REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Miles Richmond

“Es bueno que la gente venga a ver tus pinturas y tus dibujos. Y digo ver y no mirar porque están llenas de movimiento. Son como ver a un pájaro surcando el cielo o a un animal escondiéndose en su madriguera”. El escritor John Berger describió con esa singular cadencia el trazo del pintor recientemente fallecido Miles Richmond.


Por:  Irene Ríos
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Pintor
Nació: 19 de diciembre, 1922 (Isleworth, Inglaterra)
Murió: 7 de octubre, 2008 (Inglaterra)
Destaca por: plasmar la luz y belleza de Ronda como nadie
¿Sabías que? era discípulo de David Bomberg desde los años 50

El pintor británico adoptado por Ronda, donde vivió gran parte de su vida, en una vieja posada del Barrio la Indiana, falleció en octubre 2008 a consecuencia de un cáncer con 85 años y su sonrisa pícara intacta. Objetor de conciencia durante la guerra, discípulo y amigo de David Bomberg, Richmond llegó por primera vez a España a principios de los años 50 para estudiar y pintar con su maestro. Este paso fue una relación íntima y crucial para Richmond, cuyo efecto sobrevivió largo tiempo después de la inesperada muerte de Bomberg en 1957.

Se movía como una gacela. Increíblemente ágil y con esa mirada penetrante que heredó toda su familia. Actuaba con una humildad imperdonable y siempre encontraba algo interesante a su alrededor. Era capaz de conversar sobre cualquier tema. En la retrospectiva de su obra que se mostró en Málaga en 2008 le pregunté cómo se sentía: “Me siento como el fantasma de la película El Arca Rusa de Sokurov que deambula alrededor del Hermitage en San Petersburgo. Mientras huelo las pinturas, vuelvo a la vida”.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery

Sus pinturas son tremendamente plásticas, físicas. Tan intensas que sobresalen del estrecho espacio del lienzo. En 1999 pintó, con 77 años y como muestra de agradecimiento, un mural de 30 metros en el la Universidad de South Bank. Lo hizo desde el tejado. “La sensación del Londres radiante es muy enérgica”, comentó.

“Quiero mirar la naturaleza desnuda y averiguar lo que tenemos en común. Veo que compartimos un campo de energías, un vasto campo de fuerzas electro-magnéticas, un infinito caos de inimaginables energías”. Esos ojos penetrantes de Miles Richmond veían lo invisible para otros.

El artista siempre creyó en los intentos apasionados por traspasar la realidad hasta cazar el alma de la naturaleza. “Se sabe, desde hace mucho tiempo, que hay más dimensiones de las que saltan a la vista”, decía. “Ronda fue el lugar idóneo para buscar la trascendencia del sentir”, exponía Richmond con admiración de la ciudad del Tajo (un paraje pintado por el propio artista muy a menudo).

Richmond disfrutó de una exposición retrospectiva en Ronda en 2006, pero posteriormente en 2008 la Sala Unicaja escogió una esmerada selección de pinturas. La obra El Estudio Rojo es una buena muestra que pulsa la mirada del pintor. “¿Qué sería yo si borrara todos mis pensamientos, esperanzas y miedos? No sería mucho, quizá sería un nada”, se respondía al pensar en el final.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2019 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design