REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Nacho Montoto

Un poeta que pudo haber sido autor de letras de carnaval. Un bloguero en paz tras una exhumación. Un articulista que espera la auténtica revolución social. Nacho Montoto es Cádiz, Córdoba y Sevilla, a partes desiguales. “Sólo puedo decir que no me van a mutilar. Aunque intenten silenciar mi palabra que es vida”. Una estrofa de un pasodoble adolescente que le describe.


Por:  Elsa Cabria
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Multitask: poeta, articulista y redactor de contenidos
Nació: en 1979 (Córdoba)
Ubicación: Sevilla
Destaca por: sus cuatro poemarios publicados, una novela poética, su blog Pajaritas de papel y su columna de opinión en el Diario de Córdoba
¿Sabías que? dirige Cain, una asociación sociocultural de Córdoba
Walter Benjamin batiendo las alas
sobre montañas de electrodomésticos ardiendo,
montañas de automóviles ardiendo,
montañas de publicaciones de la UNESCO ardiendo,
montañas de archivos secretos de los EEUU ardiendo,
el Manifiesto Comunista,
la democracia,
la Biblia y el Corán también arden.

Obsolescencia programada.

Paisaje efímero es el retrato de un poeta sin anestesia. Nacho Montoto está hastiado y por eso ha participado con este poema en la antología Poetas del 15 M (editorial Seneca). “Estoy 100×100 indignado con la editorial Destino, que ha conseguido una campaña de marketing brutal gracias al librito de Hessel”. El ‘librito’, ¡Indignaos!, un alegato de movilización social, que él llama panfleto, ha vendido más de un millón de ejemplares en Francia. “Para nada puede sentar un principio de revolución”, afirma este enojado escritor que agarra la palabra ‘social’ con las manos para estrujarla en verso. “Siempre he estado muy comprometido socialmente”. Un justiciero literario que rechaza la idea de indignación porque el capitalismo “es un sistema en el que todos hemos sido responsables”.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


Montoto nació metafórica y casi literalmente en Cádiz. Allí se mudó su familia cuando él tenía un día de vida, a “ese sumidero de creación”, donde se canta a la vida vacilando seriamente sobre los problemas ciudadanos. “Siempre digo que el carnaval es el sitio donde más poesía se hace gratuitamente, no es tan críptico, y le llega a toda la gente”. En tercero de Primaria, Nacho escribió su primera chirigota. Iba sobre el colegio, los exámenes, los alumnos, los padres. “La gente dice que somos muy ingeniosos. No: es que llevamos desde los 5 años escribiendo, enseguida estamos cantando un folleto de algún autor, y eso no deja de ser literatura”. A la hora de imprimir cultura, advierte, el trabajo que hace el carnaval “es mas grande de lo que se imagina”.

Los autores, opina, desarrollan temas que preocupan a la ciudadanía o temas filosóficos; “escuchar a Martínez Ares o Juan Carlos Aragón me hizo mucho bien”. Por eso, en la adolescencia escribía cosas como En voz alta. Un pasodoble que auguraba a un poeta del 15 M, un movimiento que se ha convertido en lo que Montoto no quería. “Ha acabado en una revuelta popular que ha tenido un efecto efervescente y en el que al final los resultados no parecen llegar”.

Si ya no nos dejan
ni siquiera pensar
y nos abandonan
a la deriva,
sólo puedo decir
que no me van a mutilar
aunque intenten silenciar
mi palabra que es vida.

“Seguramente de haberme quedado a vivir en Cádiz, me hubiese hecho autor de Carnaval, sin lugar a dudas”. Diplomado en Relaciones Laborales. Antes, tres años de Derecho. Redactor de contenidos en Xul Comunicación, en Sevilla. Creador del blog Pajaritas de papel y articulista del Diario de Córdoba. ¡Ah!, y poeta. “Soy multitask”. Por orden, el poemario reversible Mi memoria es un tobogán/Espacios Insostenibles (Cangrejo Pistolero Ediciones, 2008), la novela Binarios (SIM/Libros, 2009) y el libro de poemas Superávit (Cangrejo Pistolero, 2010). “Constantemente estoy haciendo ejercicios experimentales”.

Nacho Montoto dejó la ciudad de su infancia cuando tenía 11 años para trasladarse con su familia a la casa de sus abuelos en Córdoba. A los tres meses de mudarse, su madre falleció por un cáncer de mama. “Los años de Cádiz los asocio con los años de vida junto a mi madre, de ahí que tenga un peso muy importante en mi vida, más allá del carnaval”.

Hoy quisiera volver a los tiempos
de pantalón corto en los que unos labios
soplaban con cariño sobre la leche
para evitar la quemadura de mi boca.

Esta estrofa de un poema sin nombre, perteneciente a Mi memoria es un tobogán, habla de algo que le ha acompañado con demasiada frecuencia. A los dos años de fallecer su madre, murió su abuela materna. Dos años después, su tío. Luego, su abuelo materno, sus abuelos paternos, y el pasado año, la tía abuela que cuidó a Nacho y a su hermana. “Mi relación con la muerte es natural, totalmente humana, la acepto como un estadio más de la vida”.

Exhumar un cadáver. El de su madre. Eso hizo también el año pasado. Otro estadio. “Creí que iba a ser más traumático, pero me generó más paz que incertidumbre”. Y es que no pudo estar en el entierro por tener 11 años. “Fue como ajustar una cuenta pendiente”. Pasados los 30 años, ajusta esa cuenta en un concurso al que se ha presentado con un poema definitorio, El poema del fin del mundo.

Me dijo que escribiera sobre la muerte mientras
caminábamos hacia ella. Y no hacía falta, no
hacía falta. Pues ella llevaba tiempo escribiendo
sobre nosotros.

Cofundador e ideólogo, junto al poeta José Daniel García, del colectivo cultural CAIN. Coordinador del ciclo trimestral de poesía Diversos, en la facultad de Ciencias del Trabajo de Córdoba. No en la de Filosofía y Letras, “¡es anecdótico!”. Poesía de la observancia, así define cómo y de qué escribe. “No atiendo a clichés”, dice el poeta que se siente de la literatura y de la poesía en términos generales. “Muy de Dante, muy de Lorca, muy de Carver… También soy muy del Atlético de Madrid y del Cádiz, esto no se puede negar que es muy poético”.

Su “deshumanizada” generación se ha abierto a muchos más lectores gracias a Internet. Y él ha sido uno más con su blog Pajaritas de papel, nombre que también ha utilizado después para su columna de opinión en el Diario de Córdoba. Ese guiño familiar (su bisabuelo José fue durante 30 años director de El Correo de Andalucía y tenía una columna que se llamaba igual) le convierte en una voz pública. Empezó en el departamento de administración del periódico, pero las numerosas cartas al director que mandó durante años dejaron más poso crítico en el poeta. Empezó a colaborar en un suplemento y acabó como articulista. Temas sociales en los artículos, temas sociales en sus versos. “Hace 10 años, en este país se decía que la poesía era cosa de mariquitas y rojos. Ahora ya no es un género minoritario”. Dice que lo que escribe en la red, es “cemento armado”, por su tono a veces críptico. Pero los Montoto de papel y digital han evolucionado juntos. “Gracias a la columna, he llegado a tener una identidad después llevada a la prosa poética”.

El mundo, tal como está, le da mucho juego. “Vivimos en un entorno muy propicio para pensar. Todo lo que esta aconteciendo te hace recapacitar y buscar razonamientos que dan mucho juego para escribir”. La inmediatez, la apertura, el compartir, los juicios sumarísimos de los lectores online. “Es necesario que la poesía salga, no tener miedo a mostrarse, ser más autocríticos”. Así, siente que los que escupen versos, se han acercado a los lectores.

El término ‘indignado’ no le parece que sea el más correcto para generar un movimiento que ha marcado 2011. “El tema que se trata es de carácter eminentemente político. Indignados han de estar los negritos que mueren a diario en África bajo la atenta mirada de los Hessel y compañía”. Mejor, recomienda, La insurrección que viene de Comité Invisible (Editorial Melusina). Un libro que “sí sienta los principios para una verdadera revolución social”.

En la capital andaluza echa de menos la actividad creativa de Córdoba. Más concreta, más efectiva. “Sevilla me parece una amalgama de cosas que no terminan de romper con nada”. Y entre las dos ciudades que le han visto crecer con todas sus ausencias, vuelve mentalmente a donde nació. “Sigo siendo el mismo Nacho Montoto que daba patadas al balón en La Laguna de Cádiz. No voy dando discursos, sigo escribiendo lo que quiero. No me caso con nadie por haber publicado, que nadie se engañe, un libro lo puede escribir cualquiera”. Una democracia literaria que también quiere ver en la calle sin tener que decir a nadie: indígnate.

Enlaces






4 comentarios

Pon tu propia imagen con Gravatar
El 26 Octubre 2011 a las 10:30, cesareo montoto dijo...

solo falta por comentar la gran humanidad y y protección hacía Patricia,me ha sustituido miles de veces, no solo es poeta, es persona formidable


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 21 Noviembre 2011 a las 11:11, angelita lafantastica dijo...

claro que sí.Que bueno que lo veas, eso ya es un gran paso


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 22 Enero 2015 a las 2:58, alex dijo...

embodies@stoics.knifes” rel=”nofollow”>.…

ñýíêñ çà èíôó!!…


Pon tu propia imagen con Gravatar
El 2 Febrero 2015 a las 17:06, Nick dijo...

superieure@going.lung” rel=”nofollow”>.…

ñïñ….



Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2017 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design