REGÍSTRATE | SUSCRIBETE | english


Paco Cifuentes

Uno que canta para que le quieran. Paco Cifuentes recuerda la fecha en que empezó a autodenominarse cantautor: 1994. Ahora, mientras presenta La vida aparte, su segundo disco, prepara el tercero y un poemario. Este sevillano reubicado en Madrid, nos revela, en nuestras Tertulias en el Contenedor, que está descubriendo una nueva faceta: la de compositor para grupos. “Si me emocionan, me tiro al fango”.

 
Gracias a

Por:  Elsa Cabria
 Enviar a un amigo Cerrar X 

¡Corre la voz!

  *Email de tu amigo:
  *Tu nombre:
  Mensaje personal (opcional):
250 carácteres máximo.
 
No guardamos ni utilizamos estos datos para ningun otro uso aparte de mandar un enlace a este artículo a tu amigo.

Músico sevillano
Nació: en 1976
Ubicación: Madrid
Destaca por: Ser un cantautor que canta al amor, influido por la estela de Javier Ruibal.
¿Sabías que?Si se acabase el mundo, se llevaría en un cohete a Leonard Cohen para salvarlo.

P. ¿Qué inspira a Paco Cifuentes?

R. Lo que leo, lo que vivo, creo que nada especial ni diferente de lo que puede inspirar a cualquiera: un gesto, una panadería, las relaciones humanas y la poesía… Realmente una cosa que me emociona del proceso es la letra, antes de buscarle una melodía. Me gusta tener el texto redondo y pensar que está cerrado, antes de meterle mano.

P. ¿Puedes definir lo que haces como en Myspace, cuando lo tienes que encasillar en tres tipos de clasificaciones?

R. La gente se empeña en meterte en un cajón, porque al ser humano le gusta etiquetar las cosas. Yo me meto por el charco que me apetece. Me atrae el flamenco, el rock, la canción de autor, la poesía… Unas veces está uno más pendiente de gente como Camarón o a veces escucha Damien Rice. No creo que me parezca a ninguno de los dos, pero las dos cosas están allí, dentro del disco duro.

SimpleViewer requires Macromedia Flash. Get Macromedia Flash.
This is a WPSimpleViewerGallery


P. En tu segundo disco, La vida aparte, colaboras con músicos como Leo Minax (Vuelvo a verte) y Javier Ruibal (Tu boca) ¿Son imprescindibles las buenas compañías?

R. Uno tiene una vida mejor o peor dependiendo de lo que le rodea. Tengo la suerte de tener unos amigos estupendos, como Javier, que ha hecho un poco de padrino, y Leo Minax, que hizo otro poco de hermano mayor, cuando llegué a Madrid. Leo, un músico brasileño que vive allí desde hace 15 años, hace la música. Tiene mucha facilidad para buscar melodías, tenemos ese juego. Somos casi un matrimonio fructífero y, de momento, no nos hemos divorciado.

P. Y, si se acabase el mundo, ¿a qué músicos meterías en tu nave espacial?

R. Compromiso, ¡oye! Salvaría a amigos músicos, me gustara más o menos su trabajo. A Ruibal, a Minax… También a Leonard Cohen, aunque está mayor, y a Antonio Vega, si siguiese vivo.

P. ¿A quién cantas? ¿A todas o a alguna en especial?

R. Me quedo con una cosa que decía Javier Ruibal: cuando uno canta lo hace para que lo quieran y para buscar cariño. La razón es ésa. Cuando compongo, pienso en mi familia en un sentido amplio: mi pareja, mis amigos, mi gente…

P. ¿Te acuerdas de tu primera vez sobre los escenarios?

R. Claro. Tenía 15 años, fue en una plaza en Torreblanca (Sevilla), el barrio donde se han criado mis padres; estaban mis abuelas, hicimos versiones de Led Zeppelin, de Deep Purple… Se me bajó la tensión, me temblaban las rodillas, fue muy desagradable. Recuerdo que durante dos minutos no sabía dónde estaba. Una cosa fatal. No he vuelto a tocar por allí. Tocar en tu casa es lo más difícil. Yo lo paso peor en Sevilla que en cualquier otra ciudad. En aquella época, mi hermano Iratxo (que significa duende en euskera), también empezaba con la música (hace hardrock-ska- reggae). En casa, utilizábamos el hueco de la escalera, que tenía un rever especial, para ensayar, pero la cocina estaba al lado, y mi madre, siempre súper paciente, nos decía: “¡Oye!, me duele un poco la cabeza…”.

P. ¿Cuál es ese lugar en el que te gustaría tocar?

R. Me encantan los teatros. Sueño con hacer una gira de teatros a medio plazo. Como el teatro Calderón de Madrid, o el Lope de Vega de Sevilla, que es un escenario para soñar. No sueño con Wembley ni nada, pero el teatro sí me llama. Este año he tocado en Galicia, Cantabria, Cataluña, Baleares, Madrid, Andalucía, Aragón y Murcia. El año que viene, espero llevar el disco a Argentina y México.

P. ¿Tu físico te ha abierto puertas?

R. Supongo que tener una presencia agradable me ha podido abrir puertas, y le podría haber sacado partido en ese sentido, pero me interesa que la gente escuche mis canciones, no quiero ser modelo ni nada que se parezca.

P. Tras año y medio en El Bosque (Cádiz), te has mudado a Madrid, donde ya viviste, ¿por qué ese traslado?

R. Ha sido una cuestión de logística. Me salen muchos bolos por el norte (Cantabria, Galicia…). Conozco El Bosque desde hace 15 años, y nos mudamos allí porque era imposible encontrar algo razonable en Sevilla. Allí la vida es más pausada, se vive espectacularmente bien. En Madrid no se vive tan bien, no hay silencio, pero estamos en contacto con más músicos y con el estudio de producción. Estos meses, he tenido una relación especial con Sahar Rosenthal, un israelí al que conocí tocando jazz en una sala de Madrid. Hubo un punto de enamoramiento mutuo. Para el próximo disco, contaré con él. Además he recuperado el contacto con los músicos con los que tocaba antes.

P. ¿Ser músico en el Sur es más difícil que en cualquier otro sitio de España?

R. Creo que [la falta de locales donde tocar en directo] es un problema generalizado, el gran problema. Los ayuntamientos apoyan cada vez menos a los bares, cierran más locales… Hay muchos momentos de desesperación y te dan ganas de emigrar. España no está dando oportunidades. En este primer mundo cuadriculado, todo el mundo tiene que estar dormido en un horario concreto para producir en el trabajo. Y en esa línea están los ayuntamientos.

P. ¿Puedes vivir de la música?

R. Digo siempre que si no da para comer, si por lo menos da para vivir, que sí se puede. Para tener todas las cosas, es un poco más difícil. Pero, en serio, echándole ganas, sí se puede. Es que llevo en crisis toda la vida. Parece un tópico, pero realmente no tengo la sensación. Evidentemente lo noto, porque mucha gente en mi entorno está parada, pero cuando se nace pobre… Vivimos en un tinglado tan opulento, que con lo que le sobra a mucha gente, vive uno con poco.

P. Sigues presentando el nuevo álbum, pero en Madrid ya preparas tu tercer disco…

R. Voy a intentar buscarle el vestido musical. Predominará la presencia de la voz, porque hay cuatro o cinco textos de amigos poetas, y necesitan espacio, así que partiremos del silencio. Cualquier cosa que se grabe será al servicio de la canción. Una de las letras es de Felipe Benítez Reyes, y son versos endecasílabos. Quiero que los textos respiren. Éste será un disco un poco más literario que los otros. En el primero, Adicto, hay influencias claras; La vida aparte es más personal, y el siguiente será todavía más personal. Tendrá letras de otros, pero sigo buscado un universo propio a través de esas letras.

P. Junto con la editorial sevillana Cangrejo Pistolero vas a publicar tu primer poemario. ¿En qué línea va a ir? ¿Está vinculado a la llamada Poesía de la Experiencia?

R. Más que a la Poesía de la Experiencia, que también viene de ahí (me he estudiado a Luis García Montero, a Oliverio Girondo, a Jaime Gil de Biedma), Juan José Téllez, que aporta el prólogo, dice que es “poesía de la sugerencia”. No hay historias contadas, son más sensaciones, descripciones de momentos. Estoy muy contento. El Cangrejo Pistolero es una editorial muy valiente. Les honra mucho porque, en Sevilla la cultura se encuentra con muchas zancadillas. El libro, que se llamará Tramoamarte, surge del proceso de hacer canciones, pero no hay letras, podrían serlo, pero me he fijado en que lo sintiera como poemas. Esperamos que salga a principios de 2012.

P. ¿Verso libre o rima?

R. En el libro, hay cosas rimadas. Hay una cosa muy divertida que dice Roberto Terán, un amigo poeta con el que estoy haciendo letras para grupo que se llama Mala Memoria. Dice que la rima libre le ha hecho mucho daño a la literatura. Está muy bien contar las cosas sin el corsé de la rima y el ritmo, más a bocajarro, pero un soneto bien hecho, me inspira. Ahora, tengo la clara intención de aprender a dominar el endecasílabo.

P. ¿Y eso de escribir para otro grupo?, ¿te gustaría dedicarte a ser compositor?

R. Hemos entregado 12 canciones, una con melodía. No es habitual ser músico y componer para otros, pero yo vivo en una burbuja. Se hace poco, pero debería hacerse mucho más. Me mola. No me importaría dedicarme a ello. Si me emocionan, me tiro al fango.

Un vínculo emocional es el que arrastra desde hace 20 años con Presagios, un poema de Pedro Salinas. Cuenta que, recurrentemente, le viene a la cabeza. Confiesa que rememora estos versos muy a menudo. El que fue Paco Cifuentes, a veces, se suele reencontrar con el que es.

Presagios (1923):

El alma tenías
tan clara y abierta,
que yo nunca pude
entrarme en tu alma.

Busqué los atajos
angostos, los pasos
altos y difíciles…
A tu alma se iba
por caminos anchos.

Preparé alta escala
-soñaba altos muros
guardándote el alma-
pero el alma tuya
estaba sin guarda
de tapial ni cerca.

Te busqué la puerta
estrecha del alma,
pero no tenía
de franca que era,
entradas tu alma.

¿En dónde empezaba?
¿Acababa, en dónde?

Me quedé por siempre
sentado en las vagas
lindes de tu alma.


Discografía


Estos discos relacionados con Paco Cifuentes pueden interesarte.

Enlaces





0 comentarios.


Comenta este artículo :

A tener en cuenta: Los comentarios fuera de tono o inapropiados serán editados o borrados. Las direcciones de correo nunca serán publicadas. Ten también en cuenta que los campos marcados con * son obligatorios.







Buscar 
bar

 

pregúntanos

A dónde ir, qué ver, qué comer... PREGÚNTANOS.
ayuda

 

AGENDA
CULTURA
NEGOCIOS
EXPLORA
SOCIEDAD
SERVICIOS
Tertulia Andaluza S.L. 2014 © Todos los derechos reservados. Aviso Legal. Tertulia Andaluza Web Design