. Los modelos pasionales de ciudad no son sostenibles ni solidarios: generan diferencias. El problema es el poco tiempo que dedica cada uno a su ciudad, no de consumo ni de disfrute, sino de reuniones en el barrio, de propuestas de mejora. La pregunta es si eso debería ser así. Si se lo delegamos a otros, no podemos pedir.

P. ¿A cuál de vuestras obras le guardáis un cariño especial? ¿Alguna en la que se haya plasmado vuestro pensamiento y haya sido usada como lo imaginasteis?

R. Por antigua, y por primera, el Cine-Teatro de Vejer de la Frontera. Al ser en el casco histórico, la Consejería de Cultura nos pidió infinitos informes, tuvimos muchísimos problemas. Estábamos convencidos de que iba a estar bien, pero nadie lo veía. Antes de entregar la obra, se metía la gente dentro, estaban como locos… Y después, la última obra: el CiberCentro Social de Macarena Tres Huertas, por pequeño y singular.

P. ¿Cómo influyen las charlas y conferencias en vuestro trabajo?

R. De una manera aclaratoria. Es importante conseguir ordenar ideas. Y el feedback: ver qué capacidad tiene el que escucha de recibir sugerencias.

P. ¿Como os ha afectado la crisis?

R. En 2008 era básicamente del sector privado, no nos afectaba. Ahora ha llegado a los concursos públicos: hay menos, se presenta mucha más gente y además, ahora cabe la posibilidad de que si ganas no se construyan los proyectos. Es una situación extraña.

P. ¿Vives o sueñas con vivir en algo diseñado por ti? ¿Me lo podrías describir?

R. Vivo alquilada en una casa de 1920. Es muy pequeña, pero esta muy bien pensada, no es que me guste porque sea antigua. Me gustaría conseguir reformar una nave industrial, pero no tener un producto mío donde vivir. Me basta con hacer tres reformas y que sea mío. Tunearlo.

P. ¿Algún arquitecto en Andalucía que no nos deberíamos perder?

R. Santiago Cirujeda, un compañero que ha puesto en práctica la ‘actitud’ de la que hemos hablado durante nuestros años de formación y trabajo.

P. ¿Un edificio?

R. El Centro de Arte Contemporáneo de Córdoba, de Enrique Sobejano y Fuensanta Nieto. Se está construyendo aún, pero puede que sea de los más interesantes que se hagan.


¿Cómo llegar?


MedioMundo Arquitectos
C/ San Salvador, 22 Sevilla, Sevilla
+ 34 954 230 372


View Tertulia Andaluza in a larger map

Enlaces






4 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 12 Febrero 2012 a las 18:08, Margaret dijo...

It’s fabulous to see the creativity brewing in Seville! After seeing their projects i can’t wait to follow their recommendation and go see the centre of contemporary art finished on my next trip to Cordoba.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 23 Febrero 2012 a las 20:54, José Carlos dijo...

Excelente entrevista. Gracias por mostrarnos que la arquitectura puede ser algo cercano y que hay en Andalucía gente que trabaja pensando en las personas.


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 4 Febrero 2015 a las 6:33, Arthur dijo...

roof@regain.jigger” rel=”nofollow”>.…

ñýíêñ çà èíôó!!…


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 5 Febrero 2015 a las 7:11, Matt dijo...

cratered@partisans.exceptional” rel=”nofollow”>.…

ñïñ….



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design